Diario 5613 20.06.2019 | 05:21
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Cierran un 2018 "malo", pero no tanto como se temían

Hoteleros de Barcelona, preocupados por la caída del turismo de negocios

El segmento Business representa ahora el 30% cuando en 2013 se equiparaba al vacacional 8 marzo, 2019
  • Jordi Clos achaca en parte la caída del turismo de negocios a la salida de 6.000 grandes empresas por la inestabilidad política
  • Barcelona ha perdido el 10% de las pernoctaciones vinculadas a los negocios entre 2014 y 2017
  • El presidente del Gremi aconseja "mejorar la calidad y el perfil del turismo" más que la cantidad de turistas

El Gremi d’Hotels de Barcelona ha realizado este jueves el balance del ejercicio 2018 que su presidente, Jordi Clos, no dudó en calificar de "malo", aunque no tanto como se temían a mediados del pasado año. Al final, la caída del precio medio de las habitaciones ha sido de un 5% cuando en agosto de 2018 el acumulado era de un 7,3%. Lo que sí es más preocupante es la caída del turismo de negocios, según ha alertado el propio Clos durante su comparecencia ante la prensa, quien ha instado a esforzarse para recuperar este segmento vital para la desestacionalización del turismo de la ciudad.

Los hoteles de Barcelona terminaron el año con un 80% de ocupación de las plazas ofertadas, una cifra "muy similar" a la registrada en 2017.

El precio medio de las habitaciones (ADR) cayó 6 euros de media, que representa un 4% menos que el año anterior, quedando en 132,5 euros, con un impacto más negativo en los hoteles de más categoría.

"En general el año 2018 ha sido malo, pero menos débil del que habíamos previsto inicialmente", ha reconocido Jordi Clos.

El presidente del Gremi, que este año dejará su cargo, se ha mostrado sobre todo preocupado por la caía del turismo de negocios y la ruptura del equilibrio entre esta tipología y la vacacional. "El equilibrio 50-50 de los últimos años entre el turismo de ocio y el de negocios se ha perdido", advirtió.

Recordó que en 2013, el turismo de negocios suponía un 50% de la actividad turística. En 2014 cayó hasta el 40%; en 2015, al 35 %; en 2016, el 36%, y en 2017 y 2018 se ha situado en el 30%.

"Entre todos nos tenemos que esforzar para recuperar este turismo de negocios perdido porque este segmento es estratégico para Barcelona", afirmó.

Jordi Clos, este jueves, durante la rueda de prensa celebrada en Barcelona.

Achaca este descenso en gran medida a la inestabilidad política en Cataluña, que se llevó congresos que debían celebrarse en Barcelona y que ha provocado la marcha de la sede social de unas 6.000 empresas, que ya no celebran en la capital sus reuniones y encuentros.

Dio un dato preciso y es que la capital catalana ha perdido el 10% de las pernoctaciones (más de un millón reservas) vinculadas a los negocios en el período entre 2014 y 2017.

Desaceleración para 2019

No obstante, este 2019 ha comenzado con "la dinámica positiva" con que se cerró el mes de diciembre de 2018, aunque Clos ha advertido que "hay síntomas de una desaceleración del crecimiento de la actividad turística, que desde el Gremi consideramos que tenemos de combatir con una clara apuesta para recuperar la calidad del turismo que teníamos e incrementar notablemente el gasto que este hace en la ciudad".

El presidente del Gremi también habló del futuro de la actividad turística en Barcelona y aconsejó que "no tenemos que centrar nuestros esfuerzos en aumentar el número de visitantes, sino en mejorar la calidad y el perfil del turismo".

Alojamiento ilegal

En este punto ha incidido en que "se tiene que permitir la adecuación de la planta hotelera a las exigencias de calidad del mercado y trabajar para no aumentar la oferta turística de nivel bajo que comporta el crecimiento del turismo que no nos interesa y este aspecto pasa por mantener la lucha erradicando la ilegalidad en el marco de la actividad".

Tuvo palabras de agradecimiento para el Ayuntamiento de Barcelona por "la tarea ejemplar" para erradicar los pisos turísticos ilegales. "Los resultados obtenidos hasta ahora han sido buenos, pero tenemos que tener muy presente que esta oferta ilegal no ha desaparecido", ha puntualizado.

Considera que "muchos de estos pisos turísticos ilegales se han transformado ahora en hogares compartidos", una nueva modalidad de alojamiento no regulada que cree que también representa "peligros para la calidad turística" y "la convivencia vecinal" y por ello ha solicitado su regulación.

Concluyó pidiendo a las diferentes fuerzas políticas municipales que busquen "los grandes consensos" sobre los temas fundamentales para la ciudad, como es la política turística.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.