PubliNews

Lloret de Mar promueve la convivencia entre turistas y visitantes

Lanza una campaña cívica para facilitar este equilibrio

En un momento en el que algunos destinos turísticos han registrado protestas de sus vecinos contra la excesiva llegada de visitantes, Lloret de Mar, el quinto destino de sol y playa de España por plazas hoteleras y con cerca de seis millones de pernoctaciones al año, ha tomado medidas para fomentar la convivencia entre residentes y visitantes en el municipio. En concreto, ha puesto en marcha una campaña de civismo, que con el lema ‘Con respeto, en Lloret cabemos todos’ pretende mantener un equilibrio entre ambas partes.

"Nos encontramos en un momento en que diferentes ciudades están viviendo un proceso de turismofobia. Lloret de Mar vive del turismo y siempre ha sido una ciudad hospitalaria y abierta; queremos continuar siéndolo y por este motivo pensamos que hay que impulsar iniciativas como esta campaña que busca la corresponsabilidad tanto del residente como del visitante, mostrando que con respeto todo el mundo tiene cabida en nuestra población", afirma el alcalde de Lloret de Mar, Jaume Dulsat.

La campaña de civismo, que se dirige tanto a los visitantes como a los residentes y a empresarios y principales agentes del sector turístico, es la primera iniciativa de la estrategia ‘Lloret, HAZLO tuyo’, una acción a medio plazo, con una vigencia de dos años, que pretende fomentar el sentimiento de pertenencia al municipio y propiciar una relación enriquecedora entre residente y visitante, al tiempo que muestra la diversidad de su oferta.

Es visible en diferentes espacios de la ciudad, pero como soporte central para su difusión se ha elegido la camiseta, que contiene mensajes para incidir en el objetivo de la campaña. De un modo amable y divertido quiere invitar a que residentes y turistas se sumen al mismo equipo y vistan la misma camiseta.

La campaña se ha definido principalmente en la calle para que lugareños y visitantes se sientan cercanos, y la camiseta, como principal soporte del mensaje, se convierte en un vehículo de convivencia y respeto.La campaña se ha definido principalmente en la calle para que lugareños y visitantes se sientan cercanos, y la camiseta, como principal soporte del mensaje, se convierte en un vehículo de convivencia y respeto.

El Ayuntamiento de Lloret de Mar ha editado 10.000 unidades con un moderno diseño, con mensajes en catalán e inglés. Para conseguir la camiseta, se han establecido diferentes puntos en el municipio, donde los lugareños y visitantes podrán conseguirla siempre que se hagan fotografías con la misma para compartirlas en redes sociales y convertirse así en embajadores de la iniciativa.

Un objetivo siempre presente

La necesidad de promover actuaciones que fortalezcan la relación entre residente y turista ya era uno de los objetivos incluidos en el Plan Estratégico de Turismo 2010-2014 y también tiene presencia en el Plan de Renovación Turística de Lloret de Mar 2015-2020.

La iniciativa 'Repiensa Lloret', realizada en 2015, que animaba a los ciudadanos a participar en talleres para analizar el futuro turístico de la ciudad, pretendía también favorecer una mirada positiva del residente hacia el turista y llevar a cabo acciones para impulsar la conciliación entre públicos.

En los dos últimos años, el Ayuntamiento ha llevado otras campañas en el mismo sentido, como ‘Ven. Vívelo. Comparte Lloret’, en 2014, o ‘Lloret como a mí me gusta’, en 2015. Destinadas al público catalán, tenían por objetivo el reposicionamiento de la marca.

"En los últimos años hemos hecho mucha labor de comunicación externa con el público de proximidad, que es donde tenemos detectado que hay más arraigo de los tópicos, pero está claro que también hay que hacer un esfuerzo en comunicarnos con el visitante una vez está en nuestra casa", indica Jaume Dulsat.

La campaña ‘Con respeto, en Lloret cabemos todos’ entronca de manera directa con la campaña 'Enjoy & Respect', promovida en 2012 a raíz de los disturbios de agosto de 2011. Aunque la nueva estrategia "es más fresca y amable, busca la implicación de los propios visitantes y residentes, generando empatía y corresponsabilidad, y rehuyendo el componente sancionador", explica el alcalde del municipio.