Jornadas de debate promovidas por Turespaña

Las tres claves para mejorar la llegada de turistas chinos

El mercado chino se ha convertido en uno de los principales objetivos de autoridades y empresarios turísticos, debido a su gran potencial de crecimiento y a su elevado nivel de gasto. Sin embargo, España tiene que desarrollar todavía una clara y decidida estrategia en este país, que tiene que tener en cuenta tres elementos clave: la agilización de los visados, la mejora de las conexiones aéreas y la promoción. Así se puso de manifiesto en un debate sobre el turismo chino dentro de un programa de mesas redondas promovidas por Turespaña en el marco de Fitur, que tuvo lugar la semana pasada en Madrid.

China es el primer mercado emisor de turistas del mundo y el que mayor gasto realiza. Sin embargo, sólo un pequeño porcentaje visita Europa y una cuantía muy pequeña, España, con poco más de 400.000 viajeros en 2017. Con el objetivo de mejorar estas cifras, en los últimos años se han puesto en marcha algunas iniciativas para incrementar sus llegadas. Sin embargo, el objetivo requiere un gran esfuerzo y una estrategia adecuada.

Según Darío Polo, consejero de turismo de Turespaña en Pekín, "España no mira a China con la atención suficiente". Cree que en nuestro país se le percibe todavía como un mercado de consumo barato y con una industria muy contaminante. Sin embargo, destacó que "la fuente más importante del turismo es ya China" y que, según datos oficiales del país asiático, en 2017 se desplazaron 122 millones de viajeros al extranjero y se espera llegar a los 200 millones en 2020.

Detalló que este país "no es el futuro, es el presente", ya que en los próximos 15 o 20 años será la primera potencia mundial. Además "está creando una clase media gigantesca", indicó, ha puesto fin a un modelo económico basado en la exportación y desde 2008-2009 busca un equilibrio y ha impulsado su mercado interior.

El debate moderado por Ángela Castaño, subdirectora general de Marketing Exterior de Turismo de Turespaña, contó con la participación -de izquierda a derecha- de Juan Cierco, director de comunicación de Iberia; Javier Ferández Andrino, director de Marketing Internacional de El Corte Inglés, y Darío Polo, consejero de turismo de Turespaña en Pekín.El debate moderado por Ángela Castaño, subdirectora general de Marketing Exterior de Turismo de Turespaña, contó con la participación -de izquierda a derecha- de Juan Cierco, director de comunicación de Iberia; Javier Ferández Andrino, director de Marketing Internacional de El Corte Inglés, y Darío Polo, consejero de turismo de Turespaña en Pekín.

El director de Marketing Internacional de El Corte Inglés, Javier Fernández Andrino, señaló que "los turistas chinos van a gastar en viajes lo equivalente a cuatro veces el PIB de España" y destacó que se trata de un viajero muy sofisticado, con un gran interés por conocer los países a los que viaja.

Animó a desprenderse de esa imagen de un turista que viaja en grupo. En un país tan grande, hay gente con una gran variedad de preferencias, añadió, y por tanto, hay ciudadanos interesados por todas las modalidades de ocio como la gastronomía, las compras, la cultura e incluso por el sol y playa.

Defendió que no es tan difícil impulsar políticas claras para ganar mayor reconocimiento, como le ha ocurrido a su compañía, que ha diseñado una estrategia para China claramente diferenciada de otros mercados y ha conseguido convertirse en "un reconocido player" en ese país asiático.

Para Juan Cierco, director de comunicaciones y relaciones institucionales de Iberia, la mejora de las conexiones aéreas es fundamental para facilitar las llegadas de los turistas chinos, pero "no estamos haciendo bien los deberes en conectividad aunque estamos mucho mejor que hace unos años", afirma.

“Sin conectividad no hay turismo”, asevera. Sostiene que mientras países como Alemania o Francia cuentan con 130 vuelos semanales hacia el país asiático, en España hay sólo 25.

En su opinión, la estrategia de España hacia China todavía no está bien definida y debería contemplar tres elementos clave: conectividad, visados y promoción. Al tiempo que defendió las grandes posibilidades que España ofrece al mercado chino para conectar con Latinoamérica.

A su juicio es muy importante establecer objetivos. Algo tan claro, según puso como ejemplo, como fijar "cuántos turistas chinos queremos que vengan el próximo año".

El freno de los visados

Una de las grandes dificultades que encuentran los viajeros chinos para visitar España reside en la lenta tramitación de los visados. Una situación que ha empeorado en los últimos meses, según explicó Darío Polo, ya que la empresa que los gestiona ha tenido que establecer un mes de anticipación para solicitar dicha autorización debido a la alta demanda.

Esta circunstancia limita aún más la competitividad de nuestro país. "¿Qué hacen mientras tanto nuestros competidores en materia de visado?", se preguntaba Polo, y explicaba que “hasta en Estados Unidos se conceden visados al turismo chino por 10 años”. “Cualquier medida de flexibilidad de visados repercute en el turismo”, añadió.

Señaló que hasta noviembre se gestionaron 484.000 visados, un 41% más respecto a 2016, pero empezaron a bajar hace dos meses al establecer un mes de anticipación.

Turista digital

Por otro lado, otro elemento a tener en cuenta para trabajar con el mercado chino es la estrategia digital, un elemento clave, según el consejero de turismo en Pekín. Señaló que, según datos de Goldman Sachas, de aquí a 2025 se incorporarán al mercado de trabajo 74 millones de personas ,que presentan un nuevo perfil, ya no utilizan el ordenador, sino el móvil para conectarse.

En este sentido, precisó que 800 millones utilizan la app para pagar WeChat Pay y reivindicó que se instale en España como ya sucede en otros países europeos, ya que los ciudadanos del país mandarín la utilizan para todo y el dinero físico está desapareciendo. Según Fernández Andrino, en dos meses El Corte Inglés la tendrá incorporada.

Nueva normativa

Por otro lado, respecto a la nueva normativa aprobada por el Gobierno chino, que establece un límite a la cantidad de dinero que éstos pueden sacar de sus cuentas en el extranjero, Andrino no cree que afecte al turismo. Esta medida está más dirigida a otro tipo de viajero, que tiene otro tipo de actividad, no tanto al turista.

También Darío Polo incidió en que con esta medida el Ejecutivo quiere controlar los movimientos de capital, las inversiones de sus ciudadanos fuera de sus fronteras, pero no esperan repercusiones en el turismo.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.