Europa y Rusia negociarán la reducción de las tasas por sobrevolar Siberia

Los ministros de Transporte de la UE aprobaron ayer, por unanimidad, dar un mandato a la Comisión Europea para negociar con Rusia el problema de las tasas que deben abonar las líneas comunitarias por sobrevolar Siberia en sus rutas hacia Asia, y que se elevan a 300 millones de dólares (unos 250 millones de euros) al año.

El mandato de la Comisión tendrá por objeto reducir gradualmente estas tasas de aquí a finales de 2013 para comenzar a aplicar un sistema diferente a partir de enero de 2014, explicaron fuentes del Ejecutivo comunitario. Además, los Estados han decidido ligar ese mandato a la entrada de Rusia a la Organización Mundial del Comercio, es decir, que la UE no apoyará ese proceso a menos que se consiga un acuerdo con las autoridades de Moscú sobre el problema de Siberia. Las autoridades rusas deberán presentar un calendario detallado con las fases para reducir gradualmente esas tasas, a lo que ya se comprometieron en 2004 pero que no han hecho hasta ahora. El mandato de la Comisión también incluye la posibilidad de negociar un aumento de derechos de tráfico aéreo sobre Siberia. La tasa que aplica Rusia es "ilegal y arbitraria" y perjudica notablemente a las compañías europeas que vuelan a China, Corea y Japón, dijo durante la reunión el comisario europeo de Transportes, Jacques Barrot, según las fuentes. Si los aviones pasan por Siberia, el ahorro de tiempo de vuelo puede ser de más de cinco horas. El problema de la tasa por sobrevolar esa zona rusa es una vieja demanda de la Unión Europea, que siempre ha sostenido que su elevado nivel y el hecho de que no se aplique a todas las compañías por igual -las estadounidenses no pagan- es contrario a la legislación internacional aérea que rige la Convención de Chicago. Hasta ahora ha sido muy complicado buscar una solución dado que Rusia mantiene acuerdos bilaterales con los 25 Estados miembros, por lo que la Comisión Europea no podía intervenir. Una vez conseguido el mandato, Barrot quiere empezar las negociaciones lo antes posible, aunque todo depende también de la voluntad de las autoridades rusas. Sin embargo, la Comisión se muestra confiada, ya que "los rusos saben que si quieren entrar en la OMC, tienen que aceptar" un cambio en su sistema de tasas, explicaron las fuentes. Las líneas aéreas europeas, que utilizan la ruta por Siberia de forma regular para volar hacia Extremo Oriente, pagan una elevada tasa de sobrevuelo, que Rusia utiliza para financiar a su compañía de bandera, Aeroflot. El acuerdo con EE.UU, cada vez más cerca La Comisión Europea confía en lograr antes del verano la firma de la primera fase de las negociaciones aéreas entre la UE y EEUU. En este caso, la falta de avances también se debe a la existencia de acuerdos bilaterales de los Estados miembros con EE.UU., que impedía actuar a la Comisión, según explicaron fuentes comunitarias. Las negociaciones para lograr un espacio aéreo común liberalizado con EEUU siguen su curso, según señaló ayer Barrot, que confió en que la firma de la primera fase del acuerdo se produzca pronto. Su objetivo es que esa rúbrica se realice durante la cumbre entre la UE y EE.UU. que se celebrará en la segunda quincena de julio, aunque antes hay que ver la nueva propuesta que aprobarán las autoridades estadounidenses en abril sobre la propiedad de sus compañías. Ese sigue siendo el principal problema en esta primera fase de las negociaciones, ya que las compañías europeas sólo pueden adquirir el 25% de una aerolínea estadounidense, mientras que la UE reclama el 100%. Dentro de los 25 miembros hay posturas diferentes. Países como España e Irlanda quieren un acuerdo cuanto antes, puesto que no tienen convenio bilateral con EE.UU., mientras otros, especialmente el Reino Unido, se oponen porque cuentan con uno muy ventajoso. En estos momentos hay diez Estados miembros que no tienen acuerdos bilaterales de aviación con EE.UU. y de los quince que sí lo tienen, ocho fueron declarados ilegales en 2002 por el Tribunal de Justicia de la UE, razón por la que la Comisión comenzó a negociar un acuerdo global. Estados Unidos y la UE acaparan un 37% del tráfico aéreo mundial y un acuerdo entre los dos gigantes aumentaría en 17 millones el número anual de pasajeros y en 5.000 millones de euros el volumen de negocio. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.