Diario 5747 23.11.2019 | 00:40
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Los legisladores dijeron que el fabricante, consciente de los errores, había construido 'ataúdes voladores'

Boeing antepuso las ganancias a la seguridad en el 737 MAX, según el Senado

31 octubre, 2019
  • El CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, compareció ante el Comité de Comercio del Senado de EEUU, cuyos miembros no tuvieron piedad
  • El Comité de Comercio del Senado de EEUU aseguró que el fabricante de aviones se había empeñado “en un patrón de ocultamiento deliberado"
  • Los senadores también criticaron el proceso regulatorio, diciendo que había una excesiva "intimidad" entre Boeing y funcionarios de la FAA

Los legisladores estadounidenses le dijeron a Boeing que puso las ganancias antes que la seguridad y las vidas cuando se apresuró a obtener la certificación para su avión 737 MAX 8, que registró dos accidentes fatales matando a 346 personas, antes de ser puesto en tierra a principios de este año. El CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, enfrentó una intensa sesión de preguntas en el Senado de los Estados Unidos, donde le increparon que, por intereses económicos, la empresa que dirige había apresurado el proceso de aprobación del nuevo modelo por la Administración Federal de Aviación (FAA), involucrándose en un "patrón de ocultamiento deliberado".

Tras conocerse en principio partes de sus respuestas del consejero delegado de Boeing durante su comparecencia en el Comité de Comercio del Senado de los EEUU para explicar las fallas en el proceso de fabricación y certificación del Boeing 737 MAX 8, trascendieron horas después algunas de las intervenciones de los senadores que no tuvieron piedad con el fabricante de aviones (ver también: Boeing admite errores del MAX en accidentes mortales ante el Senado de EEUU).

Los legisladores dijeron que Boeing estaba al tanto de los problemas con el sistema de control automatizado MCAS de la aeronave, que desde entonces ha sido identificado como un factor determinante en los accidentes de Lion Air y Ethiopian Airlines.

El senador Roger Wicker dijo que los mensajes entre el personal de Boeing durante la certificación planteando problemas en el sistema de prueba MCAS traicionaron "un nivel inquietante de casualidad y frivolidad".

El senador Richard Blumenthal dijo que Boeing había apresurado el proceso de aprobación y se había involucrado en un "patrón de ocultamiento deliberado".

Sugirió que los pilotos habían sido engañados y Boeing, en efecto, había diseñado un 'ataúd volador'.

Muilenburg admitió que la empresa había cometido "errores" y aseguró al comité: "Hemos aprendido de ambos accidentes e identificado cambios que deben hacerse", dijo.

Los senadores también criticaron el proceso regulatorio, diciendo que había una excesiva "intimidad" entre Boeing y los funcionarios de seguridad de la FAA. En tal sentido, Blumenthal describió el proceso de certificación de los Estados Unidos como "absolutamente roto".

Muilenburg dijo que el fabricante de la aeronave apoyó la "fuerte supervisión" pero declinó respaldar el aumento de la autoridad de la FAA.

Desde la puesta a tierra del avión 737 MAX en marzo, Boeing ha estado trabajando en una solución de software. También ha ajustado sus procedimientos de revisión.

Pero los senadores dijeron que los continuos retrasos en la nueva certificación arrojaron serias dudas sobre la aprobación inicial. Culparon a Boeing por no compartir más información sobre el sistema MCAS con reguladores y pilotos.

La senadora Maria Cantwell dijo que los accidentes deberían estimular un escrutinio más amplio de los sistemas automatizados, que se están volviendo más comunes, no solo en los aviones sino también en los automóviles y otras formas de transporte.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.