Un post de Manuel Figuerola

El turismo como sector estratégico, una declaración imprescindible

El turismo sigue sin ser considerado en España como un sector estratégico de nuestra economía. Manuel Figuerola considera esta actitud un gran error también estratégico, que impide que uno de los sectores principales en generar ingresos tenga la proyección que debería tener.

El turismo como sector estratégico, una declaración imprescindibleEl turismo como sector estratégico, una declaración imprescindible

Alguien puede pensar, que el título de este post, pudiera ser fruto de cierto nerviosismo, o enfado personal, como resultado de la contemplación de cierta inactividad, en la programación de acciones y medidas a favor del turismo; lo cual, sinceramente, no es así. Porque las consideraciones que deseo hacer en esta nota, se basan en una larga y mantenida reflexión sobre la situación actual de nuestro turismo. Comprobando, la necesidad de actuar con urgencia, ante la ineficacia de muchas de las estrategias anunciadas, para conseguir mejorar las consecuencias del turismo. En este año, posiblemente, lleno de incertidumbre e inseguridad. No obstante, quiero comenzar señalando, que los datos disponibles del mes de enero han sido muy favorables. Aumentó el número de turistas procedentes del extranjero el 4,6 %. Crecimiento del número de pernoctaciones realizadas por los viajeros el 3,3 % (entre residentes y no residentes). Y elevación del gasto por turismo extranjero  el 8,6 por ciento.

Un gran potencial, olvidado

Ahora bien se suele decir, que ve menos quién no quiere ver, que el que no puede. Y eso es, lo que parece que está pasando en nuestro turismo. Sin duda nadie ignora que la situación económica es muy grave. Desde cualquier posición  estamos de acuerdo que hay que aplicar un plan. Pero también se sabe, que existen pocas fuentes de producción y riqueza. Por ello llama la atención el menor aprovechamiento que se hace del turismo, con relación a sus potenciales capacidades de crecer y generar puestos de trabajo. Por tanto, queremos alertar, a principios de marzo, que si creemos, que por ofrecer  el mes de enero un balance con buenos datos, todo el año tendrá igual comportamiento, -por lo que no será necesario actuar- cometeremos un grave error de repercusiones muy negativas.

Urge pues actuar. Urge pensar en el turismo como verdadero vehículo de desarrollo. Hemos de creer que en el juego de cartas que en este momento mantenemos tenemos muy pocas bazas, y una de ellas, la que más posibilidades ofrece es el turismo. Y hemos de comenzar declarando al turismo sector estratégico. Alguien podrá decir, que ya lo es. Pero no basta con que nosotros los pensemos, sino lo que se pretende es actuar como tal. Recibiendo y siendo considerado con el trato correcto; como un sector inversor de singulares repercusiones, y no como un sector, al que hay que dedicar más dotaciones presupuestarias para promoción, porque es la costumbre y lo habitual.

¿Por qué la declaración?

La norma declaratoria debe exigir prioridad de las partidas presupuestarias a favor de las acciones del turismo, porque se tiene la convicción de que la actividad de los viajes, fácilmente  podrá recuperar en términos constantes  los niveles de empleo, renta y producción al menos del 2007. Lo que significará que el PIB turístico vuelva a ser, lo que  fue en el pasado, casi el 12 % de la riqueza nacional.

Dos datos objetivos nos han de confirmar que alcanzar dicho objetivo no es difícil. Ya que no se justifica, que un país como Francia, contabilizando un número muy inferior de pernoctaciones en todos los medios de alojamiento, con relación a España, reciba una cifra de ingresos por turismo algo inferior que España. Y tampoco, que la productividad media de un empleado en turismo sea un 21 % inferior a la productividad media del empleo de la economía española.

Más turistas no debería ser el objetivo

Por tanto, ese anunciado plan nacional o integral del turismo que tanto se comenta, considero que no deberá plantearse como objetivo prioritario aumentar el número de turistas. A lo mejor, y estoy seguro de ello, no necesitaremos más viajeros o turistas, sino un gasto medio superior, que se aproxime al de Francia, y que permita un rendimiento medio del trabajador en turismo más elevado.

Ese es nuestro reto, no tanto estar preocupado por el aumento de las llegadas –que sin duda, junto con la OMT estamos de acuerdo en que se producirán- sino lograr superar el gasto de nuestros visitantes. Turistas y excursionistas; tanto los que llegan a los hoteles, como los que llegan a otros medios; igual los que prefieren el turismo del interior, como los que optan por el litoral; impulsando la mejora del gasto en los segmentos especializados, como los que participan en el turismo de masas.

Y deseo resaltar, que quizás, lo menos necesario para alcanzar tales objetivos, sea el incremento de los presupuestos, en cualquiera de sus partidas o capítulos. Todos conocemos las limitaciones económicas que en la actualidad las administraciones y las empresas tienen. En general el país. Y es necesario transmitir y convencer, de que las políticas, medidas y estrategias exigibles para ajustar nuestras cuentas, han de pasar por el ahorro y la austeridad. No en la petición de más medios económicos. Especialmente, porque lo que se pretende conseguir en el marco del turismo, es una mayor gasto promedio. Basado en una estancia, más rica en valores, contenidos, sensaciones y hospitalidad. Solo posible, con mayor imaginación, creatividad, calidad y formación de nuestros activos. Entendiendo, por otra parte, que lo básico ya lo tenemos, que es nuestra marca y nuestra excelente estructura.

Por todo ello, no considerar  al turismo como sector estratégico es una gran ceguera; por lo que posiblemente, este blog no dejará de ser otra cosa que un lamento, pero no me cansaré de afirmar y defender los principios y creencias, que desde hace ahora casi cincuenta años vengo defendiendo.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Alfonso Vargas16/03/2012 10:03:50

Felicitaciones por el post, cuyo planteamiento comparto. Seguimos instalados en el paradigma de la cantidad, y hemos de transitar hacia el paradigma de la calidad, en el turismo (por supuesto uno de los sectores estratégicos para la economía nacional) y en otras muchas cosas (universidades, etc.).

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.