#Hoteles ...lo hacemos bien?

Un post de Luis Blazquez, en Hoteles y alojamientos

14 de Febrero del 2014

4

Recientemente hemos estado unos días de vacaciones, no hay mejor manera de darse cuenta de los ‘errores’ u ‘aciertos’ que visitando otros establecimientos de los compañeros del sector …. ya sabéis que muchas veces vemos ‘la paja en lo ajeno que la viga en lo nuestro’ ;(

Normalmente, esos ‘NO aciertos’ son debidos al ‘apalancamiento’ que provocamos nosotros mismos, los gestores… como lo hemos hecho así ‘toda la vida’, ¿por qué lo vamos a cambiar?

Os pongo en situación y vemos 3 casos en los que posiblemente se cometan estos errores. Si os parece bien, los comentamos, tanto desde el punto de vista del ‘hotelero’ como del de ‘clientes.

Hotel 4 estrellas en las islas enfocado al vacacional:

1/ caso : Que te llamen (y entran) todos los días a la puerta de tu habitación entre las 17,00 y 18,00 horas para darte ‘2 bombones’ ¿De verdad que es necesario? ¿NO se dan cuenta de las molestias que ocasionan?

2/ caso : Muy similar al anterior: Que te llamen cada 3 días a las 9.00 de la mañana a la puerta de tu habitación para ‘rellenar el minibar’ ¿de verdad que es necesario causar esta siguiente molestia?

3/ caso: Todos (o casi) conocemos que existen servicios ‘premium deluxes’ en estos establecimientos, con ventajas en ciertos servicios como: restaurantes exclusivos, zonas de piscina/hamacas exclusivas, bares/salas privadas, etc. Partiendo de la base de que lo veo bien, ya que son ‘extras’ y pagas por ellos, el error lo encuentro cuando se prestan estos servicios sin una ‘separación mínima o suficiente’ de los servicios básicos ¿qué crea esto. Confusiones, celos, encabronamiento entre los propios clientes y entre clientes/hotel.

Estos son tan solo 3 casos que he vivido recientemente, pero seguro que podríamos enumerar bastantes más ;(

¿De verdad que es tan difícil poner remedio a los mismos? ¿Qué opináis?

Comentarios 4

Escribe un nuevo comentario

Miguel Angel Campo Seoane 17/02/2014 11:02:58

Hola Luis, señalas nada más que tres ejemplos, que marcan la diferencia, indicando que no lo hacemos bien, o por lo menos que no lo hacemos tan bien como sería deseable, en el último año he visitado cuatro establecimientos diferentes, dos vacacionales, uno urbano y un balneario, tres de ellos los había visitado anteriormente, y en el otro era la primera vez que lo visitaba, la experiencia en este año ha sido:

En el más visitado, al que fuí por primera vez hace 25 años y quitando un intervalo de diez años, en el que no pude volver por razones laborales, lo he visitado unas diez veces a plena satisfacción, en estancias de siete a doce días, el año pasado estuve por última vez, y si bien el precio, ha sido más bajo que en visitas anteriores, los menús y el servicio en el comedor ha sido de tan baja calidad que me han quitado las ganas de volver, al dar valor al dicho castellano de “regalado es caro”.

En otros dos con estancias anteriores en unas tres ocasiones, solo volvería a uno de ellos, que precisamente ha sido el de mayor precio, y en el cuarto que visitaba por primera vez, pese a ser muy barato, no me han quedado ganas de volver.

Soy consciente de que con los precios que cobran para ser competitivos, no se pueden hacer milagros, el caso es que yo no los busco, lo único que pretendo cuando voy a un hotel es tener una experiencia gratificante, y la diferencia entre hacerlo bien o mal, en muchas ocasiones, es más de capacidad organizativa que de dinero.

Así que si juzgo por experiencia personal, no lo deben estar haciendo muy bien, espero más opiniones.

Luis Blazquez 17/02/2014 11:02:17

Hola Miguel Ángel ¡ Encantado de saludarte ; muchas gracias por compartir.

Me quedo con tu último párrafo : " y la diferencia entre hacerlo bien o mal, en muchas ocasiones, es más de capacidad organizativa que de dinero"
Si os dais cuenta,los errores que comento NO tienen nada que ver con el tema económico .... si se organizasen bien o pensasen en el servicio a los clientes se evitarían esos contratiempos,no ?

Juan Antonio Mota Navarro 21/02/2014 20:02:07

Hola Luis y Miguel Angel, al fin me incorporo a esta nueva comunidad.
Los casos 1 y 2 están exentos de sentido común, ya sabéis el "menos común de los sentidos". Te cargas el concepto fundamental, hospitalidad, porque esas no son horas de entregar bombones o de reponer el minibar.
En cuanto al 3 punto, creo que es importante delimitar los espacios.
Soluciones clásicas:
1.- Ponga los bombones cuando haga la habitación o cuando haga la cobertura nocturna (en 4 estrellas no suele verse).
2.- Reponga el minibar cuando haga la habitación.
3.- No cobre por un servicio si no es capaz de diferenciarlo.

Un saludo y hasta pronto

Luis Blazquez 21/02/2014 21:02:43

Gracias Juan ¡ .... lo que comentábamos,lo básico y fácil que puede llegar a ser y lo que se complican algunos .....
Saludos ¡

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.