Diario 6034 25.10.2020 | 15:39
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Informe SiteMinder

Las cinco fases de las reservas hoteleras en la era de la COVID-19

14 octubre, 2020

En los últimos 70 años el turismo pasó de ser una actividad exclusiva, realizada por 25 millones de turistas internacionales en la década de los 50, hasta alcanzar su auge de 1.500 millones de turistas en 2019. Por la pandemia de coronavirus la industria está atravesando una etapa de incertidumbre sin precedentes y se enfrenta al desafío de volver a empezar después de meses de movilidad restringida e inestabilidad económica en todo el mundo. En abril las reservas hoteleras globales cayeron al 9% interanual y lograron un repunte de hasta el 54% en julio, y a partir de esa oscilación el World Hotel Index de SiteMinder ha identificado que el ciclo de reservas hoteleras pasará por cinco etapas hasta llegar a una nueva normalidad: aceleración nacional, estancamiento, fluctuación, asimilación y aceleración internacional. En este momento los hoteles de España se encuentran en la tercera etapa.

Aceleración nacional

SiteMinder ha señalado que en la era Covid-19, en la que nos encontramos inmersos, la primera fase en el sector ha sido la aceleración nacional tras el confinamiento. En esta etapa hay una tendencia al alza “que demuestra el gran entusiasmo de los viajeros por escapar de los límites de su hogar” y esto se traduce “en un aumento inmediato de las reservas hoteleras”. Como las fronteras internacionales han permanecido cerradas, la gran mayoría de las reservas corresponden a residentes locales.

En este primer momento los niveles de confianza de los viajeros fueron altos, se produjo un aumento en las reservas nacionales en los países con mayores restricciones de movimiento y se identificó una tendencia a las reservas de última hora

Estancamiento

La segunda etapa ha sido la de estancamiento y se la denomina así porque “aunque el interés por el turismo nacional se ha recuperado en todo el mundo, resulta lógico y también complicado que, por sí solo, sea capaz de levantar la industria hotelera hasta los niveles de la época de auge”. Además, más de tres de cada cuatro viajeros se ha visto afectado económicamente por la pandemia y eso, sumado a la disminución del entusiasmo inicial de los consumidores, ha dado paso a un estancamiento de las reservas.

Más de tres de cada cuatro viajeros se ha visto afectado económicamente por la pandemia

Las características de este momento son: restricciones de viajes o casos de coronavirus en constante oscilación, niveles neutrales de confianza por parte de los viajeros y, en consecuencia, una disminución del impulso anterior de reserva a causa de la aparición o el aumento de rebrotes de COVID-19 y también menos reservas de última hora.

Fluctuación

Un tercer momento es el de retracción, debido al aumento de nuevos casos de coronavirus y a otros cambios políticos o sociales, aunque también aclaran que puede ser “porque la emoción inmediata por volver a viajar se ha ido disipando”.

Esta etapa de fluctuación es, según SiteMinder, una etapa de desestabilización, que se caracteriza por comportamientos de reserva erráticos debido a las restricciones inminentes o las preocupaciones surgidas por los rebrotes de COVID-19. Es por eso que hay una tendencia al alza de las reservas de última hora y de cancelaciones, puesto que los niveles de confianza de los viajeros son cambiantes.

En esta etapa se encuentra la industria hotelera en España, ya que hay reservas irregulares y oscilaciones casi diarias

“Después de haber subido con mucha fuerza en junio y haber alcanzado el 3 de julio el 63,15% respecto a sus niveles de 2019, el volumen de reservas de los alojamientos españoles ha vuelto a caer por debajo de la media mundial y actualmente se sitúa en el 43,95% interanual comparado con 2019. A nivel global, las reservas entre enero y junio de este año han sido un 65,5% más bajas que en el mismo periodo del año pasado”, detalla SiteMinder.

Asimilación

El cuarto momento en el ciclo de las reservas hoteleras es el de la asimilación o, como explican en el informe, el momento de “alivio o aceptación”.

Esta etapa “los residentes locales llegan a un estado en el que miran con esperanza hacia una futura recuperación, a la vez que asumen que el mundo ha cambiado” y por lo tanto vuelven a optar por el turismo nacional como “una alternativa nueva y emocionante”. Existe la posibilidad de reservar un viaje al extranjero, anticipándose a la reapertura de fronteras, “siempre que tengan la opción de cancelarlo”.

Por tanto, las características de esta etapa son comportamientos menos erráticos a la hora de reservar; aumento de las reservas de última hora en territorio nacional y esperanza de hospedarse en el extranjero. Se suma que las restricciones de viajes o casos de COVID son bajos a nivel nacional y en proceso de descenso a nivel internacional.

Aceleración internacional

En quinto lugar está la aceleración internacional, aunque aclaran que “todavía queda un tiempo hasta que el turismo pueda volver a esta etapa” y se espera una aceleración sostenida a medida que las fronteras internacionales se reabran.

“Cuando esta aceleración se fortalezca y mantenga, estaremos ante la fase final en el camino hacia la recuperación de las reservas hoteleras”, advierte SiteMinder

En esta parte del ciclo se produce un aumento de las reservas internacionales, tras una relajación de las restricciones; aumentan las reservas de última hora para estancias más largas y las reservas se hacen con mayor antelación. Este momento es posible por restricciones de viajes o casos de coronavirus bajos a nivel nacional e internacional y por tanto una mayor confianza de los viajeros.

"Viajar ya no significa desplazarnos sin limitaciones, como estábamos acostumbrados a hacer. Viajar es de nuevo un privilegio", dice Sara Padrosa

“Hemos entrado en una nueva economía democratizada donde ni los proveedores de viajes y alojamiento, ni los viajeros, tienen el control", advierte Sara Padrosa, directora de SiteMinder para España, señalando que a partir de la COVID-19 "viajar ya no significa desplazarnos sin limitaciones, como estábamos acostumbrados a hacer. Viajar es de nuevo un privilegio, lo que significa que el futuro de los hoteles estará marcado por huéspedes más exigentes y reservas más breves”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.