Diario 5719 22.10.2019 | 02:55
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Los cambios en el BSP están siendo determinantes

Las agencias sin licencia IATA se multiplican

7 octubre, 2010
En enero de 2010 unas 7.200 agencias de viajes contaban con la licencia de IATA para poder emitir los billetes de sus aerolíneas asociadas. Siete meses después ese volumen bajó casi un millar de oficinas hasta situarse en menos de 6.300. El bajón coincide con la entrada en vigor en abril de los nuevos criterios del BSP, según ha podido averiguar HOSTELTUR.
El número de agencias que tenía licencia IATA en enero de 2008 era de 8.000, cifra que cayó a las 7.500 en enero de 2009, y a las mencionadas 7.200 un año después, según ha podido saber este diario. Unos descensos generados en la gran mayoría de los casos por los cierres de las agencias que no han aguando la crisis. Pero el descenso más significativo se produce a lo largo del presente año, coincidiendo con el endurecimiento de los requisitos del BSP, cuando se bajó a 6.300 agencias (más de 1.900 centrales y 4.350 sucursales).
 
Estos dos factores (crisis y nuevos criterios del BSP) han producido que el porcentaje de agencias de viajes con licencia IATA haya bajado en unos años desde más del 80% al actual 60%. Una tendencia con especial incidencia en aquellas agencias de viajes con escaso volumen de negocio de viajes corporativos.
 
Ante estos nuevos criterios, muchas agencias han optado por renunciar a la licencia de IATA y conseguir los billetes de avión a través de otras agencias de viajes, con licencia, que a cambio de un rappel o fee actúan como consolidadoras. Y lo previsibles es que si, finalmente, las aerolíneas impusieran el BSP semanal, la tendencia a renunciar a la licencia IATA aumentaría considerablemente. No obstante, de momento las agencias han conseguido dejar en suspenso tal pretensión. 
 
Equilibrar la balanza entre avales y rappels 
 
Estas consolidadoras tienen un perfil parecido, y suelen ser agencias de tamaño mediano, con pocas sucursales, y de ámbito local. Aunque también se están dando casos en los grupos de gestión de asociadas que actúan de consolidaras para las otras agencias. Con la actual situación se recupera la figura del consolidador de hace años, pero con las facilidades de ahora del binomio billete electrónico-e mail y la simplicidad de la desaparición de las comisiones porcentuales.
 
Pero para prestar este servicio a otras agencias deben poner en la balanza el aumento de avales que le exige IATA por un aumento del volumen de emisión, y la rentabilidad que logran a partir de los fees o rappels que cobren a aquellas agencias por emitirles los billetes.
 
Y es que hay que tener en cuenta que, con los nuevos criterios del BSP, vigentes desde abril, IATA calcula el aval en base al promedio de los pagos realizados en los últimos doce meses al BSP, siendo el importe de la citada garantía el equivalente a 50 días. Es decir, cuanto más se factura, más aval hay que depositar.
 
Una situación que, por otro lado, preocupa a IATA, ya que esta intermediación extra de la consolidadora entre las agencias no IATA y las compañías aéreas, puede aumentar los riesgos de defaults, al existir un proceso intermedio de cobro.
 
José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com
http://twitter.com/JMaDelarosa
http://twitter.com/hosteltur 

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.