Diario 5354 21.08.2018 | 09:59
Hosteltur: Noticias de turismo

Las low cost se "agarran" a recargos para garantizar beneficios

28 agosto, 2007
Las compañías low cost están creando recargos sobre su servicio básico de transporte como una de las estrategias para compensar la reducción de ingresos que supone mantener sus tarifas competitivas en el mercado, a pesar de tener una menor ocupación de sus aviones.
Ryanair ha anunciado un recargo por check in: a partir del 20 de septiembre cobrará tres euros extra por cada trayecto a los pasajeros que facturen su vuelo en el aeropuerto, lo que supone que un vuelo ida y vuelta tendrá un recargo de seis euros para aquellos que no utilicen internet. El objetivo, según explican, es incentivar la facturación online a través de internet, la cual no tendrá recargo alguno para los que utilizan la red y viajen sólo con equipaje de mano, quienes además tendrán embarque prioritario. Ryanair cobra también por cambiar el nombre del titular del billete 100 euros, para que un menor pueda subir al avión con carácter prioritario (casi seis euros), y por cada pieza de equipaje, unos 15 euros que se reducen a 6 si se paga por adelantado en el momento de la facturación online. El equipaje total no puede exceder de 15 kilogramos, por encima de los cuales el pasajero pagaría un recargo de ocho euros por kilogramo. Los ingresos extras generados por este tipo de recargo supusieron para Ryanair en el primer trimestre del año unos 117 millones de euros, que representan un aumento del 53%. Su rival británica easyJet también anunció en días pasados que cobrará en todas las reservas tres euros por maleta facturada, con un peso máximo de 20 kilos, a partir del próximo 1 de octubre. Cuando el pago se efectúe en el aeropuerto el cargo ascenderá a 7,50 euros. Hasta ahora, easyJet era una de las pocas compañías de este tipo que no cobraba por la primera pieza de equipaje facturada. Cada bulto extra tenía un recargo de siete euros. También, los portavoces de la empresa tuvieron en su momento una explicación mediática para esta decisión, en este caso con un componente ecológico: "Reducir el número de pasajeros que facturan, premiar a los que viajan más ligeros y reducir el impacto medioambiental que tienen nuestros aviones". Sin duda es otro caso de recargo-premio para el consumidor. Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.