El post: Turismo social saludable en Andalucía

Hace ya mucho tiempo que se piensa, y las cifras nos dan la razón, que el nicho de mercado turístico potencial que más va a crecer en los próximos años va estar situado en los usuarios turísticos de más de 50 años  gracias a la implantación de la sociedad del bienestar y como no, a los avances científico-médicos que harán que nuestra esperanza de vida se acreciente.

Pensando en el usuario Europeo, todos los que hemos trabajado, y trabajamos en el turismo, tenemos el perfil bien claro en nuestra mente... "personas tranquilas, amantes de la naturaleza y la cultura, paseantes incansables, cámara en ristre, de nuestras ciudades, exigentes pero agradecidos, desconfiados en momentos, y achacosos en otros, con un nivel de gasto bastante aceptable,  y muchas cosas más..."  han sido abordados siempre desde las estrategias de las grandes empresas turísticas y desde las que desarrollan muchas administraciones turísticas locales, regionales o nacionales.

¿Que ocurre con el pensionista español... ? pues todavía nos queda fuera de nuestro alcance, o quizás, no hemos sido conscientes de que ya en España, en Andalucía, son muchos los pensionistas, con medios económicos suficientes, los que comienzan a "exportarse" como usuarios, cada vez más iguales a los europeos, para los segmentos de cultura, naturaleza, etnología, etc., dejando ya atrás una iniciativa, que aunque importante y necesaria, necesita de reorquestación... el IMSERSO.

Desde el trabajo institucional, estamos pensando en la gran potencialidad que ofrece este nicho de mercado, de personas cercanas, Andaluzas en su gran mayoría, que puedan llegar a consumir nuestros productos turísticos, lejos de las denostadas jornadas de "baile y copas" de Benidorm (con todos mis respetos a un producto que vino a cubrir unas necesidades) pero que ahora, si somos capaces, están justo en el punto de poder ser reemplazadas con otros leit-motiv, más propios, más sugerentes y más vivenciales...

El turismo de interior, su riqueza y singularidad, el ámplio abanico de experiencias vivenciales que es capaz de desplegar, es garante, si lo sabemos comunicar adecuadamente, de una optimista evolución de nuestra potencialidad turística y de sostenibilidad para nuestros entornos Naturales, Culturales y Etnográficos.

Así ha sido entendido por destinos territoriales dentro de Andalucía que han cautivado, con las actividades senderistas, la balneoterapia, y otro tipo de actividades, a este colectivo que ha cambiado el "baile y copas al son del cha-cha-cha" en las costas, por el interés inusitado por la Naturaleza, el ejercicio físico moderado... (a donde les lleven las fuerzas y el ánimo...) y la cultura para convertirse en asiduos "activistas" de la cultura, la naturaleza y su cuidado, y el bienestar a través de la gastronomía y el perfecto equilibrio entre sociedad y medio.

En definitiva, pensamos que tenemos que actuar, tenemos que articular productos ricos, plenos y singulares, susceptibles de ser consumidos por estos avezados pioneros (Españoles por España) que quieren sumar enteros a sus vivencias terrenales y aprovechar todo lo bueno... maravillosamente bueno, que nuestra tierra nos aporta, y que por muchas razones nunca tuvieron la ocasión de mirar tras la esquina, y poder vivir estas experiencias que otros, venidos desde tan lejos, ya habían descubierto hace años.

Gastronomía, actividad física moderada, ocio en naturaleza, ocio en entornos culturales diversos y la familiaridad de que todo puede quedar en casa... la sensación psicológica de vivir lo que te pertenece, es la masa adecuada para cocer un producto turístico formidable, el turismo saludable en Andalucía.

Antonio Jesús Reina
El post en la Comunidad Hosteltur
 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.