Diario 5382 22.09.2018 | 01:45
Hosteltur: Noticias de turismo
La planta ha disfrutado de un crecimiento equilibrado

Demanda internacional: clave para los hoteles de Sevilla

Vio elevarse la ocupació y el RevPar en 2011 15 mayo, 2012
  • La hotelería nacional se ha quedado con muchos proyectos a los que hubieran optado cadenas extranjeras

La demanda internacional ha sido clave para el buen comportamiento de los hoteles de Sevilla en 2011, cuando la planta creció de modo equilibrado.

Sevilla cuenta con 175 hoteles que suman 18.411 plazas, lo que representa cuatro hoteles y 373 plazas más respecto a un año atrás. Las pernoctaciones se elevaron un 2,8%, alcanzando 3,42 millones, dándose la tendencia contraria al conjunto de la provincia, donde descendieron un 8,7%. La evolución desde 2006 indica que el punto más bajo se observó en 2009 y ya en 2010 se mostró una recuperación.

La ocupación hotelera ha subido, pasando del 44,73% al 48,58%, dato positivo que supone un punto de inflexión respecto a la caída continuada iniciada en 2008.

El RevPAR de 2011 fue de 46,3 euros, frente a los 43,7 euros de 2010, según los datos del Barómetro de Rentabilidad y Empleo de Exceltur.

La comparación entre 2011 y 2010 refleja básicamente que la bajada de precio se compensó en parte con ocupación. Para el socio de Magma Turismo, Albert Grau “la ciudad ha sabido no sólo mantener sino incrementar el RevPAR, lo que actualmente es difícil, con la presión que hay sobre los precios. El mix que tiene Sevilla entre la demanda nacional y la internacional es la clave, porque la internacional es ahora su mayor baza”.

Bruno Hallé, también socio de Magma Turismo, comenta que “los 4 estrellas con su precio habitual no tienen suficiente penetración en el mercado y tienen que bajar precio para conseguir volumen porque no lo consigue en su nivel de precio”.

Hace una década las plazas hoteleras eran unas 14.000 según indica desde la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia (AHS), Santiago Padilla, su gerente, no cree que en la ciudad haya un exceso de oferta. “Sevilla es un destino consolidado, pero al mismo tiempo con gran potencial”, indica, pero “la crisis está provocando en la actualidad, como en tantos otros destinos desequilibrios entre oferta y demanda. La planta sigue dimensionada a los momentos de auge y de bonanza”.

Hallé coincide también que en la ciudad no ha habido sobreconstrucción. “Sevilla ha evolucionado muy positivamente y es una ciudad muy atractiva. Es un referente a nivel internacional. El crecimiento nos parece lógico, al contrario que en otras ciudades. Se han hecho además hoteles de calidad”.

Presencia exterior

En cuanto a la presencia exterior, Padilla explica que “la entrada de las cadenas fue muy importante en 1992, y desde entonces no ha parado de crecer. No obstante se conserva una importante industria emprendedora sevillana, que ha cristalizado en pequeñas cadenas locales, provinciales e incluso regionales, como Hoteles Monte, Intergroup Hoteles, o Hoteles img, entre otras”.

No obstante, la llegada de cadenas extranjeras ha sido más limitada. Esto “no es porque no quieran sino porque no pueden”, indican desde Magma. La razón de la presencia de cadenas extranjeras es que “Sevilla es muy apreciada en el ámbito internacional. Están Accor, Travelodge o Starwood porque está dentro de su desarrollo estratégico posicionarse en la ciudad para emisores internacionales, las compañías tienen clara esa demanda. Y no tienen mayor presencia por la fortaleza de la hotelería nacional, que se ha quedado con muchos proyectos a los que hubieran optado cadenas extranjeras”.

Es lo que ocurrió con Hilton en el Hotel Hacienda la Boticaria, que iba a abrir bajo la marca Waldorf Astoria, pero del que finalmente hizo con la gestión Eurostars, que “tuvo más fuerza para convencer al propietario”.

Preocupaciones del sector

En cuanto a nuevos operadores hoteleros que estén llegando a la ciudad desde la asociación señalan a los albergues privados, “una nueva modalidad hotelera que ni siquiera está regulada, y cada vez más alojamiento desregulado que proviene del mundo inmobiliario y busca una oportunidad en el sector turístico, al margen de la legalidad”.

La oferta alegal preocupa especialmente a los hoteleros locales, como indica también el CEO de Intergroup Hoteles, Antonio Martínez de la Peña. “El alojamiento no reglado es la peor competencia. No se persigue lo que debiera”, pero considera que no hay sobreoferta en la ciudad. “Dimensionar una plaza es complejo, lo que no debemos es dejarnos llevar por el pánico y centrarnos en bajar precios porque no es el método”.

Como debilidades del destino, Padilla apunta “las comunicaciones aéreas, la programación cultural y la imagen estereotipada de la ciudad calurosa en verano”, muy en la línea de lo que apunta Hallé, que opina que “necesita más vuelos para alimentar la demanda internacional, y continuidad en la promoción turística; hay que hacer mayor incidencia en la marca, hacerla más potente aún”.

Entre las fortalezas, la AHS destaca la “vocación turística”, su patrimonio e infraestructuras hoteleras, congresuales culturales y deportivas. Desde Magma Turismo, sobre todo la posibilidad de sacar partido a los emisores internacionales para los que es un destino muy valorado, algo especialmente útil ahora en que el emisor nacional está tan debilitado. La ciudad tiene entre sus proyectos turísticos sacar mayor partido al río Guadalquivir y a recursos como el flamenco.

Este artículo pertenece al tema de portada de la revista HOSTELTUR de mayo, Hoteles urbanos: radiografía de un sector en transformación, que describe la hotelería de ciudad en España, centrándose en seis puntos: Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla y Palma de Mallorca.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.