El sector turístico considera que los atentados del 11-M no afectaron al turismo, excepto en Madrid

Los atentados del pasado 11 de marzo no han influido en los resultados turísticos de la temporada estival en España, en opinión de los directivos de agencias de viajes y hoteleros españoles consultados por EFE, a excepción de sector hotelero de Madrid, que sufrió directamente sus consecuencias negativas. El vicepresidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, Alfonso del Poyo, explicó que en un primer momento los hoteles se resintieron "gravemente" tras los atentados y el turismo cayó "de forma drástica" entre 15 y 20 puntos durante los meses de mayo, abril y junio, que son temporada alta en Madrid y la rentabilidad se redujo entre un 10 y un 15 por ciento.

Los atentados del pasado 11 de marzo no han influido en los resultados turísticos de la temporada estival en España, en opinión de los directivos de agencias de viajes y hoteleros españoles consultados por EFE, a excepción de sector hotelero de Madrid, que sufrió directamente sus consecuencias negativas. El vicepresidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, Alfonso del Poyo, explicó que en un primer momento los hoteles se resintieron "gravemente" tras los atentados y el turismo cayó "de forma drástica" entre 15 y 20 puntos durante los meses de mayo, abril y junio, que son temporada alta en Madrid y la rentabilidad se redujo entre un 10 y un 15 por ciento. Sin embargo, precisó que "es muy complicado" valorar en su justa medida si en Madrid "el bache relevante por el que pasa el sector hotelero", con caídas de ocupación y de rentabilidad, se debe a los efectos del 11-M o al aumento de la oferta hotelera que en tres años ha crecido un 45 por ciento. En julio y agosto para Madrid, que se consideran de temporada baja, el turismo también ha sido menor que en los mismos meses del año pasado y con respecto a septiembre y octubre, que son los "meses más altos" hay todavía "cierta incertidumbre, aunque parece que se reactiva algo el turismo". Por su parte, el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Apartamentos Turísticos (CEHAT), José Guillermo Díaz Montañés, considera que la repercusión de los atentados en el sector hotelero "ha sido inferior de lo esperado" gracias a la respuesta de los tour operadores internacionales así como al esfuerzo de todos los agentes turísticos nacionales y extranjeros. El sector hotelero, según Díaz Montañés, a falta de los datos definitivos, prevé que el número de pernoctaciones esta temporada será similar al del año pasado, mientras que la ocupación media será "inferior" aunque las causas de esta situación apunta más a la aparición de nuevos mercados y a la situación económica que afecta a los principales clientes europeos hacia España, que al 11-M. Por su parte, el presidente de la Unión de Agencias de Viajes (UNAV), José Luis Prieto, dijo que este verano, el turismo ha sufrido "sólo una ligerísima recesión" debida a una serie de factores, entre los que citó "la crisis del mercado alemán", pero el 11-M no ha influido "en absoluto" en estos resultados. Prieto señaló que en este momento el mundo occidental "está empezando a aprender a convivir con este tipo de hechos" y que si se producen con cierta frecuencia "podrían retraer el mercado hacia determinados destinos". Precisó, no obstante, que incluso en los años de mayor proliferación de atentados de ETA en las zonas turísticas de playa el turismo no se resintió posteriormente. A su juicio, el efecto negativo del 11-M fue "contrarrestado y neutralizado" con la Boda Real de los Príncipes de Asturias que cambió la "imagen negativa" de lo acaecido en Madrid, que ahora se percibe como "un destino positivo y con una imagen de gran ciudad". Por su parte, el presidente de las Agencias Mayoristas de España (AMAVE), Ruperto Donat, también considera que los atentados del 11-M no se encuentra entre los factores que han incidido en los resultados de la temporada y manifestó que "se trata de un episodio que todos recordamos, pero que cualquier viajero tiene asumido como un riesgo que puede ocurrir en cualquier parte". Donat prevé "una cierta bajada de ingresos" aunque el número de turistas sea "igual o algo superior al año pasado" y considera que la ralentización del crecimiento del turismo en España no se debe a los atentados terroristas sino al hecho de que España se ha convertido en un destino "maduro". 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.