Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Ante la incertidumbre existente en el mercado

Hoteles en Canarias: gestión ágil y flexible sujeta al cortísimo plazo

Registran ocupaciones que oscilan entre el 10% y el 30% 5 febrero, 2021
  • El buen comportamiento de la demanda en las primeras semanas animó a las cadenas a reabrir, pero han tenido que ajustarse a los descensos
  • "El primer cuatrimestre perdido, la demanda para verano es un 70% inferior a otros años y empieza a recuperarse en el último cuatrimestre"
  • La demanda latente puede reactivarse en cuanto empiecen a llegar noticias optimistas, por lo que en Canarias deben prepararse para un boom

Los hoteles de Canarias han tenido que rendirse a la evidencia. Lo cierto es que, como reconocen desde Riu Hotels & Resorts, “la demanda se había comportado de forma positiva en las primeras semanas del invierno, lo que nos animó a abrir más hoteles, siempre con la intención de poder rescatar al máximo de trabajadores del ERTE y recuperar la actividad al máximo posible. Pero en las últimas semanas las ocupaciones han caído y no es sostenible mantener todos los hoteles que tenemos abiertos”. Es lo que les ha ocurrido a todas las cadenas con presencia en el archipiélago, independientemente de su tamaño. Y las únicas armas que tienen para afrontar la incertidumbre reinante en el mercado son, según subrayan desde Meliá Hotels International, “una gestión lo más ágil y flexible posible con una visibilidad a cortísimo plazo”.

La negativa evolución de la pandemia y el refuerzo de las restricciones, confinamientos completos incluidos, en nuestros principales mercados, sobre todo Reino Unido y Alemania, han provocado que las reservas a Canarias hayan caído de manera considerable. Por ello las cadenas se repliegan a la espera de que lleguen tiempos mejores.

En este sentido Miguel Villarroya, director general de Spring Hotels, ha confirmado que “los datos que estamos recogiendo tanto nosotros como los principales turoperadores nos indican que el primer cuatrimestre está perdido, la demanda para verano es un 70% inferior a otros años de referencia y se empieza a recuperar en el último cuatrimestre. Estamos viendo un incremento de reservas, incluso mayor que otros años, para después de septiembre, que es cuando el público estima que ya podrá comenzar a viajar con mayor seguridad”.

El H10 Costa Adeje Palace, que hace casi un año marcó un hito en la expansión de la pandemia al aislar con éxito a casi un millar de personas en cuarentena, también permanece abierto.

No obstante Villarroya ha incidido en que “hay muchas reservas latentes que se activarán tan pronto lleguen noticias optimistas, y debemos ser conscientes de que podría haber una evolución de las circunstancias y una apertura prematura del turismo. Por ello es clave que estemos preparados para el boom que conllevaría, con una estrategia bien planteada que deberíamos estar diseñando ya y que implica a empresa pública y privada en un proyecto común y compartido”.

“Esa misma estrategia a medio plazo es clave para no malgastar los fondos de recuperación europea y dedicarlos para lo que llegan, para generar proyectos tractores, innovar empresas y adaptar los destinos a las demandas de la industria y los hábitos e intereses de los viajeros”, como ha afirmado Miguel Villarroya, director general de Spring Hotels

Los empresarios se enfrentan, según indican desde Meliá, a “una volatilidad e incertidumbre tan grande respecto a la evolución de los contagios y las medidas que vayan adoptando los países, que no tenemos realmente visibilidad más allá de un cortísimo plazo. No podemos por tanto hacer previsiones para las próximas semanas o meses, sino ir haciendo un estrecho seguimiento y una gestión lo más ágil y flexible posible para maximizar las facilidades y la seguridad, para los viajeros que puedan y quieran viajar a las islas”.

Cierre de hoteles

Meliá, “conforme a nuestro planteamiento responsable del proceso de aperturas y cierres de hoteles”, tiene algunos que “o bien se han cerrado -podría cerrar alguno más en los próximos días-, o bien no se llegaron a reabrir tras el estado de alarma en algún caso”. Actualmente mantiene abiertos tres de los 15 establecimientos con que cuenta en el archipiélago: Gran Meliá Palacio de Isora, Meliá Hacienda del Conde e Innside Fuerteventura. No obstante, la gestión tan "ágil y flexible" que están aplicando a la apertura y cierre de hoteles en función de la evolución de la demanda hace que la situación pueda cambiar de un momento a otro.

Riu también ha optado por “cerrar hoteles en Canarias, debido a las restricciones y situación epidemiológica que están sufriendo nuestros mercados emisores tradicionales, a la espera de que la situación nos permita retomar la actividad más adelante”.

El Riu Buenavista, reabierto tras una profunda reforma el pasado mes de octubre, es uno de los seis hoteles que la cadena mantiene abiertos en Canarias.

La cadena dispone de 17 establecimientos en las islas, “todos ellos operativos, es decir, listos para abrir en cuestión de un día o dos. Abiertos y recibiendo huéspedes teníamos 11. Ahora hemos tomado la decisión de cerrar tres en Gran Canaria, uno en Tenerife y otro en Lanzarote, dejando seis abiertos: dos en Gran Canaria (Riu Palace Oasis y Riu Gran Canaria), dos en Tenerife (Riu Palace Tenerife y Riu Buenavista) y dos en Fuerteventura (Riu Palace Tres Islas y Riu Palace Jandía)”.

Por su parte Barceló Hotel Group mantiene abierto el 60% de sus hoteles en Canarias, en concreto 10 de los 17 que gestionan en cuatro islas: Tenerife, Lanzarote, Fuerteventura y Gran Canaria. Sin embargo, según han admitido, “debido a la mala evolución de las reservas para las próximas semanas estamos valorando cerrar algún establecimiento más en el archipiélago”.

H10 Hotels asimismo continúa operando la mitad de su planta alojativa, seis de sus 12 establecimientos en Canarias: H10 Costa Adeje Palace y el H10 Tenerife Playa en Tenerife, el H10 Rubicón Palace en Lanzarote, el H10 Tindaya en Fuerteventura, el H10 Taburiente Playa en La Palma y el H10 Playa Meloneras Palace en Gran Canaria.

Sin embargo la cadena canaria Spring Hotels, con tres establecimientos en Arona, se ha visto obligada a cerrar el Hotel Bitácora, que reabrió en diciembre tras invertir 10 millones de euros en su reforma, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo, y el Vulcano, que llevaba operando desde el 15 de julio. Pero se plantean volver en abril, aunque todo dependerá de cómo se comporte el mercado británico, su principal cliente.

Ocupación media

Los datos de ocupación muestran la situación que están viviendo los hoteles en Canarias. Así, aunque oscilan dependiendo de la isla, en el caso de Meliá la media se sitúa ligeramente por encima del 10%, mientras que en Riu ha rondado el 25% en enero y en Barceló presentan un índice medio de aproximadamente el 15% en sus establecimientos vacacionales, que alcanza el 30% en los urbanos.

Los clientes, como han detallado desde Riu, “están viniendo de mercados del este, entre los que destaca Polonia, y demanda nacional, que ha sido relevante durante las Navidades”

En H10 Hotels reconocen que “las ocupaciones en estos momentos son muy bajas. Prevemos que su recuperación sea lenta hasta el verano y, a partir de entonces, vaya en función del plan de vacunación de los países de origen”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.