Diario 5458 19.12.2018 | 08:10
Hosteltur: Noticias de turismo
Cuatro británicas y una alemana

Aerolíneas se rebelan en contra de las tasas aéreas

19 noviembre, 2011
  • "El APD tiene el poder de paralizar el vitalmente necesario crecimiento de la industria aérea del Reino Unido"

Las aerolíneas británicas easyJet, Ryanair, International Airlines Group (IAG), holding de British Airways, y Virgin Atlantic han aparcado momentáneamente su rivalidad y han lanzado en conjunto una nueva ofensiva en contra del impuesto al pasajero aéreo. En Alemania, Airberlin, el segundo grupo aéreo del país, ha tenido una iniciativa similar en contra de la tasa aérea que cobra el Gobierno alemán y exige su inmediata abolición.

Bajo el lema “recorte al impuesto”, los ejecutivos de las cuatro principales aerolíneas británicas dieron a conocer su campaña conjunta a la Bolsa de Valores de Londres contra el Air Passenger Duty (APD).

Recorte al impuesto

La campaña ha sido lanzada justo antes del Autumn Statement (Declaración de Otoño), la tradicional alocución del ministro de Economía en la que presenta un pre-informe sobre el presupuesto, en el se encuentran las previsiones para el gasto del gobierno en el próximo año y está prevista para el 29 de este mes. La industria teme que George Osborne anuncie un fuerte aumento del APD a partir del próximo abril que podría ser el doble de la tasa de inflación.

Las cuatro líneas aéreas utilizarán la campaña para poner de relieve cómo el aumento afectará a la economía del Reino Unido.

Aducen que “el APD tiene el poder de paralizar el vitalmente necesario crecimiento de la industria aérea del Reino Unido. Ya ha disuadido a los viajeros del Reino Unido, quienes ahora tienen que pagar hasta 170 libras esterlinas (casi 200 euros) adicionales al coste de su pasaje. Debemos hacer todo lo que podamos para apoyar a nuestra industria aérea, lo cual es bueno para los negocios, los consumidores y nuestra economía”.

Inmediata supresión

Mientras tanto, en Alemania, el CEO de Airberlin, Hartmut Mehdorn, ha exigido la inmediata supresión de la tasa aérea. “El impuesto distorsiona la competencia, es económicamente perjudicial y ecológicamente no tiene sentido”, ha afirmado Mehdorn en Berlín.

“Frente a los actuales pronósticos coyunturales de la OECD, el refuerzo del potencial económico de las empresas debe ser preferente y con ello el mantenimiento de los puestos de trabajo", ha agregado el directivo de Airberlin. La OECD prevé que el próximo año el auge económico en la Eurozona quedará casi totalmente paralizado. En su valoración de mayo, el organismo aún afirmaba que habría un crecimiento del 2,0.

Mehdorn aplaude la discusión del Gobierno federal alemán relativa a la reducción de impuestos y recalca que “reducir impuestos también podría significar suprimir impuestos”, aduciendo que la tasa aérea provoca una dramática distorsión de la competencia y hace peligrar puestos de trabajo.

En el caso de Airberlin, revela que, solamente este año, deberá abonar 170 millones de euros, lo cual, en relación con el volumen de negocio, es casi cuatro veces más que su mayor competidor en Alemania.

Recordó que Airberlin ha renovado su flota, logrando un consumo de queroseno actual de solamente 3,6 litros por 100 pasajero kilómetros, uno de los más bajos entre las compañías aéreas de red de Europa, reduciendo la carga potencial impuesta por el comercio de emisiones a aproximadamente 28 millones de euros, consiguiendo un ahorro de más de 10 millones de euros con la nueva flota. Esto le permitirá una mayor proporción de permisos de emisión. "Sin embargo, este concepto ha sido totalmente desbaratado por la tasa aérea".

Refiere que la tasa aérea, anunciada en 2010 como medida para adelantar el comercio de emisiones, no tiene en cuenta las emisiones de CO2; además de que "ha suscitado muchas dudas en cuanto a su constitucionalidad. No resistiría a una inspección por parte del Tribunal Constitucional alemán”.

Está previsto evaluar la tasa el próximo año, lo que a su juicio es demasiado tarde, ya que, enfrentan el aumento del precio del combustible y la actual presión de la competencia, haciendo imposible repercutir totalmente la tasa aérea en los clientes.

Esta semana la aerolínea presentó sus resultados claramente lastrados por la tasa aérea. Sus beneficios netos cayeron un 77% y el resultado operativo neto (Ebit) cayó un 43,6%, hasta los 96,8 millones de euros. Mehdorn destacó entonces que, "si no se hubiera sido por la tasa aérea, el Ebit habría ascendido a 148,3 millones".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.