Diario 5329 21.07.2018 | 08:30
Hosteltur: Noticias de turismo

Cataluña, partidaria de utilizar osos en el Pirineo como reclamo turístico

28 agosto, 2006
La Generalitat confía en que la presencia de osos pardos en el Pirineo catalán se convertirá en un importante atractivo turístico para las comarcas de la zona, hasta donde ya llegan numerosos turistas en busca de poder ver a alguno de estos grandes mamíferos en peligro de extinción.
La polémica ha envuelto en los últimos días la presencia de estos plantígrados en el Pirineo, después de que el Gobierno francés liberara el pasado martes otro oso en las montañas, el quinto dentro de un plan de repoblación de la especie. A pesar del mayoritario rechazo que manifiesta la población de los Pirineos ante la existencia de estos grandes carnívoros en libertad, la Generalitat ha avalado desde un principio la presencia y la reintroducción de osos en la zona, a los que ven como un potente dinamizador social y económico del territorio. De hecho, según explicó a Efe el jefe del Servicio de Protección de Fauna y Flora del departamento de Medio Ambiente de la Generalitat, Jordi Ruiz, se ha detectado que "mucha gente se siente atraída" por este animal y acude a los Pirineos "con la esperanza de poder verlo o encontrar alguna pisada" en el camino. "Se espera que en el futuro los osos actúen como un dinamizador del turismo. Tienen un gran potencial", subrayó Ruiz y destacó que Cataluña podría impulsar iniciativas semejantes a las que ya han promovido algunos territorios para ofrecer un turismo respetuoso con el medio ambiente utilizando la imagen del oso como marca de calidad turística y creando equipamientos y productos artesanales dirigidos a los turistas. Así, por ejemplo, en el Pirineo francés, donde habitan entre quince y dieciocho ejemplares de osos pardos, se ha creado la "Casa del Oso", que visitan más de 5.000 personas cada año. El responsable de Medio Ambiente explicó que en Cataluña los osos pardos, que se concentran en las comarcas de la Vall d'Aran y el Pallars Sobirá, matan cada año entre 15 y 20 animales como ovejas y terneros con el objetivo de obtener comida para sobrevivir, una cifra relativamente baja si se tiene en cuenta que la "ratio" que se obtiene es de "1,6 ataques por oso y por año". "Siempre existe un poco de miedo por la presencia de osos, pero no es un animal peligroso. Por lo menos no más que un ciervo o un jabalí", aseguró Ruiz. Para atender a los ganaderos que sufren los ataques de los osos, la Generalitat ha establecido un "equipo de atención inmediata", que se activa en un breve plazo de tiempo, de entre seis y veinticuatro horas, para evaluar y compensar en el menor tiempo posible a los granjeros que han perdido cabezas de ganado.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.