Diario 6040 31.10.2020 | 15:29
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Los turoperadores piden a los hoteleros que bajen los precios debido a la situación que se vive tras el 11-S

11 diciembre, 2001
El presidente de la Federación Internacional de Turoperadores (IFTO), Martin Brackenbury, pide a los hoteleros españoles que bajen los precios de sus establecimientos debido a la situación de recesión económica que se vive tras los atentados del 11 de septiembre a Estados Unidos.
El presidente de la Federación Internacional de Turoperadores (IFTO), Martin Brackenbury, pide a los hoteleros españoles que bajen los precios de sus establecimientos debido a la situación de recesión económica que se vive tras los atentados del 11 de septiembre a Estados Unidos. Brackenburry, quien se reunió ayer con los representantes turísticos de la Costa del Sol, hizo en este encuentro un llamamiento a los hoteleros para que se "replanteen los precios y se preocupen de si son los adecuados o no", pues "una situación especial como la que se vive actualmente requiere una especial valoración". El presidente de los turoperadores internacionales, asociación en la que están mayoristas como Airtours y Thomson, defendió que la estrategia de España debe pasar por "la calidad", pues no puede competir en precios con zonas como África del norte, donde la mano de obra "es mucho más barata", pero insistió en que "los precios deben ser atractivos para el mercado". "Si el precio es muy alto, el hotel no vende las camas y después debe realizar grandes descuentos", argumentó Brackenburry, para quien esta situación se puede evitar si se "acierta" con las tarifas. En este sentido, recordó que los precios que los hoteles cobraron para vender sus habitaciones a los turoperadores el año pasado se fijaron cuando se "vivía una situación muy diferente" a la que hay actualmente, después de los atentados del 11 de septiembre. Brackenburry aportó en la reunión datos obtenidos por su federación en los que se ponen de manifiesto que, durante este invierno, los viajes de Gran Bretaña a España han bajado un 10 por ciento, mientras que los de alemanes han descendido un 5 por ciento. En cuanto a las previsiones para el verano, la IFTO asegura que las reservas de británicos para viajar a España han bajado un 20 por ciento, descenso motivado en parte porque el 14 por ciento de los británicos han decidido no salir de su país debido a la situación internacional que se vive. En este sentido, recordó que en Europa se esperan dos millones de despidos motivados por la situación económica, de los que aproximadamente un millón serán en el Reino Unido. La solución a esta ralentización en las reservas, a juicio de Brackenbury, pasa por hacer una "buena promoción" conjunta y lograr que los turistas británicos y alemanes --principales mercados extranjeros para España-- "tengan una buena razón para reservar". Olvidado el miedo a volar, según Brackenbury, las dificultades económicas que se viven actualmente harán "la gente tenga especial sensibilidad" ante el precio de los viajes, de modo que "habrá un precio a partir del que la gente ya no tenga miedo a reservar". Brackenbury aconsejó realizar esta bajada de precios y promocionarla en los principales mercados de España, para que así los turistas se animen a visitar el país y se dé "una situación distinta" a la que parece que va a haber. En este punto, argumentó que Turquía es un país que "ha reaccionado bien" después de los atentados, ya que ha ofertado "precios buenos" lo que ha hecho que sufra menos que otros países islámicos, como Egipto o Marruecos, la recesión turística. Brackenbury aplaudió la decisión de Turespaña de realizar una campaña de promoción conjunta con las principales zonas turísticas nacionales a la que se destinarán 1.200 millones de pesetas (7,21 millones de euros). En este sentido, indicó su recomendación a Turespaña de hacer "acciones sinergéticas" promocionales de toda la costa española y que se dirijan al consumidor "a través de la televisión o de la prensa". Además, recomendó que acciones de este tipo se hagan a partir de enero, una vez que la Guerra de Afganistán "tenga menos importancia". Brackenbury pidió también a Turespaña que aproveche la entrada en vigor del euro para realizar campañas en las que se muestre la buena relación entre la calidad y el precio existente en España. Así, indicó que una buena forma de hacer llegar a los británicos el alto poder adquisitivo que tendrían en España sería mostrarles lo que pueden comprar con un euro en este país y compararlo con lo que pueden adquirir en Gran Bretaña. Además, advirtió de que la oferta complementaria puede verse afectada por la crisis económica que se vive en Europa. De este modo, indicó que los turoperadores desconocen aún hasta qué punto "el turista querrá ahorrar en lugar de gastar" y preferirá, por ejemplo, pagar un paquete con el que puedan comer en el hotel en lugar de ir a un restaurante a hacerlo.
Avatar redactor Carlos Paquito
Más sobre Economía Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.