Diario 2380 24.09.2020 | 20:30
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

El turismo argentino evidencia su fragmentación ante la “emergencia”

Un proyecto de salvataje avanza en Diputados y otro, en el Senado, mientras la industria se sumerge en la grieta política 8 agosto, 2020

El sector turístico argentino, sumido en una grave crisis como consecuencia de la pandemia de COVID-19, ya no puede ocultar su fragmentación en relación a los caminos a seguir para encontrar oxígeno tras casi 150 días sin facturación. El proyecto del Ejecutivo que avanza en la Cámara de Diputados; y el del Senado, que sería aprobado en esta cámara, ponen en relieve la grieta dentro de la Cámara Argentina de Turismo (CAT) y de la propia coalición gobernante.

Desde el 20 de marzo, Argentina se encuentra en cuarentena y con su turismo paralizado, con su empresariado asfixiado por una facturación cero, la prohibición de efectuar despidos y, al momento, muy escasos beneficios tributarios, limitados exclusivamente al sostenimiento de los empleos. Según la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), más de 3.800 empresas ya cerraron sus puertas y el 70% considera estar al borde del cierre definitivo.

Aunque es cierto que el Gobierno de Alberto Fernández ha dispuesto importantes medidas de alivio, como la cobertura de una parte de los salarios de los trabajadores (el programa llamado ATP), tras casi 150 días de parálisis, esos auxilios comienzan a tornarse insuficientes.

Recuerdo de aquella primera reunión de Matías Lammens con una CAT que buscaba mostrarse unida

Ya en marzo, y de manera paralela, el Poder Ejecutivo y el Congreso comenzaron a trabajar de manera simultánea, pero separada, en la búsqueda de una ley que ofreciera contención. Mientras que el Ministerio de Turismo y Deportes (MinTurDep) decidió impulsar un plan de incentivo de la demanda para el "día después" y avanzar en otras medidas a través de decretos y resoluciones; el bloque oficialista de la Comisión de Turismo de la Cámara de Senadores trabajó varios proyectos y luego los unificó, con el foco puesto, por el contrario, en dejar asentados en el texto de la ley los beneficios impositivos y laborales, además de un plan de recuperación más amplio.

(Ver: Argentina: Congreso y Gobierno avanzan hacia la emergencia turística)

En diálogo con HOSTELTUR, un importante dirigente del sector privado del turismo argentino afirmó: “Antes, teníamos problemas porque nadie nos prestaba atención; hoy, en medio de la crisis, podría decir que nos está matando el exceso de amor”. Pero detrás de esa broma, tal vez se encuentre parte de la explicación de la actual fractura que vive la industria turística de la Argentina, en el marco de la pandemia.

La puja política por ver cuál se aprueba primero y la discusión sobre cuál es más conveniente están manteniendo al turismo en la agenda nacional, pero al mismo tiempo, ponen en evidencia las profundas grietas que dividen al país y a la actividad. En una primera impresión, parecen retrasar las medidas que, en medio de la crisis, empresarios, trabajadores y destinos necesitan como al agua, pero algunos involucrados en la generación de la medida señalan que estas tensiones favorecieron la mejora de todos los proyectos en danza.

Ruptura privada

Tal como lo viene señalando HOSTELTUR, la Cámara Argentina de Turismo (CAT) está dividida en ese sentido, pero en las últimas semanas literalmente se puede afirmar que públicamente ha perdido su unidad.

Mientras el presidente de la entidad, presidida por Aldo Elías; y la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt) difundieron sendos comunicados manifestando su apoyo al proyecto que el MinTurDep impulsa en Diputados. “En vistas del avance del Proyecto de Ley de Auxilio al Turismo impulsado por el ministerio, y de los cambios acordados, la CAT comunica su acompañamiento para dar respuesta a la crítica situación que atraviesa el Turismo. Tanto la vigencia de la norma, como el resguardo a la cadena de comercialización dentro del marco de la ley, resultan imprescindibles para poder recomponer a la actividad turística en su conjunto”, sostuvo la cámara.

Matías Lammens y Aldo Elías

En tanto, la Faevyt opinó: “Las modificaciones realizadas al proyecto original dan respuesta a los pedidos realizados oportunamente por nuestra entidad y gran parte nuestro sector, proponiendo un horizonte viable de recuperación para el turismo. Desde nuestra federación apoyamos, además, el Plan de Preventa, incluido en el proyecto que busca darle impulso al turismo local, generando incentivos y apoyo económico para el sector con el fin de reactivar el turismo”.

(Ver: Hoteleros argentinos se despegan de la CAT e insisten con la “emergencia”)

Pero al día siguiente, la Fehgra sentó posición en las antípodas de estos comunicados. “El proyecto de ‘Sostenimiento y reactivación productiva de la actividad turística nacional’ establece por ley el compromiso y la voluntad del Presidente de la Nación de continuar acompañando hasta su reapertura al sector turístico a través del otorgamiento del salario complementario para los trabajadores y trabajadoras y la sustancial reducción de las contribuciones patronales del programa ATP. Tal asistencia se contempla hasta fin de año, facultando al Jefatura de Gabinete de Ministros a extenderla por 180 días adicionales”, explican.

Tensión partidaria

Como se puede entender también, el hecho de que la propia coalición gobernante, el Frente de Todos, lleve adelante dos proyectos distintos y simultáneos, y ambos se defiendan a través de los medios, habla de una crisis interna dentro del partido oficialista.

Esto, que hasta el momento se limitaba al universo de los Whatsapp y las reuniones por Zoom, tomó carácter público también esta semana, cuando el Instituto Patria, que lidera la vicepresidenta de la Nación y expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, publicó un comunicado apoyando abiertamente el proyecto del Senado.

De manera directa, sostuvieron: “La comisión de turismo del Instituto Patria, que coordina el exministro de Turismo Enrique Meyer, manifestó a través de un documento su apoyo al proyecto de ley que tuvo dictamen el pasado lunes en el Senado y contempla una propuesta abarcativa y superadora que responde a las necesidades y urgencias del sector, en relación a la presentada en diputados por el Ministerio de Turismo y Deportes con el nombre de ‘Ley de Auxilio al Turismo’”.

(Ver: Argentina: avanza en el Senado el proyecto de salvataje para el turismo)

Desde el MinTurDep prefirieron no referirse al tema, pero HOSTELTUR pudo saber que la cartera le ratificó a los privados que su iniciativa cuenta el aval suficiente para imponerse en el Congreso, algo que también esgrimen los senadores oficialistas. ¿Es posible que ambos sectores de la coalición hayan recibido el “guiño” de la mesa chica del Gobierno o del propio mandatario, como sobran antecedentes en la historia del peronismo?

Esta semana el Senado podría dar media sanción a su proyecto, que deberá pasar luego a Diputados. En tanto, el proyecto del Ejecutivo podría pasar al mismo tiempo por la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja, con la posibilidad de ir al reciento la otra semana. De este modo, el proyecto de “emergencia” para el sector, aunque ya no lleve ese nombre, entra en etapa de definición.

Avatar redactor Rolando Klempert Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.