Turismo, seguridad y reputación

Un post de Iñaki Garmendia, en Economía

18 de Julio del 2016

0

En la Actividad turística, el “qué dirán, el cómo nos verán o como nos perciben” es un aspecto consustancial para su suerte y devenir y por lo tanto, está muy presente en su día a día.

Y es que, todo destino desea apropiarse de ese estado o valor que representa la buena reputación para llegar a las mentes y los gustos de sus clientes, reales y potenciales, y con ello, alcanzar los objetivos previstos.

Hemos de pensar que la imagen y la reputación turística son una consecuencia de lo que se hace, de lo que ocurre y de lo que se dice como destino e interés turístico. De esta forma se va generando un poso de percepción que, todos deseamos, que sea lo más positivo posible.

Una reputación que parte de los productos, vivencias y experiencias que surgen de los recursos y atractivos de “carácter institucional” y, de la oferta de alojamiento y de restauración, la ser estos dos subsectores, los más significativos dentro de la gran maraña de servicios privados.

Además la reputación puede también estar dotada de lo que históricamente haya sido u ocurrido en mi país - destino, al margen de que la naturaleza de esos hechos tengo o no un carácter turístico.

Por ello, el mantenimiento y la alimentación continuada de una buena realidad – imagen, irá generando una reputación en sus destinos y empresas, algo que les permitirá poder hacer frente a situaciones de crisis e inestabilidad.

Pero cuando surge la inseguridad; la imagen y reputación de los destinos, puede llegar a resentirse muy profundamente y generar cierto rechazo.

Para que esa imagen - reputación turística no se convierta en algo efímero en momentos de crisis, será necesario dotarla de irrefutables particularidades. Son “situaciones particulares” que requieren de “actitudes particulares”. Llegados a este punto, considero que se impone lo que denomino

“Responsabilidad Social y Sectorial Turística”, como sinónimo de deber y conveniencia, en materia de imagen y reputación.

Que, en materia de información, sería aconsejable que…

·Sea lo más veraz y real posibles.

·Acumule todo un conjunto de factores diversos, turísticos y no turísticos, públicos y privados.

·Sea elástica y adaptada a cada una de las diferentes audiencias, nichos y públicos objetivo.

·Por derivación, sea capaz de ajustar la relación turista - destino continuamente, y más en esos momentos.

·Se imponga la coherencia frente los vaivenes y contradicciones.

·Disponga de las herramientas y de los factores de creatividad acordes con la sensibilidad existente.


En definitiva, que se siga generando ROCE y PROXIMIDAD con los mercados aunque las circunstancias nos empujen hacia la reclusión e inapetencia y esperar que escampe.

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.