Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Ocho ideas y un vídeo para una definición operativa de la motivación

12 enero, 2010
Este vídeo, que ya publiqué el pasado 8 de marzo Día internacional de la mujer, lo recupero hoy para hablar de la importancia de la motivación en el desarrollo profesional, mucho mayor que la de otros factores como el talento, concepto tan abstracto como utilizado en los últimos tiempos. Pasamos de hablar de capacidades a habilidades, luego se puso de moda la palabra competencias muy mezclada con la de conductas, y ahora el es turno del "talento", mucho más vago pero con más glamour consultoril.
Una persona especialmente motivada es capaz de poner en juego gran parte de sus destrezas y conocimientos actuales con la necesaria eficacia y, en su caso, de desarrollarlas y perfeccionarlas. Sin embargo, el talento potencial es una futil promesa sin la presencia de la suficiente motivación. De ahí el uso del término potencial.

El problema es que el concepto motivación también es sobreutilizado y muchas veces de forma circular para explicar casi cualquier comportamiento o su ausencia: fulanito no trabaja con intensidad porque no está motivado, y sabemos que no está motivado porque se ve que trabaja con poca intensidad. Ya sabéis, la psicolabia que lo explica todo pero no aclara nada.

Para intentar enfocar de una manera más operativa el factor ?motivación? tan relevante en orientación, psicología y coaching, os dejo con algunas ideas concretas que ya aparecieron directa o indirectamente en este blog y que espero ?motiven? el debate.

8 ideas para una definición operativa de la motivación

1. La motivación es causa pero también puede ser consecuencia.
A veces hay que confiar en que la motivación llegará después, como decíamos en la motivación no importa, una idea que tiene mucho que ver con una frase que utilizo frecuentemente: te sientas como te sientas, haz lo que debes. Planificar y agendar tareas es planificar también la posibilidad de que surja la motivación.
Acepta que no estarás siempre locamente motivado. Si esperas a estar increíblemente motivado para pasar a la acción estarás poniendo mucha presión en ti mismo. Generalmente, cuando uno se ocupa activamente, aunque no tenga ganas, la pasión y el interés surgirán de la propia actividad.
De la inactividad sólo puedes esperar más inactividad, así que en caso de desmotivación mantente ocupado, aunque sea un poquito.

2. La motivación no es tener ánimo sino tener motivos.
La motivación no depende especialmente de lo que pensamos o sentimos. Como mostraba la metáfora del ordenador, tendemos a sobrevalorar la influencia de nuestras emociones y pensamientos en nuestra motivación, en nuestras conductas. Que finalmente hagamos algo en un momento dado depende mucho de las experiencias pasadas y de sus resultados. La motivación futura generalmente se va asentando en los hábitos de una manera no consciente y está  generada y ?moldeada? por las contingencias educativas, familiares y sociales en general.
Muchas personas no están muy contentas yendo al trabajo cada mañana y sufren pensamientos y emociones negativas al respecto, pero acuden. Muchas personas desanimadas para hacer algo pero con motivos para hacerlo acaban haciéndolo durante gran parte de sus vidas. Y es que el ánimo y la motivación son cosas diferentes.

3. La motivación depende del contexto.
El ?lavacoches? del vídeo sabe limpiar, pero no limpia en casa. Su comportamiento higiénico fue exclusivamente educado y recompensado en actividades y contextos típicamente masculinos, por ejemplo, siguiendo el modelo de figuras cercanas como su padre, y de otros referentes sociales como los protagonistas de pelis y series que se ocupan personalmente de sus vehículos y nunca aparecen realizando tareas del hogar. Ya sabes, aquello de los niños ven, los niños hacen. Y las niñas, claro.
Las personas aplicamos nuestras habilidades de forma variable según el contexto y la situación en las que haya que ponerlas en juego. El talento sale a relucir o no en función de la motivación relacionada con cada contexto. La mayor parte de las personas ya saben lo que tienen que hacer, lo que pasa es que no lo hacen, no al menos en todas las situaciones. Y siendo más específicos, lo hacen en unos contextos y no en otros porque así han sido sus experiencias anteriores.
Seguro que te concentras mejor en el trabajo o en tu casa, o viceversa, porque es diferente cómo organizas cada contexto, lo que obtienes en cada uno y los hábitos que se generan. Las personas no estamos motivadas en general, sino que nuestra motivación es contextual, temporal y específica, relacionada con una actividad en un tiempo y en una situación concreta.

4. La motivación pasa por definir objetivos.
Una persona que no se propone objetivos o metas profesionales, por definición, es una persona desmotivada, y a menudo, desanimada. Disfrutarás y te sentirás más implicado, por ejemplo en tu empleo, si te marcas tus propios objetivos diarios, semanales, etc. Lo consigues porque te lo propones: más y mejor planificación implica más y mejor motivación.
Si estás buscando trabajo tu motivación crecerá si marcas metas alcanzables y concretas. Algunos ejemplos de posible hitos serían contactar con una persona conocida al día para informarle que estás buscando empleo y pedirle consejo; chequear 5 portales de ofertas de empleo en internet al menos una vez por semana; realizar autocandidatura presencial en 20 empresas al mes, etc.

5. La motivación no es lo que harías, es lo que haces.
Cuando nos encontramos en contextos sociales hay más posibilidades de que nuestras intenciones declaradas no tengan que ver con nuestra motivación real, como ejemplifica el relato de la anfitriona y el pianista o la metáfora del boxeador.
En un contexto de cambio de año o de estación (por ejemplo, tras el verano) millones de personas deciden de repente cambiar o mejorar sus vidas, pero lo hacen influidas por la costumbre y no por el autoconocimiento de sus verdaderos intereses personales o profesionales, y sin usar métodos de planificación que faciliten y aseguren el éxito de esas intenciones.
No busques tu motivación en condicional, no dediques tiempo a lo que harías.  Encontrarás fácilmente tus intereses indagando en lo que ya haces cotidianamente, todos los días. ¿Quieres estar más motivado? Entonces descubre qué te gusta hacer de lo que YA estás haciendo y dedícale más tiempo. No malgastes tu vida esperando que surja la motivación; organiza tu vida alrededor de lo que te apasiona ahora, aunque sea un poquito, y ponte con ello, como la afiladora de lápices. ;)

6. La motivación no debe convertirse en una obsesión.
En un artículo publicado hace un año hacíamos esta pregunta: ¿por qué se preocupa tanto la gente por la motivación? La motivación es algo que se tiene o no se tiene. Si no estás motivado, ¿por qué preocuparte? Si no estás motivado es porque no te importa lo suficiente para actuar. Si no estás motivado para actuar, ¿por qué preocuparte? Es preferible aceptar quién eres y seguir así en vez de angustiarse.
Demasiadas personas están siempre pensando en dar giros totales a sus vidas, fantaseando con grandes cambios radicales, actitud que generalmente les impide disfrutar de las ventajas de sus ocupaciones y sus relaciones actuales, y no les deja concentrarse en sus pequeñas pasiones e intereses cotidianos cuyo desarrollo produciría gradualmente los verdaderos cambios. Podría decirse que deseando las cosas inciertas perdemos las ciertas.
Si no estás feliz con tu vida pero no estás dispuesto a hacer nada para remediarlo, es probable que no seas tan infeliz como crees. Deja de preocuparte por las cosas que deberías estar haciendo, pero para las que no tienes tiempo ni ganas suficientes, y enfócate sobre las que ya haces.

7. La motivación sale ?de dentro? pero antes vino ?de fuera?.
¿La motivación está dentro o está fuera? A la motivación le pasa como a esos barquitos metidos en botellas, que se percibe con cierta naturalidad verlos dentro pero se desconocen los procedimientos, experiencias, tiempo y esfuerzo que fueron necesarios para introducirlos. El manido debate motivación intrínseca o interna, y motivación extrínseca o externa parece no tener mucho sentido.
Los empleadores dicen que prefieren a los trabajadores que ya vienen motivados de casa y con la sonrisa puesta. Pero esas personas adquirieron esa motivación laboral que les sale de dentro de forma natural gracias a experiencias profesionales y personales que tuvieron en el pasado en otras empresas o entorno laborales.
Pero no se le puede pedir a nadie que saque su ?motivación interna? si no la tiene. si nunca llegó a entrar. Las organizaciones y los centros educativos son los responsables de crear las condiciones apropiadas que estimulen la generación de esa motivación para que cada uno la interiorice de forma idiosincrásica.
También todos nosotros podemos cambiar nuestra motivación e introducir en la botellita de forma gradual el barquito que más nos interesa. ¿Cómo? La idea es fácil aunque conlleva tiempo, planificación y esfuerzo. Como todo lo bueno. ;) Si quieres estar motivado para llegar a hacer las cosas o conseguir los objetivos que te has propuesto, organiza tu vida y tus hábitos para aumentar la probabilidad de que eso ocurra.

8. La motivación es idiosincrática: crítica a las ?teorías de la motivación en recursos humanos?
Lo que motiva a una persona es? lo que motiva a esa persona en un momento dado, en un contexto determinado y en unas condiciones personales específicas. Muchos expertos que se declaran humanistas (término redundante que presupone que alguna psicología se describiría como antihumanista) y resaltan la ?complejidad del ser humano?  aceptan con comodidad la manida pirámide de Maslow y otras teorías de la motivación rígidas, parciales y confeccionadas con tópicos y lugares comunes que animan cualquier conversación de café.
Otros generalizan afirmando, por ejemplo, que ?los incentivos económicos son motivadores poco importantes cuando se trata de comportamientos complejos?; en un ejercicio de simpleza intentan identificar el reconocimiento o los motivadores sociales con palmaditas en la espalda y halagos burdos; o muestran su mejor retórica cuando dicen que ?la verdadera motivación está en el interior? aunque luego todas sus recetas para ?sacarla? sean medidas externas e instrumentalistas. ¿Realmente hay conocimiento científico suficiente que avale tanto brindis al sol sobre cómo funciona la motivación?
Al menos seamos coherentes con esos principios humanistas y aceptemos que la motivación es idiosincrásica y única, que depende en gran parte de las experiencias previas de cada individuo que conformaron sus intereses y sus motivadores, y de sus necesidades, situación y alternativas actuales. Los que quieren encontrar modelos explicativos generales de la motivación y citan teóricas teorías X o Y, están buscando una forma barata de incentivar a sus recursos humanos y de justificar un concepto mercantilista y escalable de la productividad aplicado a todos por igual.
Hasta la motivación del perro del chiringuito es idiosincrática y muy diferente a la de otros canes, y su evaluación requeriría de observación sistemática realizada por profesionales expertos. No existe una motivación de las personas, sino una motivación para cada persona en un momento y contexto determinados. La genuina finalidad de un profesional de los recursos humanos es conocer la inclinación motivacional de cada uno de sus clientes internos en el ámbito de la organización de que se trate.
Los ?departamentos de personal? sólo tienen sentido si tratan la motivación de cada persona como un caso único.

Alfonso Alcántara
Post extraído del blog Yoriento
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Estimado lector hotel-innovador: contestando a su P.D, le diré que nuestro estimado Juan Sobejano dejó de trabajar en HOSTELTUR el mes pasado. Le dejo aquí el enlace a su último artículo, por si quiere leerlo: https://www.hosteltur.com/65664_final-lo-importante-son-personas.html Gracias por leernos y un saludo,