Los negociadores de SEPI y del "núcleo duro" de Iberia no llegan a ningún acuerdo

Los negociadores de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y del llamado "núcleo estable" o "núcleo duro" de Iberia --Caja Madrid, BBVA, Logista, El Cortes Inglés y Ahorro Corporación-- no han conseguido llegar a un acuerdo sobre las posibles compensaciones que podrían recibir los accionistas estables por proseguir en la compañía pese al retraso de la salida a bolsa de la aerolínea.

Los negociadores de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y del llamado "núcleo estable" o "núcleo duro" de Iberia --Caja Madrid, BBVA, Logista, El Cortes Inglés y Ahorro Corporación-- no han conseguido llegar a un acuerdo sobre las posibles compensaciones que podrían recibir los accionistas estables por proseguir en la compañía pese al retraso de la salida a bolsa de la aerolínea. Tras cumplirse el plazo de 45 días establecido para que Miguel Roca, en representación del "núcleo duro", y Ángel Rojo, por parte de la SEPI, emitiesen un informe sobre las posibles compensaciones que permitiese alcanzar un acuerdo al respecto, ayer un notario levantó acta de que no se habían conciliado las posturas, informaron a Europa Press fuentes cercanas al "núcleo duro". Los miembros del referido núcleo tienen previsto reunirse para estudiar la nueva situación, aunque aún no ha fijado una fecha concreta para el encuentro. "Analizaremos y buscaremos la solución más conveniente", explicaron. El amigable componedor de SEPI, Ángel Rojo, calificó de "imposible" acceder a las demandas del núcleo estable de Iberia por motivos jurídicos, informaron a Europa Press en fuentes del holding público. Según SEPI, Rojo, que fue elegido por su autoridad en materia jurídica, consideró que las peticiones no podían ser atendidas en conformidad con el respeto al ordenamiento jurídico. Por ello, las citadas fuentes indicaron que la falta de un acuerdo entre los amigables componedores de ambas partes se basa "estrictamente en cuestiones técnicas jurídicas". Asimismo, señalaron que Rojo intentó alcanzar un acuerdo, algo que calificó de imposible tras comprobar que las peticiones del núcleo duro se basaban en una compensación de 82.000 millones de pesetas (92,6 millones de euros) y una revisión del precio pagado por su participación en Iberia. Precisamente, esta cantidad de 82.000 millones equivale a la minusvalía acusada por los socios españoles de la aerolínea en la OPV de Iberia respecto al precio abonado en el concurso para convertirse en accionistas institucionales de la empresa. Los representantes de ambas partes analizaron en sus negociaciones si cabía una compensación económica al accionariado estable de la compañía de bandera, por no haber ejercicio su derecho a abandonar Iberia a finales del año pasado cuando se retrasó su salida a bolsa. La posibilidad de la renuncia estaba recogida en las escrituras de compraventa de acciones realizada el 17 de marzo de 2000. Fuentes de SEPI indicaron que los socios institucionales se mostraron "totalmente de acuerdo" en el consejo de administración de la empresa del 3 de octubre de 2000 en retrasar la OPV hasta el primer semestre de 2001. El 'núcleo duro' firmó un acuerdo con la SEPI con fecha 13 de marzo de 2001 en el que se estipulaba que ambas partes someterían al dictamen vinculante de dos amigables componedores si la renuncia a salirse de Iberia "tuviese un valor económico". 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.