La marcha de la economía será la clave

El mercado británico seguirá fuerte para España tras el Brexit, según ETOA

La Asociación Europea de Turismo (ETOA) confía en que el emisor de Reino Unido se mantenga sólido para España a pesar del Brexit. La entidad, que incluye a 300 turoperadores y 500 empresas del sector turístico europeo, señala que, junto a las asociaciones comerciales del país se está asegurando de que las necesidades de la industria del turismo sigan siendo una prioridad a medida que avanzan las negociaciones.

"Históricamente, España siempre ha sido uno de los principales destinos para los turistas provenientes del Reino Unido; esto ya era así antes de que ninguno de los dos países formara parte de la UE y seguirá siéndolo si el Reino Unido abandona finalmente el bloque en 2019", asegura la asociación. La industria turística emisora británica supone una contribución significativa tanto para la economía del Reino Unido como para la de destinos de todo el mundo, por lo que continuará siendo una de las prioridades del gobierno, indica.

A pesar de la significativa reducción del valor de la libra sufrida en junio de 2016, el volumen de turistas que viajaron del Reino Unido a España en ese año se vio aumentado en un 16%, frente a un crecimiento de turismo emisor británico global del 8%. La venta de reserva anticipada para 2017 ha visto un 17% de aumento a partir del mes de febrero. Las estadísticas más recientes (mayo 2017) muestran que el volumen de visitantes del Reino Unido a España está creciendo más rápido que los turistas llegados de otros destinos como Francia o Alemania. España se benefició en 2016 de un volumen de turistas desplazado de otros destinos como Turquía y norte de África, pero parece evidente que el atractivo de España sigue estando en auge.

ETOA seguirá supervisando la situación a medida que avanza la temporada de verano y ofrecerá una actualización en el otoño.

Atractivo de España y confianza del consumidor

Incluso con una devaluación de la libra esterlina de +/- 10%, España sigue siendo un destino económico. Además, otros factores como el buen tiempo durante todo el año y la excepcional conectividad de otros países con España, no hacen sino aumentar su atractivo: España ofrece un producto en continua evolución para una gran variedad de viajeros. Esto se ve reforzado por las grandes organizaciones de promoción nacional, regional y local que destacan por su profesionalidad y efectividad.

A pesar de que las fluctuaciones en los tipos de cambio pueden afectar los desplazamientos turísticos, es la economía doméstica la que suele tener un mayor impacto en la decisión de realizar o no un viaje. Aunque las previsiones del PIB para el Reino Unido han sido recientemente rebajadas, los fundamentos de la economía de consumo del Reino Unido siguen siendo muy positivos. La tasa oficial de desempleo está en un relativamente bajo 4,5%. Por otra parte, y con un porcentaje global de casi el 75%, en la actualidad hay más ciudadanos del Reino Unido con edades entre 16 y 64 años trabajando que en cualquier otro momento desde 1971. En el primer trimestre del año, el gasto doméstico fue un 4,6% mayor que en el mismo período de 2016.

El mercado británico seguirá fuerte para España tras el Brexit, según ETOA

ETOA sostiene que el resultado más pesimista de las negociaciones supondría que los ciudadanos del Reino Unido sean tratados como ciudadanos de los mercados de exención de visados, como Estados Unidos. En algún momento, y no antes de 2020, los ciudadanos de dichos mercados pueden ser obligados a obtener una autorización de viaje (ETIAS). El coste de este será mínimo: la propuesta actual es de 5 €, con una duración de tres años. Como el Reino Unido está fuera de la zona de Schengen, sus ciudadanos ya están acostumbrados a los procedimientos de este tipo en cuanto a control de pasaportes. Si bien esto puede aumentar de alguna manera, es poco probable que lo haga tanto como para afectar a la decisión final del consumidor.

Operatividad aérea y su influencia en la turoperación

El mayor componente del precio del billete es el combustible y esto no se verá afectado por el Brexit. Sin embargo, el acceso al acuerdo de "cielos abiertos" es un asunto clave para las compañías aéreas. Sin él, el Reino Unido necesitaría acuerdos bilaterales con cualquier destino de la UE para operar vuelos desde el Reino Unido. Dada la interdependencia de la aviación europea y el control del tráfico aéreo, la expectativa debe ser que tanto la UE como el Reino Unido lleguen a un acuerdo. Si no lo hicieran, se perturbaría enormemente tanto a los viajes de negocios como a los de ocio, causando pérdidas de puestos de trabajo en toda la UE. La red de líneas aéreas de bajo coste, altamente desarrollada en Europa, seguiría optimizando sus operaciones, mientras que las líneas aéreas británicas que transportan pasajeros entre las ciudades de la UE podrían tener que reubicarse para garantizar el acceso al mercado.

Los consumidores del Reino Unido que compran paquetes de vacaciones lo hacen mayoritariamente a través de los turoperadores británicos; al mismo tiempo, el crecimiento de las reservas por internet continúa, y los consumidores tienen cada vez más confianza en la compra directa. Dado el particular carácter de la industria turística, que suele incluir una planificación previa y reservas con bastante anticipación, gran parte del volumen para el año 2019 se habrá pagado antes de la fecha más temprana en que el Reino Unido podría salir de la UE. Los asuntos prácticos, como el acceso continuo a la asistencia sanitaria pública a través del sistema europeo de tarjetas sanitarias, serán objeto de negociación. En el peor de los casos, el seguro de viaje privado, ya recomendado, se volvería de uso más frecuente. Como ya se ha dicho, el acceso al acuerdo de cielos abiertos es un factor crítico, especialmente para los turoperadores que incluyen vuelos en su oferta, y seguirá siendo un objetivo prioritario en las negociaciones del Brexit.

En resumen, el factor más determinante que afectará al turismo emisor generado en el Reino Unido hacia España será la economía. Si el Brexit provoca pérdidas de empleo y genera una desaceleración económica, el comportamiento del consumidor se verá negativamente afectado.

Desde el punto de vista de las visas y la regulación, no existe un escenario realista en el que el estar fuera de la UE disuada a los viajeros del Reino Unido de visitar a sus vecinos europeos.

Dado el particular carácter de la industria turística, que suele incluir una planificación previa y reservas con bastante anticipación, gran parte del volumen para el año 2019 se habrá pagado antes de la fecha más temprana en que el Reino Unido podría salir de la UE. Los proveedores españoles, así como las oficinas de turismo y los destinos, deben seguir mirando al mercado emisor del Reino Unido con confianza.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.