Diario 5350 16.08.2018 | 08:21
Hosteltur: Noticias de turismo

EE UU quiere que los viajeros se conviertan en espías de sus compañeros de vuelo

24 agosto, 2007
Una nueva ley federal de Estados Unidos concederá inmunidad a aquellos pasajeros que informen "de buena fe" a las autoridades de seguridad del país, acerca de actitudes o comportamientos sospechosos de otros compañeros de viaje y que pudieran "ser indicativos de sus actividades o condición de terrorista". Esta normativa podría convertirse en un arma de doble filo para los pasajeros de vuelos a EE UU, ya que coloca a cualquier viajero en la dual posición de 'espía' y 'espiado'.
La ley, que ya ha levantado protestas y rechazo de parte de ciudadanos y organizaciones pro derechos civiles, ha sido aprobada con carácter retroactivo a partir de octubre de 2006 para que cubra el incidente ocurrido en noviembre del año pasado con seis religiosos islámicos, que posteriormente demandaron judicialmente por falsas acusaciones a pasajeros, la compañía aérea y las autoridades aeroportuarias. Bajo la ley, cualquier persona que "de buena fe" reporte actividades que considera sospechosas de terrorismo, o comportamientos dudosos en el mismo sentido, que pudiesen amenazar la seguridad del transporte, será inmune de responsabilidad civil ulterior. La legislación se aplicará a las líneas aéreas, a los trenes, barcos y autobuses. Esta inmunidad se extiende asimismo a "cualquier autoridad oficial que reciba tal reporte y, en consecuencia, tome de buena fe las acciones que considere procedentes". La inmunidad no se aplicaría a la gente que haga informes a sabiendas de que son falsos o con una "indiferencia imprudente". Protestas contra la ley La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en ingles), sin embargo, considera que la ley es una reacción exagerada a la demanda presentada por los sacerdotes islámicos y ha expresado su preocupación de que la inmunidad cree condiciones más discriminatorias aún contra viajeros. El Departamento de Transporte recibió 47 quejas de discriminación aérea durante el primer semestre de 2007. Jesselyn McCurdy, del consejo legislativo del ACLU en Washington, ha resaltado que hay inquietud de que esta ley produzca una indiferencia imprudente en algunos ciudadanos, ya que tienen inmunidad, ante la disyuntiva de si los pasajeros que están señalando sean realmente sospechosos por su comportamiento o sea por su nacionalidad u origen étnico, agregando que tiene sus dudas sobre la eficacia de las exclusiones de inmunidad para informes falsos o ligeros. "En muchos casos se trata más de percepciones que de un comportamiento sospechoso", citando el pleito emprendido por ACLU este mes contra Jet Blue y la Agencia de Seguridad del Transporte por negar el embarque a Raed Jarrar, un residente en Estados Unidos, en agosto pasado, hasta que no cubriera su camiseta en la que se leía la inscripción "no estaremos silenciosos" en inglés y árabe. "¿Un rezo sería una actividad criminalmente sospechosa?" pregunta McCurdy aludiendo al caso de los líderes religiosos islámicos, quienes fueron vistos rezando en árabe entre otras supuestas "actitudes sospechosas", siendo esposados y detenidos por la policía aeroportuaria antes de comprobar que no representaban una amenaza. A pesar de la nueva ley, la demanda judicial continúa. Su abogando ha reiterado que tanto la compañía aérea US Airways como los policías no tienen "una razón legítima no discriminatoria que justifique el tratamiento que le dieron a los demandantes. Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.