Un análisis de José Manuel de la Rosa

El sector asiste a la resurrección de varios turoperadores

Análisis/ Esta crisis, de la que parece que ya ha pasado lo peor, ha tenido un efecto devastador en el sector emisor, que ha visto como en estos seis años han desaparecido miles de agencias de viajes, cientos de turoperadores y los grupos Marsans y Orizonia. Pero ahora, el sector ve renacer marcas de mayoristas quebradas (Mundicolor y Club Vacaciones), y relanzamientos de turoperadores, como Trapsatur.

Desde que la crisis dejó caer su peso en el sector emisor español, compuesto en la mayor parte de agencias de viajes y turoperadores, este segmento empresarial ha asistido a sucesivas oleadas de cierres de agencias, coincidiendo con los otoños, a la vuelta de las ventas de verano.

Asimismo, también han desaparecido del mercado un buen número de mayoristas, especialmente de estancias, a las que se les ha sumado a crisis al cambio de modelo que lideran las reservas de hotel por Internet.

Miles de quiebras

Y entre estos cierres, silenciosos en muchos casos, se han producido también las sonadas quiebras de dos grandes grupos turísticos de integración vertical. En 2010 lo hacía el grupo Marsans. Y en esa quiebra se incluía la agencia de viajes decana del sector, nacida en 1910, Viajes Marsans, que daba nombre al grupo.

Pero también otras marcas como Crisol o Mundicolor. Y, aunque en una primera instancia se libró por estar dentro de Spanair, el turoperador Club Vacaciones también cerró al fracasar el proyecto catalán para la compañía aérea que fuera de SAS y Marsans. La única empresa que mantuvo el tipo y se libró del cierre fue Trapsatur, si bien, muy venida a menos.

Y hace un año y medio quebraba Orizonia, dejando en la cuneta a históricas marcas como Iberojet, Turavia, Condor Vacaciones o Viajes Iberia (a la que poco antes rebautizaron como Vibo).

Nuevos actores

Pero parece que lo peor de la crisis ha quedado atrás, y a rey muerto, rey puesto. El hueco dejado por Marsans y Orizonia lo quiere ocupar un expansivo Barceló, al que se suman otros actores como el propiciado por la compra de Springwater de parte del negocio de Pullmantur, más el que está forjando Gowaii. Todo ello, con Globalia manteniéndose como primer grupo vertical del mercado, 30 años después de su nacimiento.

Y de la mano de uno de estos nuevos actores, Gowaii, la emblemática marca Mundicolor vuelve a ver la luz y saldrá al mercado próximamente. Una marca (perteneciente a la quebrada sociedad Tiempo Libre) que fue líder de la turoperación española hasta finales del siglo pasado. Y también de la mano de Gowaii se relanza otro turoperador, Trapsatur, que se libró de la quiebra de Marsans, pero que estaba administrada judicialmente. Otra, como Condor Vacaciones, si bien ha desaparecido como tal, ha integrado su producto y equipo en Special Tours.

Y a estos renacimientos se añade el de Club Vacaciones, si bien en este caso no lo protagoniza un nuevo actor, sino la agencia líder, Viajes El Corte Inglés, que ha comprado la marca a muy buen precio al último director del turoperador, Miguel Cantalapiedra, haciendo un negocio redondo para ambas partes.

En el camino quedan otras marcas como Iberojet o Marsans, que hace pocos años valían millones, pero que hoy son poco apetecibles por la mala imagen que quedó en el mercado tras las quiebras de sus grupos.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.