Diario 6006 23.09.2020 | 02:54
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Presentación del estudio de Ernst & Young

El sector hotelero sostiene la competitividad del destino España

26 junio, 2012

Un análisis de la evolución de los ingresos medios de los hoteles españoles de 3, 4 y 5 estrellas, entre los años 2002 y 2010, así como el factor empleo y los costes laborales, revela que el sector hotelero es el que está sosteniendo la competitividad del destino España y asumiendo el esfuerzo frente a los demás sectores de la industria.

Así lo ha afirmado Antonio Bosch, socio responsable del Sector Turístico de Ernst & Young, durante la presentación en Palma de Mallorca, al sector hotelero, de la decimoquinta edición del informe Indicadores Económicos de la Industria Hotelera Española y del Caribe 2011 que la consultora elabora desde el año 1996; acompañado por el presidente para España de la firma, José Miguel Andrés; y el consejero de Turismo de Baleares, Carlos Delgado.

El estudio, elaborado a partir de los datos de 576 hoteles y 235.000 plazas en España y 152 establceimientos y 151.000 plazas en el Caribe, también ha revelado que los hoteles vacacionales presentan mejor comportamiento de ocupación y precios que los urbanos.

El sacrificio de la competitvidad

Bosch ha hecho referencia a la competitividad del destino España, objetivo esencial de las políticas en Turismo, preguntándose “hasta qué punto la evolución de los ratios de los hoteles ha colaborado en hacer que el destino España sea un destino competitivo”.

Para demostrarlo, Bosh ha analizado fundamentalmente dos indicadores: los ingresos medios por estancia y los ingresos medios de habitación/pensión por estancia. Destacó que entre los años 1994 y 2001, todas las categorías de hoteles, de 3, 4 y 5 estrellas, muestran un crecimiento de sus ingresos medios por ambos conceptos pero después de ese año se observa una estabilización y, finalmente, al llegar a los años de la crisis 2009 y 2010, un estancamiento definitivo y caídas significativas. “La evolución de los ingresos no consigue contrarrestar el incremento del IPC. Y si se comparan los ingreso medios nominales versus los euros reales o en términos deflactados del IPC en el sector de la hostelería, la diferencia se agranda más en todas las categorías de hoteles”.

Analizando el ingreso medio por habitación/pensión, en términos nominales, los ingresos han aumentado ligeramente pero la situación es de total estancamiento en términos reales.

En 2010, los ingresos medios en los hoteles de 3 y 4 estrellas se han mantenido en niveles de 2007 y en los de 5 estrellas disminuyen de forma significativa, situándose en niveles anteriores al 2000. Ernst & Young apunta que esta contención de los precios medios es consecuencia de una medida emprendida por las cadenas hoteleras españolas para incentivar la demanda y mejorar el posicionamiento del mercado turístico español frente a otros destinos turísticos en auge como Croacia y Turquía.

Comparado con los ingresos del sector de hostelería –hoteles, restaurantes, bares y cafeterías-, la evolución de las tarifas hoteleras se movió sensiblemente por debajo de los precios de este sector en su conjunto. “Se observa en los hoteles de categorías de 3 y 4 estrellas que la evolución en términos reales no está en línea con la evolución de los ingresos medios del conjunto del sector”, destacó Bosch.

Bosch señala asimismo que cuando se comparan con los precios de los viajes organizados, “vemos el mismo comportamiento y, de hecho, los precios hoteleros son los causantes de que el IPC de estos viajes o paquetes haya permanecido por debajo del IPC general. El estudio también observa que en los años 2009 y 2010, los ingresos medios por estancia y por habitación/pensión por estancia, los peores de la última década, sufren una caída sostenida.

"En el año 2010, observamos cómo los ingresos medios de habitación/pensión por estancia disminuyeron en todas las categorías de hoteles, invirtiéndose esta tendencia durante los primeros meses de 2011 debido a un incremento de los ingresos medios por pensión en todas las categorías, destacando de forma muy notable los hoteles de cinco estrellas".

Como conclusión, Bosch destaca que el sector hoteles es el que está soportando para que España sea un destino competitivo, es el que está haciendo el “esfuerzo de la competitividad” del destino frente a los demás sectores.

El factor empleo

Otro indicador destacado por Bosch es el efecto del factor empleo. Considerando los ratios de estancias por empleado entre 1995 y 2011, en hoteles de 3 estrellas, destaca que entre 1995 y 2007 se mantienen estables y a partir de 2008, se reduce significativamente el número de estancias, la ocupación de los hoteles baja, pero el número de empleados, sin embrago no baja en los mismos términos. Según afirma, en el sector hotelero español no hubo el desempleo que registraron otros sectores.

La facturación total por empleado desde 1995 igualmente muestra una tendencia al alza, impulsada por una mejora de la eficiencia, pero la crisis de 2008 rompe esa evolución y se producen caídas significativas.

Apunta que las estancias por empledo difícilmente podrán generar empleo si el sector no había destruidio puestos de trabajo en los años de la crisis. Lo que es un hecho, según Bosch, es que la facturación ha caído de forma importante entre 2008 y 2011, por lo que "el sector tiene poco margen de maniobra para incrementar la competitividad del destino".

Conclusiones

Bosch destaca a HOSTELTUR, noticias turismo, que "hay dos conclusiones generales a remarcar: primero, el esfuerzo de transparencia que está haciendo el sector hotelero para dar a conocer cuál es la realidad de su actividad económica y social. La segunda es que, si bien se han superado los peores años de los analizados en estudio, que fueron 2009 y 2010, todavía persisten ciertos riesgos de cara a que realmente España se pueda mantener como un destino turístico competitivo".

Agrega que para afrontar estos riesgos se necesita "de forma decidida, ciertos cambios tanto en las relaciones entre los distintos factores que intervienen en el proceso productivo del sector hotelero como en la relación entre el sector y la Administración".

¿El riesgo fundamental?: "Evidentemente hay otros mercados emergentes dentro de la cuenca mediterránea que cada día están en mejores condiciones de ofrecer productos de cierta calidad a precios ventajosos. Éste es el principal riesgo: la competencia de los nuevos destinos".

Los precios del sector hotelero español, en términos nominales, se han mantenido y hasta crecido ligeramente pero, en términos reales o deflactados, han bajado, precisamente por la presión que hacen los nuevos mercados competitivos. Bosch , sostiene que "en los últimos años, los hoteleros han venido bajando sus precios para ser competitivos, reduciendo sus ingresos medios y su rentabilidad".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.