Diario 5329 23.07.2018 | 02:38
Hosteltur: Noticias de turismo
Un post de Xavier Canalis

Tres razones por las que la tasa turística de Cataluña se extenderá a toda España

2 abril, 2012

Xavier Canalis explica en este post por qué la tasa turística que entra en vigor el 1 de noviembre en Cataluña se adoptará también en el resto de España.

La semana pasada estuve de vacaciones en Florencia, que estaba a rebosar de turistas. Ningún viajero ha dejado de ir a la capital de la Toscana por mucho que allí apliquen la “Imposta di soggiorno”. Dicho impuesto turístico por pernoctación en hoteles también funciona en Venecia y en Roma.

La tarifa a pagar por dicho impuesto en las principales ciudades italianas depende de la categoría del hotel. En Florencia, por ejemplo, oscila entre uno y cinco euros, con un máximo de 10 noches consecutivas. Los niños menores de 10 años están exentos del pago.

Impuestos turísticos de este tipo ya se están extendiendo en otros destinos. Sin ir más lejos, Cataluña comenzará a aplicar a partir del 1 de noviembre una tasa turística.

Y lo más probable es que, tarde o temprano, el impuesto turístico de Cataluña se extienda por otras comunidades autónomas. Ello será debido a tres razones básicas:

1.- Las ideas que funcionan tienden a copiarse. Los impuestos turísticos hace décadas que funcionan en muchos países y el dinero que recaudan es fundamental para la promoción turística del destino. La “ecotasa” balear fracasó, es cierto, pero las circunstancias económicas eran diferentes entonces y el proyecto nació viciado, sin consenso político ni empresarial. En Cataluña la nueva tasa nace con el apoyo de todas las fuerzas políticas y la aceptación por parte de los empresarios (ver también la noticia Tasa turística catalana: el sector la acepta finalmente por "responsabilidad hacia el país"). Así que en 2013 vamos a ver cómo Cataluña mejora de golpe la financiación de su promoción turística.

2.- Las administraciones públicas se están quedando sin dinero. Gobierno central, comunidades autónomas y ayuntamientos han sacado la sierra mecánica para ajustar costes y los recortes de gastos en turismo están a la orden del día. Y para cualquier político, siempre resultará menos lesivo electoralmente aplicar un impuesto turístico al viajero que recortar servicios públicos o subir impuestos al ciudadano.

3.- Los propios empresarios pedirán el impuesto turístico. Cuando las asociaciones de hoteleros, turoperadores receptivos, etc, comprueben que los presupuestos de turismo de su comunidad autónoma caen hasta un 50% y que la promoción para atraer clientes prácticamente deja de existir (mientras Cataluña crea un nuevo Fondo para el Fomento del Turismo gracias a la tasa), será el propio sector quien reclamará como “mal menor” la implantación de una tasa turística en sus respectivas comunidades.

Así que ya saben. Seguramente pronto tendremos “Imposta di soggiorno” por toda España. Por cierto, ¡qué bien se vende la marca Italia en el extranjero! De hecho, mientras estuve de vacaciones en Florencia el diario La Stampa informó: “El aceite etiquetado como italiano es, en sus dos terceras partes, español”. Pero sobre las marcas nacionales ya hablaremos en otro post…

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.