Diario 5430 16.11.2018 | 11:13
Hosteltur: Noticias de turismo

Las ciudades del norte de España cambian siderurgia y minería por turismo

4 septiembre, 2009
Bilbao, Avilés, Gijón, Vigo? ciudades industriales de la Cornisa Cantábrica que antaño vivieron de la siderurgia, la pesca o la minería buscan reanimar su economía apoyándose en el turismo y los servicios. La conexión público-privada es clave en estos procesos de metamorfosis.
En Bilbao, el único vestigio que queda de su pasado industrial son un par de reliquias en forma de grúas portuarias junto al Museo Ría de Bilbao. Al igual que la capital vizcaína otras ciudades del litoral norte, afectadas por las diferentes crisis económicas que sacudieron el país en el último cuarto del pasado siglo, han apostado por un mismo lema: reconvertirse o morir. Y en este sentido, el turismo les ha permitido reinventarse.
 
Aunque en la actualidad algunas ciudades de la cornisa cantábrica aún languidecen, otras se han movido rápido. Así, han puesto en valor sus recursos turísticos (escondidos entre el humo de chimeneas y nunca comercializados) para hacer realidad proyectos de ciudad, en las antípodas de lo que fue su anterior modelo económico.
 
Museos, gastronomía o nuevas miradas hacia el mar han sido iniciativas que han permitido revitalizar economías locales en números rojos y competir con otros destinos turísticos, a los que hace diez años se observaba con incredulidad.
 
Bilbao
El caso bilbaíno es paradigmático de lo que se puede llegar a hacer. En 1997 (un año antes de la apertura del museo diseñado por  Frank Ghery) el número de viajeros que aterrizaron en Bilbao fue de 267.000. El año pasado se contabilizaron 604.000 turistas, con un total de 1,11 millones de pernoctaciones.
 
Los establecimientos hoteleros crecieron en paralelo al aluvión turístico. Nombres clásicos de la hotelería de la capital (el Carlton, el Ercilla o el Villa de Bilbao), ahora compiten con grandes marcas internacionales.
 
Avilés
Vinculada desde siempre a la siderurgia, esta villa asturiana ha pasado por una serie de calamidades que la postergaron al olvido. Sin embargo, dos proyectos se van a erigir en artífices de su metamorfosis. El Centro Cultural Óscar Niemeyer y la Isla de la Innovación serán los dos revulsivos de esta ciudad", apunta Javier Arribas, director de Turismo de Avilés.
 
Mientras que el centro cultural se convertirá en punto de conexión "entre la ría y el casco histórico de la ciudad" (su inauguración está prevista para 2010), el segundo proyecto va más allá y se marca como objetivo "la transformación de la ciudad", enfatiza Arribas.
 
Gijón
Una veintena de kilómetros separan Avilés de Gijón, una ciudad que se ha reforzado turísticamente con atractivos que han jugado a lo seguro. Desde el  Acuario hasta la apuesta más sugerente: Laboral Ciudad Cultura, sede de la antigua Universidad Laboral. Este lugar alberga ahora el Centro de Arte y Creación Industrial, un espacio para el intercambio entre arte, diseño, industria y desarrollo económico.
 
Además esta ciudad supo aunar complicidades y crear una nueva estructura para la gestión del destino: la Sociedad Mixta de Turismo de Gijón.
 
Vigo
La ciudad más grande de Galicia ha vivido con la mirada puesta siempre en el puerto pesquero de O Berbés, pero la dársena para trasatlánticos ha contribuido ahora a dinamizar de la ciudad, gracias al turismo de cruceros. Otro proyecto complementario ha sido el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, el Marco, abierto en 2002.
 
En paralelo se ha producido la apertura de nuevos hoteles: AC o NH fueron algunas de las cadenas que vieron en el área del puerto deportivo y el Náutico vigués la mejor zona para expandirse por un mercado casi virgen.
 
Desde el Ayuntamiento se aspira a materializar el Plan Nouvel, un proyecto de reordenación del área portuaria, que supondría ampliar el muelle de trasatlánticos y la construcción de una torre-hotel en forma de menhir
 
Ferrol
La otra cara de la moneda la representa la ciudad de Ferrol, castigada duramente por las crisis navales de los setenta y ochenta. A diferencia de los ejemplos anteriores, Ferrol no ha encontrado aún su camino alternativo.
 
La puesta en marcha del Plan de Dinamización Turística y el acuerdo alcanzado con Feve para recorrer en tren algunos de los parajes más hermosos del litoral norte constituyen las dos únicas iniciativas de cambio en una ciudad que lucha por salir del olvido.
 
Conexión público-privada
En conclusión, más y mejores apuestas por un urbanismo a favor de ciudadanos y visitantes han traído consigo cambios de mentalidad y un aperturismo en estas sociedades urbanas.
 
Pero ha sido necesaria una fuerte inyección económica, pública y privada, para hacer realidad esta mutación, lo que previamente ha requerido una conexión entre las diferentes Administraciones y el mundo empresarial.

La versión completa de este reportaje puede leerse en la revista HOSTELTUR del mes de septiembre e igualmente puede descargarse como PDF a través de este enlace.
 
Alfonso Basterra (alfonso.basterra@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.