Un post de Rafael Pintado

Turismo rural: medidas para que salga reforzado de la crisis

El turismo rural y su futuro más cercano

Las cifras confirman que el turismo rural está sufriendo también las consecuencias de la crisis. Sin embargo, el sector puede tomar una serie de medidas para salir reforzado de esta situación y situarse en una buena posición para competir. Esta es la base del post de Rafael Pintado, un diagnóstico de los problemas actuales del turismo rural y también cuál es, en su opinión, la medicina indicada.

Como viene siendo habitual publico las estimaciones de manejo sobre el futuro del turismo rural, sector al que tanto quiero.

Los datos para los próximos 6 meses son desalentadores,  vemos una reducción importante en la fecha de antelación con la que se hacen las reservas, en Octubre hemos pasado de 18,07 días de antelación en Octubre de 2010 a 3,62 días en 2011.

El tiempo medio de la estancia pasa de 2,77 días a 2,14 días, y el precio medio de una pernoctación pasa de 29,25€ en Octubre de 2010 a 22,28 € en Octubre de 2011.

Por tanto se reserva más tarde, por menos días y por un importe inferior.

Hasta aquí no estoy diciendo nada nuevo, cualquier propietario estará comprobando en su cuenta corriente y su planning que esto es así. El problema viene en las estimaciones que manejo y que nos muestra unas reducciones en reservas cercanas al 40% en relación a las mismas fechas del año anterior.

Un 40% no es una cifra baladí, supondrá el cierre de muchos alojamientos, muchos amigos se quedarán en el camino con sus sueños, esperanzas y ahorros.

Algunos tendrán suerte, los menos, y sus cifras no sólo no caen, sino que crecen; por ejemplo en Agrotur tuvimos en las jornadas técnicas a Felipe Díaz, de Casa Rural El Infanzón, que nos explicó lo que hace, su principal secreto es: trabajar muchísimo y con todo el mundo, y sobre todo conseguir que sus clientes se enamoren de su alojamientos para que repitan y lo recomienden.

Vamos que no existe ninguna fórmula mágica que nos ayude a aumentar la ocupación, o tal vez sí, la que nos enseñaron nuestros padres: trabajar bien para estar orgulloso de lo que hacemos, tratar al cliente como nos gustaría que nos tratasen, y no acomodarnos en nuestro “éxito” sino tratar siempre de mejorar.

En estos últimos 2 meses he asistido como ponente a muchas jornadas, 15.000 km dan fe de ello, (no quiero ni pensar en mi huella de Co2 L ), y los propietarios me dicen ¿qué podemos hacer???

Y mi respuesta es siempre la misma, si no hemos hecho los deberes antes, ahora solo nos queda la opción de reducir costes y esperar a que amaine el temporal, trabajando en paralelo para el medio y largo plazo. Si por el contrario los has hecho, estarás navegando con mala mar, pero una nave preparada y bien gobernada suele llegar a buen puerto.

Como sector, el turismo rural saldrá muy dañado de esta crisis:

  • Guerra de precios entre alojamientos, entrada en un regateo que nada favorece la imagen y que sólo beneficia al cliente.
  • Reducción de la oferta de alojamientos profesionales y LEGALES (por el elevado coste de ser legal), incremento de alojamientos ILEGALES/ALEGALES, cuyos costes son menores.
  • Deterioro de la imagen como consecuencia de prestación de servicios mediocres a precios ridículos.

¿Qué medidas tomaría yo como sector para salir fortalecido de esta crisis?

  • Estandarización de las 17 legislaciones, que permitan una clasificación igual para todos, sin que ello suponga un menoscabo del acervo y cultura de cada región, provincia, comarca…, pero como turista necesito saber de una manera clara e intuitiva qué estoy reservando, qué servicios ofrece y puedo esperar, sin necesidad de leerme las 10 páginas de su web y las 30 primeras opiniones de sus clientes. Lo mismo que los hoteles tienen las estrellas, nosotros necesitamos esa homogenización si queremos comercializarnos adecuadamente.
  • Promoción y comercialización agrupada y directa de todo el sector. Me parece increíble que un sector que podría comercializarse en un 90% con comercialización directa si hubiese trabajado de manera conjunta, con una imagen única y ofreciendo unas garantías a los clientes, han perdido esa oportunidad que les hubiese permitido mejorar las cuentas de resultado de los alojamientos durante la crisis y sobre todo dar el salto a mercados internacionales.
  • Mercado Internacional. Si a mí, Extremeño y con amplio conocimiento del turismo rural, me resulta imposible hacerme una idea de donde me voy a alojar entre las más de 80 tipologías legales de alojamientos de turismo rural, como queremos que  vengan a nuestros alojamientos un número importante de turistas franceses, ingleses, alemanes,… Deberíamos hacerles un monumento a estos valientes que van a la aventura. Por suerte la mayoría se van sorprendidos, ya que su imagen de turismo rural que traen, es de unos alojamientos con unas calidades y servicios muy inferiores a los que ofrecemos, pero, ¿cuántos clientes estamos perdiendo por no podernos vender y mostrar correctamente nuestro producto?.
  • Inspección, Inspección e Inspección, no podemos vivir en un país donde todos sabemos quién incumple la ley, pero consideramos que el que incumple es el “listo” y los demás somos los tontos. Si alguien quiere montar un establecimiento de turismo rural pues que lo haga cumpliendo la legislación, y aquel que no cumpla la ley pues denuncia. Pero muchas veces somos unos hipócritas: ¿cuantas veces un propietario monta un alojamiento lo da de alta y cuando lo tiene lleno se dedica a llenar la casa de su tía, su padre, su primo,… haciendo una competencia injusta a sus compañeros?. ¿Cuántas veces los propietarios no declaran todos sus ingresos???, y luego queremos que se nos trate como a un gran sector. Debemos ser coherentes. Debemos denunciar al defraudador, al que nos roba a todos.
  • Por último debemos recoger el testigo de la promoción y comercialización de los destinos, las administraciones deberían de prestar sólo los servicios de: educación, seguridad, sanidad, justicia, grandes infraestructuras, medio ambiente y medios sociales, todo lo demás deben de ser las empresas las que lo desarrollen, con sus propios fondos. Cuantas veces no hemos dicho eso de: ¿si yo tuviese el presupuesto de esta administración haría 100 veces más??, o eso de: “pero estos políticos están locos, ¿no ven que están tirando el dinero?. ¿ De qué sirve pagar una compañía de bajo coste con mis impuestos??, ¿sabemos lo que nos cuesta traer a ese turista???

Si hacemos este trabajo, nos olvidamos del yo y pasemos al nosotros, podremos hacer algo grande, inmensamente grande.

Personalmente creo que en España podemos atraer en los próximos 7 años, no a 50 millones de turistas anuales, sino a 75 millones; evidentemente este incremento de turistas deberá de ir a nuestras zonas de interior, oasis de naturaleza, biodiversidad, patrimonio,… Tenemos los recursos y nos sobran infraestructuras (buenas autovías/autopistas, y muchos, muchos aeropuertos), ahora sólo hace falta lo más sencillo CREERSELO y ponerse a trabajar.

Ánimo y que las reservas os acompañen

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

María José21/11/2011 18:11:10

Estoy de acuerdo en muchos puntos, nos hemos quedado solos en materia de ley en turismo rural. Para hacerte una idea he tenido que bajar los precios con respecto a hace unos años, hasta el punto de no salir nada rentable declarar. O se arregla esto, o nos vamos a pique.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.