Barcelona, dividida por el crecimiento de los apartamentos turísticos

Los apartamentos turísticos de Barcelona, una modalidad de alojamiento que ha ganado popularidad durante los últimos años, se siente sola frente a la sociedad y la Administración. La ciudad se encuentra dividida ante el crecimiento de esta oferta.

Según la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (APARTUR), "se nos olvida en la promoción de la ciudad". De ahí que el presidente de esta entidad, Pablo Zubicaray, pida una "discriminación positiva hacia la fórmula del apartamento reglado, pues necesita más apoyo institucional al no ser tan conocido".
 
No obstante, desde el consorcio público-privado Turisme de Barcelona se señala que la promoción realizada por este organismo se centra en la oferta global de la ciudad y en atractivos determinados (compras, gastronomía, cultura, etc) pero no en modalidades de alojamiento.
 
Según cifras facilitadas por APARTUR, los apartamentos turísticos ya representan el 11% del total de plazas regladas de Barcelona. En 2007 sumaron un total de 1,9 millones de pernoctaciones, es decir, el 12,5% de las estancias contabilizadas en la Ciudad Condal.
 
Y recientemente, se ha inaugurado el edificio de apartamentos de lujo Suites Avenue, obra del arquitecto japonés Toyo Ito, explotado por la cadena Derby Hotels.
 
No obstante, según advierte Pablo Zubicaray, "si bien puede haber espacio para esta iniciativa, porque el segmento de lujo aún tiene cierto recorrido, el sector se encuentra en una situación de sobreoferta". Y en el actual contexto económico, añade, las ventas y la rentabilidad están cayendo en picado.
 
APARTUR está formada por 95 empresas y en Barcelona existe una oferta total de 2.500 apartamentos turísticos.
 
"Pisos turísticos" sin control
 
No obstante, en los últimos años ha proliferado en Barcelona una amplia oferta ilegal de "pisos turísticos", sin ningún tipo de control, lo que ha generado un importante rechazo vecinal.  
 
Por ejemplo, la Asociación de Vecinos del Barrio Gótico ha pedido recientemente que se cierren los pisos turísticos ilegales por la especulación urbanística que originan y los jaleos que provocan los huéspedes. "La cifra de solo dos pisos precintados en un año es ridícula", declaró un portavoz de la citada entidad.
 
Pero los vecinos han ido más allá e incluso han pedido que se retire la licencia a los apartamentos turísticos reglados por considerar que también "son un problema".
 
"Lamentablemente, siempre hay gente que está en contra de todo",  apunta Franck Granados, vicepresidente de APARTUR.
 
Según añade Granados, comenzar a retirar licencias a los apartamentos reglados (además de ser una medida contraria a derecho) perjudicaría económicamente la ciudad "pues ahora el turismo ya está muy tocado".
 
Para Granados, el sector necesita el apoyo oficial de la Administración para llevar a cabo campañas que promocionen la oferta reglada y de este modo ir expulsando del mercado los pisos pirata.
 
"Esta promoción ayudaría a que los turistas se dirigan a los sitios reconocidos, legales, que ofrecen unas garantías, etc. Hay que basarse en el sentido común del consumidor", expone Granados.
 
En suma, concluye APARTUR, si el Ayuntamiento de Barcelona quiere erradicar la oferta de pisos turísticos ilegales que dan mala imagen de la ciudad y generan problemas vecinales, la solución pasará por la promoción y el apoyo oficial a la oferta legal.

Xavier Canalis (actualidad@hosteltur.com)
 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.