Diario 5938 05.07.2020 | 15:51
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El verano del coronavirus

La desescalada no anima a los españoles a decidir si viajarán

Aumenta del 33,4% al 38% el número de indecisos que aún no saben que harán este verano, según la II encuesta de Loving Tourism 21 junio, 2020
  • Un 84% de los encuestados asegura que viajará a destinos nacionales frente a los internacionales, 16,2%
  • Los destinos de sol y playa seguirán siendo los más solicitados, el 62,8% de los encuestados
  • Se desestacionalizará la demanda, con un aumento de los viajes entre septiembre y diciembre

El inicio de la desescalada no ha provocado que aumente la cifra de españoles que tienen claro que se irán de vacaciones en este verano del coronavirus. Según se desprende de la 'II Encuesta a la demanda turística potencial nacional' de Loving Tourism, pese a que ha descendido del 25,1% al 21% el porcentaje de encuestados que ya saben que no podrán hacer las maletas, apenas ha variado el de residentes que sí saben que podrán disfrutar de unas vacaciones (de un 41,5% a un 41%). Por el contrario, la incertidumbre que deja la crisis sanitaria ha hecho que cada vez haya un mayor número de indecisos, que han pasado del 33,4% al 38%. Así las cosas, hasta un 59% de residentes podrían quedarse en casa esta temporada, en el caso de que estos indecisos decidan también no viajar. Entre los que sí tienen planes para las vacaciones, prevalecerán los viajes dentro del territorio nacional frente a los internacionales, y los destinos de sol y playa seguirán siendo los más solicitados. "Se confirma una retracción del turismo, la clave es sobrevivir y pasar a 2021 y cruzar dedos para que no haya un rebrote", destacó Juan Castro, CEO de CastroConsulting, durante el webinar de presentación del informe, en el que participaron además el director de Turismo de Madrid Destino, Miguel Sanz, el director Adjunto de la Agencia de Estrategia Turística de las Islas Baleares (AETIB), Vicent Torres, y la secretaria general de HOSBEC, Nuria Montes.

"Hay un escenario de bastante inquietud, los niveles de reservas que estamos detectando en los establecimientos con alguna excepción, son prácticamente inexistentes, aunque pensamos que se puedan recuperar de manera importante en los próximos días", destacó Montes, quien subrayó que el turista español va a esperar para reservar a última hora para tener la garantía de que se va a poder salir. En este sentido, destacó que en la Comunidad Valenciana se prevé que no pueda abrir más del 50% de la planta hotelera. "Muchos hoteles tendrán que permancer cerrados", indicó.

Los destinos de sol y playa, entre los más solicitados.

Entre los que sí van a hacer las maletas una cosa queda clara: en 2020 prevalecerán los viajes dentro del territorio nacional (escogidos por el 84% de los entrevistados) frente a los internacionales, según la encuesta, realizada durante parte de la fase de desescalada, del 11 al 24 de mayo de 2020.

Los destinos de sol y playa seguirán siendo los más solicitados durante la nueva normalidad, (apuesta por ellos el 62,8%) aunque el peso de los destinos de naturaleza también es muy elevado (los elige 51,2%). "Hay un dato positivo: el turismo rural o de interior se verá beneficiado", según Castro.

En líneas generales, afianzan su crecimiento el turismo rural y el excursionismo, en detrimento del turismo urbano, aunque también evidencia una cierta recuperación con respecto a la fase de confinamiento

Los destinos extranjeros están cada vez más descartados, dado que pasan del 50,2% de antes de la crisis al actual 16,2% de residentes que apostará por ellos. Así las cosas, el 81,4% de los entrevistados veranearán en otra comunidad, recogiendo este turismo nacional especialmente Andalucía, Galicia y Asturias, seguidas por la Comunidad Valenciana y Baleares.

"Nuestro gran problema es la conectividad, si no la recuperamos difícilmente podremos llegar a las tasas de ocupación deseadas", destacó Torres, quien incidió en que las islas no lo tiene tan fácil como otros destinos a los que se puede acceder en el vehículo propio. "Necesitamos que la gente valore la posibilidad de viajar en avión o barco", apuntó.

Las zonas urbanas como Madrid y Cataluña son las grandes perjudicadas por la crisis sanitaria, viendo como la intención de viaje desciende a un 5,9% y a un 8,8% respectivamente

"En Madrid ya nos vamos al turismo local, a que los propios madrileños, que son 3,5 millones en la ciudad y más de seis en la Comunidad" puedan redescubrir esos lugares emblemáticos de la región, apuntó Sanz, quien no obstante no descartó que se realicen también campañas nacionales para tratar de captar a ese público.

Cambios en el comportamiento de los turistas

Junto a esta pérdida de la demanda turística interna, también se van a producir cambios en el comportamiento de los turistas residentes en España que finalmente salgan de vacaciones este año, dado que se avanzará hacia la desestacionalización.

No obstante, agosto continuará siendo el mes de vacaciones por excelencia (escogido por el 57,5%) si bien cobran protagonismo los meses de julio (elegido por un 40,3%) y septiembre, por el 38,5%. Además, el efecto de la COVID 19 queda patente en el escaso número de ciudadanos que confiesan que veranearán en junio 7,7% quedando por debajo del resto de meses del año.

La pandemia deja un efecto positivo: su efecto de desestacionalización de la demanda, dado que 76 de cada 100 personas, que viajarán en 2020 confiesan que emplearán el periodo de septiembre a diciembre.

Esta intención de viajar fuera de la temporada alta se hace patente en aquellas personas que ya no estaban activas antes de la pandemia, con domicilio en la Comunidad Valenciana, Cantabria, Castilla La Mancha y los dos archipiélagos. A mayor edad, superior probabilidad de postergar las vacaciones para los meses de septiembre y octubre (especialmente las personas que ya estaban en una situación laboral de inactividad y viajaban solas o en pareja), y a menor edad, mayor posibilidad de viajar en agosto o en diciembre.

El automóvil será el principal medio de transporte (lo elige el 82,2%), aunque se va recuperando poco a poca la confianza en uso de transportes colectivos. Un 34,2% dice que optará por el avión y un 13,2%, frente al 6,7% que apuesta por el barco

Los hoteles seguirán siendo el alojamiento preferido, escogidos por el 63,4%, recobrando niveles próximos a la anterior normalidad, pero los turistas ahora también mostrarán un interés renovado por otras modalidades alojativas como los apartamentos o viviendas turísticas (37,2%), los alojamientos rurales (26,3%) y las segundas residencias (22,6%).

Los que no viajarán

A pesar de los múltiples protocolos y actuaciones que se han puesto en marcha con motivo de la pandemia, la falta de seguridad e incertidumbre que ha generado la crisis sanitaria (41,3%), junto con la situación económica que deviene de ella (20,4%), son los dos argumentos más esgrimidos por los encuestados para no viajar por ocio este año. A ellos, les siguen las restricciones de movilidad (15,2%) y el riesgo percibido del contagio por coronavirus (10,5%). Precisamente, la inseguridad fue el argumento esgrimido por las personas más mayores y las laboralmente inactivas.

Según el informe a cerca de la mitad de los entrevistados la crisis sanitaria no les ha impedido trabajar con cierta normalidad (48,3%), mientras que al 16,5% y 9% tampoco les ha afectado, por no estar activos (ser jubilados o estudiantes). En cambio, uno de cada cuatro confiesa que la crisis sanitaria le ha perjudicado claramente, llevándole a un ERTE, cese de actividad o simplemente dejándole sin trabajo.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.