Auge de las agencias de ‘experiencias’

¿Las agencias físicas son para ricos y las OTA para…?

Las últimas iniciativas de varias grandes y medianas agencias de viajes coinciden en ofertar el denominado y tan de moda turismo “experiencial”, que va más allá del típico paquete y que, obviamente, cuesta más. Mientras que las online (OTA) siguen vendiendo con el precio como principal atractivo, un reclamo que no rechaza ningún perfil de cliente, sea cual sea su poder adquisitivo.

La última iniciativa, en el caso de agencias presenciales, es el próximo lanzamiento que hará el grupo Viajes El Corte Inglés de la nueva agencia Utópica Travel. Esta nueva marca se autodefine como especializada en turismo experiencial de grandes viajes, y está dirigida a un perfil de viajero que busca algo más que el paquete: “Nos dirigimos a clientes de segmento alto/medio alto con madurez en la compra de viaje”, según adelantó en primicia este diario.

Otras grandes redes, como B the travel Brand, cuentan con tiendas situadas en lugares estratégicos de las principales ciudades, donde además de la promoción de la marca, cuentan con espacios reservados para lo experiencial y grandes viajes. Por su parte, Pangea, que se titula “la tienda de viajes más grande del mundo”, también trabaja con esos conceptos. Son sólo unos ejemplos sin afán de enumerar todos los casos, que también se dan entre medianas agencias como Azul Marino o ViajaBien.

Utópica Travel abrirá en este local que actualmente comparten Viajes y Seguros El Corte Inglés.Utópica Travel abrirá en este local que actualmente comparten Viajes y Seguros El Corte Inglés.

Viendo estas últimas iniciativas, da la impresión de que las agencias presenciales, no sólo se tienen que especializar en tipos de productos o nichos de mercado, sino también en clientes de alto nivel adquisitivo para poder competir con las OTA y la venta directa. Aunque un análisis más detallado nos ofrece abundantes casos de pequeñas y medianas agencias que consiguen salir adelante sin ser ‘experienciales’, a base de especialización y conocimiento.

Lo que sí queda claro es que las OTA compiten a base de precio, y que ese factor resulta atractivo a todo tipo de clientes, sea cual sea su nivel de poder adquisitivo. En definitiva, es la complejidad del producto lo que decide al cliente a elegir un canal u otro de compra (autoservicio o asesoramiento). No hay clientes analógicos o digitales, son los mismos.

 

Comentarios 0

Deshabilitados ( Comentarios )