Diario 5379 19.09.2018 | 13:04
Hosteltur: Noticias de turismo
El país de residencia o el canal de venta utilizado son datos importantes a tener en cuenta

El Big Data hotelero comienza en las bases de datos del establecimiento

En los hoteles esta información no suele ser analizada profundamente para hacer crecer el negocio 14 enero, 2015

Del Big Data se habla mucho últimamente, hasta el punto de que para algunos es sinónimo de inteligencia empresarial o business intelligence (BI). Sin embargo Kevin Coleman, socio y director de Operaciones de Intelligent Hospitality, asegura que “los ejecutivos hoteleros tienen mucho más que ganar si centran su atención en su pequeña porción de la tarta del Big Data: sus propias bases de datos”.

De hecho el Big Data es realmente BI aplicada a grandes conjuntos de datos, facilitados por los recientes saltos cuánticos en su procesamiento. Estos avances han surgido como respuesta a la explosión de datos que ocurre en nuestro día a día. Generamos volúmenes de datos en casi todo lo que hacemos, desde sensores en nuestros coches al rastro que dejamos en las redes sociales.

El sector turístico, y más concretamente el hotelero, es uno de las industrias más grandes y de mayor alcance del planeta, por lo que, naturalmente, también genera grandes volúmenes de datos. El potencial de los datos para la inteligencia empresarial está ahí. De hecho, como reconoce Coleman, “esa carrera ya está en marcha”.

Pero Coleman se centra en las bases de datos disponibles en los hoteles, que “no suelen estar totalmente exploradas ni explotadas para hacer crecer el negocio”.

El experto indica algunas de las causas, desde la falta de conocimientos de BI en general a la ausencia de una fuerza de gestión de datos y/o retos de procesos empresariales que comprometan la calidad de las bases de datos. Es preciso, según sus propias palabras, “un enfoque disciplinado y serio para sentar las bases adecuadas para lograr una inteligencia empresarial de impacto”.

Nuestra actividad diaria genera una explosión de datos que hay que saber analizar, algo básico para el sector hotelero. #shu#Nuestra actividad diaria genera una explosión de datos que hay que saber analizar, algo básico para el sector hotelero. Imagen Shutterstock

Para los hoteleros esto requiere meditar sobre el itinerario completo de reserva para los diferentes segmentos de mercado en los que opera.

La clave reside en tener en cuenta cómo distinguirás las reservas y sus diferentes atributos dentro de la base de datos. Por ejemplo, la capacidad de identificar con precisión el país de residencia de todos los huéspedes dependerá de los procesos in situ del departamento de reservas y de recepción para obtener esa información.

Asimismo, ser capaz de establecer el canal de venta de una reserva requiere comprender el proceso de distribución y la configuración de los sistemas implicados en él. Más allá de estas consideraciones clave en la gestión de datos, cómo serán extraídos y analizados en beneficio del hotel también tiene que ser tenido en cuenta con el fin de aprovechar de manera eficaz la inteligencia empresarial.

En opinión de Coleman Big Data y las bases de datos no son excluyentes, sino que resulta claramente beneficioso para el hotel utilizar ambos. Para él es más una cuestión de inmediatez y necesidad: “el Big Data es la guinda del pastel que representan las bases de datos”.

El tamaño importa

Y es que, también en este ámbito, el tamaño importa. Coleman ha observado en algunas grandes cadenas un microcosmos del fenómeno Big Data, donde el gasto en BI y el foco se centran en tendencias obtenidas de su base de datos como un todo para comprender mejor cómo comercializar la marca. En este caso los datos generales de la empresa son el Big Data y los de las unidades de negocio de cada hotel siguen siendo sus bases de datos, que en esos casos eran inexistentes o ignoradas.

En conjunto, el hotelero es un negocio altamente descentralizado. El reto es conseguir operar con inteligencia empresarial colocando sus herramientas en manos de los que toman las decisiones en cada uno de los hoteles y enfocar su uso hacia el crecimiento de sus unidades de negocio. Después de todo, concluye Coleman, “ahí es donde los beneficios de cualquier cadena hotelera se consiguen… o se pierden”.

Sobre este mismo tema HOSTELTUR noticias de turismo publicó 'Olvídate del Big Data: diez maneras de incrementar ingresos con Little Data', además de 'Big Data: cuatro pasos a adoptar por las cadenas hoteleras para crear su estrategia'.

La información de referencia se encuentra disponible en Hotelmarketing.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Avatar Antonio Sanchez Antonio Sanchez hace 3 años
Por supuesto, estoy convencido de que el análisis de las bases de datos propias y la información extraída del Big Data son cosas complementarias. Yo diría que nuestras bases de datos nos hablan de lo que somos ahora y nos muestran nuestra evolución, y el Big Data nos proporciona tendencias que nos sirven para explorar nuevas líneas de acción o para mejorar lo que hacemos. El reto es implementar nuestras bases de datos para que respondan de forma adecuada a lo que buscamos. En el caso del Big Data está la cuestión técnica (cómo extraer información relevante), el acceso a datos de calidad (los que de verdad son significativos) y sobre todo la gran pregunta: ¿que queremos saber?