Aunque entrenan al personal para enfrentar emergencias de manera creciente

TTOO europeos: garantizar la seguridad es responsabilidad de los destinos

Los grandes turoperadores europeos coinciden en que la seguridad es responsabilidad de los destinos, son ellos quienes han de garantizarla, no los hoteles, lo que no quita que se hayan esforzado especialmente en los últimos años en formar a su personal para hacer frente a emergencias. El turismo se enfrenta a una nueva normalidad, tal como analiza a fondo el tema de portada de la revista HOSTELTUR de octubre. y todos los actores han tenido que adaptarse.

Su forma de operar es básicamente hacer siempre caso a las recomendaciones de las autoridades del mercado emisor, a organismos como el Foreign Office, y, al mismo tiempo, revisar las garantías que ofrecen los gobiernos yfuerzas de seguridad de los destinos, respetando sus indicaciones. También claramente informar a los clientes de los peligros que corren al elegir un determinado país o región para sus vacaciones.

Un caso en el que recientemente ha cambiado la situación es Túnez. Thomas Cook anunció en agosto su vuelta al país con su relanzamiento mediante un número reducido de paquetes que formará parte de su programación en el emisor británico a partir de febrero de 2018, cuando se han cumplido este verano dos años del ataque terrorista ocurrido en julio de 2015 en la playa de Susa, tras el que los grandes turoperadores lo retiraron. Según ha explicado a Hosteltur el CEO de Thomas Cook, Peter Fankhauser, la programación para el próximo año “está muy por debajo de lo que era en los años normales, pero es un comienzo, a partir de febrero tendremos dos rotaciones por semana y si vemos que el mercado acepta, es muy fácil añadir más vuelos”.

TUI Magic Life Jacaranda, en Turquía, destino donde los turoperadores monitorizan constantemente la situación. TUI Magic Life Jacaranda, en Turquía, destino donde los turoperadores monitorizan constantemente la situación.

También hay un número reducido de hoteles, sólo seis para empezar, tras la nueva recomendación del Foreign Office, pero no se eligen por considerarlos específicamente más seguros. “Cuando seleccionamos el producto el primer criterio y el más importante es la calidad. Es correcto que tenemos un producto bastante concentrado actualmente en Túnez para empezar y el tema de seguridad es importante en todos los destinos. Intentamos siempre en productos propios hacer un entrenamiento del personal para que sepan cómo actuar en caso de emergencia o de cualquier tipo de problema que pueda ocurrir. La garantía nunca la podemos dar, nosotros seguimos siempre los consejos del Gobierno y lo que dice la policía, tú tienes que informar al cliente de que puede haber esos peligros y al final es él quien decide si puede viajar o no puede viajar”.

De parte de TUI Group señalan a este medio que el efecto del terrorismo “no puede reducirse al turismo” sino que los recientes ataques que “han golpeado el corazón de Europa han hecho que la gente esté aprendiendo a vivir con una nueva situación en materia de seguridad en su día a día”. Como resultado, “los flujos de la demanda pueden también cambiar, como ha sido el caso en Egipto y Turquía. Por este motivo estamos extendiendo ampliamente nuestras inversiones y estamos presentes en más de 100 países del mundo”.

No obstante, remarca el turoperador, “el respectivo país es responsable de la seguridad sobre el terreno”. En principio, “basamos nuestra evaluación en la información procedente de los ministerios de exteriores de los respectivos mercados emisores”.

“En cuando a los viajes a España, no vemos ningún cambio en la demanda. Los tours urbanos solo suponen un pequeño porcentaje de nuestros clientes. España como destino de viajes continúa ocupando el primer puesto en popularidad entre los clientes de todo TUI Group”.

Desde la European Tourism Association(ETOA), entidad, que incluye a 300 turoperadores y 500 empresas del sector turístico europeo, Tim Fairhurst, Head of Strategy & Policy, explica que los turoperadores están acostumbrados a lidiar con múltiples retos más allá del terrorismo, cuyo efecto es sobredimensionado por la cobertura que le dan los medios, y, aunque “algunos mercados son más sensibles que otros, la demanda y la actividad de los operadores permanece fuerte en París, Bruselas, Londres y Barcelona”.

Ante las emergencias “los operadores necesitan ser rápidos y efectivos facilitando información y tranquilidad a sus clientes” y con la ayuda de asociaciones como ETOA tener acceso a todos los datos de los destinos sobre alteraciones o recomendaciones adicionales de seguridad. “Barcelona fue ejemplar en cuanto a esto. La vida recupera la normalidad muy rápido en las grandes ciudades de Europa: los visitantes se han vuelto mucho más sofisticados en su propia evaluación del riesgo real”.

Señala que los hoteles están sujetos a las normativas nacionales y regionales de seguridad para los edificios, los turoperadores hacen sus procesos de evaluación de riesgos y se aseguran de que hoteles o guías turísticos cumplen la ley. “El riesgo es sobre todo una cuestión de cumplimiento, no de regulación; si las normas son estrictas pero la gestión mala, el riesgo se mantiene”.

Sobre si la seguridad podría convertirse en otra fuente de reclamaciones falsas como ha ocurrido con las enfermedades, Fairhurst considera que “es posible”, aunque depende mucho de la interpretación que hagan las autoridades judiciales sobre que “precauciones y deberes razonables se pueden esperar por parte de las compañías como hoteles o turoperadores, qué deberían hacer los organismos públicos, y qué es suficiente para que un cliente considere razonablemente que un viaje es inseguro”.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.