Apuesta por una mayor eficiencia

¿Qué espacios de bares y restaurantes consumen más energía?

Aunque el consumo de energía depende de las dimensiones, el equipamiento y el tipo de servicio que ofrece cada establecimiento, la cocina siempre es el principal foco de consumo -puede llegar a suponer el 63% del total en regiones con clima cálido y el 51% en las de clima frío-, a continuación se sitúan los servicios de climatización e iluminación.

Con el objetivo de reducir el coste energético, el proyecto Pyme Energy Check Up, cofinanciado por la Unión Europea, y coordinado en España por el Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio y el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE), ofrece a bares y restaurantes una calculadora energética online que les permitirá obtener un diagnóstico gratuito y personalizado de su local.

Además, ha elaborado un catálogo con las medidas para minimizar el consumo. Su fin es mejorar la eficiencia en los sistemas térmicos (calefacción y agua caliente) e iluminación, así como acciones específicas en la envolvente -fachadas y ventanas- o en el equipamiento profesional de este sector. Entre ellas se encuentran propuestas como:

-Establecer barreras de aire en el acceso al local o medidas similares. Son frecuentes las pérdidas de aire climatizado (tanto frío como caliente) en los accesos a los locales. La instalación de cortinas de aire o dobles puertas puede suponer un ahorro energético de hasta el 70%.

-Llevar a cabo una ventilación controlada y ajustada a la ocupación de cada momento. Y si además se aprovecha la energía del aire evacuado mediante un recuperador-intercambiador, el ahorro puede alcanzar el 40% del consumo en climatización.

¿Qué espacios de bares y restaurantes consumen más energía?

-La instalación de sistemas de protección solar regulables en las superficies acristaladas es una de las medidas más eficaces y rentables para reducir las demandas energéticas en refrigeración, calefacción e iluminación dependiendo de su orientación. Optimizan la ganancia solar en invierno y evitan la radiación directa en verano y permiten un mejor aprovechamiento de la luz natural. Estos sistemas pueden ahorrar hasta un 50% en refrigeración, 20-25% en calefacción y hasta 50% en iluminación.

-En el equipamiento usado en cocinas se pueden aplicar diferentes tipos de medidas, desde la utilización de gasodomésticos -electrodomésticos que funcionan con gas natural- o electrodomésticos bitérmicos, que evitan el ineficiente calentamiento del agua con electricidad, a la regulación automática de los sistemas de extracción. Además, se puede utilizar un sistema programado o una configuración conectada con el encendido de los electrodomésticos o quemadores de gas. Sin olvidar que existen otras opciones más sofisticadas que ajustan automáticamente la velocidad del ventilador de extracción según las necesidades de cada instante, detectadas mediante sensores.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.