Diario 5716 18.10.2019 | 05:58
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Gerardo Díaz Ferrán atribuye la quiebra a la falta de crédito

"Yo mismo tampoco volaría con Air Comet"

24 diciembre, 2009
Con esta insólita frase, el presidente de Air Comet y de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, intentaba explicar ayer en rueda de prensa que entendía lo que habían sentido los pasajeros de la aerolínea ante las noticias que recogían los medios sobre su difícil situación, llevando a muchos a cancelar el billete comprado anticipadamente. Atribuyó la quiebra de la compañía a la crisis económica y a la imposibilidad de encontrar financiación. "En cuarenta años como empresario es la primera vez que me enfrento a un concurso de acreedores y a una situación tan dramática". Cifró en 7.100 los afectados en esta semana.
Ayer, cuando menos se esperaba, Díaz Ferrán decidió enfrentarse a los medios. El presidente de Air Comet defiende su gestión al frente de la aerolínea y atribuyó su quiebra a la crisis económica y a la imposibilidad de encontrar financiación, tanto de un comprador privado, que, según reveló, iba a inyectar 90 millones de euros antes de que se produjera la sentencia del juez británico, como de las propias empresas del grupo Marsans que ya habían aportado 143 millones de euros.

Díaz Ferrán insistió en que "ya no había euros" para seguir invirtiendo desde otras empresas de la compañía, que pusieron dinero por encima de sus posibilidades, hasta el punto de que se ponía en peligro los puestos de trabajo de los 17.000 empleados del grupo Marsans, aseguró.
 
Un proyecto roto

"Air Comet era un proyecto que ilusionaba tanto a los accionistas como a los trabajadores y desgraciadamente se ha roto. La compañía está cerrada por la orden de un juez y una sentencia desproporcionada en el tiempo, que ha obligado al cierre en el peor momento", reconoció Díaz Ferrán.
 
Al respecto, indicó que la compañía trató retrasar hasta después de Reyes la aplicación de la sentencia, que llegó "tan sólo cinco días después de la demanda" e implicaba la paralización de las ventas de billetes desde el viernes y la inmovilización de los aviones a partir del lunes. Air Comet intentó negociar con el banco alemán Nord Bank un aplazamiento de la deuda sobre su flota. "No se nos ponía ni al teléfono", apuntó.
   
Díaz Ferrán aseguró que la compañía estaba "bien gestionada" y que durante los dos últimos años, ante la "virulencia de la crisis, el descenso del tráfico aéreo, los bajos precios y la falta de ingresos permanente que venía sufriendo la aerolínea para su explotación, buscó todo tipo de financiación, a través de créditos del ICO, acudiendo a entidades y a la banca extranjera sin encontrar ni un solo crédito, ni apoyo financiero y sólo disponía de dos o tres millones de créditos anteriores".

No obstante, aseguró que no tiene "ninguna queja hacia el Gobierno", ya que al no encontrar financiación de ninguna entidad no puede acogerse a la línea ICO habilitada para aerolíneas.
   
En cuanto a la venta de billetes, Díaz Ferrán no precisó cuántos se han vendido. Indicó que algunos viajeros que realizaron la compra anticipada dieron ya de baja su billete al conocerse la difícil situación de la aerolínea, y reconoció que desde entonces no se vendían billetes como antes. "Yo mismo viéndolo desde fuera ante esta situación tampoco volaría con Air Comet", reconoció, para confiar en que el número de afectados irá disminuyendo, para lo que será fundamental "esta semana y la siguiente".

Venta frustrada
 
Respecto a la compra, refirió que Air Comet firmó hace un mes con el grupo holandés Air Transport un acuerdo de compra-venta, por la que el comprador se comprometía a invertir en la aerolínea 90 millones de euros por la venta al precio simbólico de un euro, un acuerdo que fue notificado a Aviación Civil. De esa cantidad, el comprador debía haber realizado una primera inyección el pasado 20 de diciembre, pago que no se había formalizado todavía cuando llegó la sentencia de Londres.
 
Díaz Ferrán aseguró entonces que el "nuevo propietario" de Air Comet intentó buscar financiación durante el pasado fin de semana para poder cubrir la deuda con el banco alemán pero fue "imposible".
 
Explicó que Air Comet también se ha visto afectada por el incumplimiento del acuerdo contraído con el Gobierno argentino en el proceso de nacionalización de Aerolíneas Argentinas, por el que esperaba recibir 200 millones de dólares (unos 139 millones de euros) durante este año. En este sentido, el presidente de la patronal anunció que presentará una demanda contra el Ejecutivo que encabeza Cristina Fernández de Kirchner por incumplir este entendimiento.
 
Según el presidente de Air Comet, si este capital hubiese ingresado en las cuentas de la compañía y la sentencia judicial no hubiera llegado en medio de la venta de la aerolínea, "se hubiera solucionado y no se estaría ante esta situación".

Agradecimiento y compromisos
 
El presidente de la CEOE recordó que en España se han cerrado 300.000 pequeñas y medianas empresas, y que Air Comet, como "empresa mediana que es" se ha visto impulsada al cierre. Respecto a la venta de Viajes Marsans, Díaz Ferrán se limitó a decir que confiaba en que ninguna otra compañía del grupo esté en peligro.

"Lamento que una compañía como Air Comet, que era viable y estaba bien gestionada, haya tenido que cerrar por falta de crédito y una sentencia desproporcionada y que ahora los trabajadores sufran las consecuencias de un ERE sumándose a las ya elevadas cifras del paro?, afirmó agradeciendo a los accionistas y a los trabajadores "por los esfuerzos realizados".
 
Díaz Ferrán informó de que la compañía inició ayer los trámites para la presentación del concurso de acreedores voluntario mediante una cuestión previa, que permite fijar un plazo máximo de tres meses para llegar a un acuerdo con todos los acreedores.
 
El presidente de la compañía indicó que al tener Air Comet la licencia de explotación será la compañía la que deba afrontar el pago del traslado de los pasajeros y no el nuevo propietario Air Transport, pero "todo dependerá del concurso de acreedores", en el que se incluirán los activos de la aerolínea, un avión en propiedad de los cinco con los que opera y dos edificios, entre otros activos.
 
En cuanto al pago de las nóminas atrasadas, Díaz Ferrán reiteró su compromiso de abonar la nómina de octubre y parte de la noviembre a los trabajadores así como los pagarés firmados por los trabajadores, que cobrarán "incluso si se han devuelto", pero señaló que el resto de los salarios adeudados y la indemnización mínima de 20 días por año trabajado dependerá de "las prioridades que fije el juez".

HOSTELTUR (transportes@hosteltur.com)

 
Avatar redactor Carlos Paquito

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.