Diario 5457 19.12.2018 | 02:08
Hosteltur: Noticias de turismo
Jornada de la compañía Vasalto sobre robotización

Consejos de Iñaki Gabilondo para afrontar la revolución que vivimos

Las empresas deben ser “porosas a la creatividad de todos sus trabajadores” 2 diciembre, 2018
  • El secreto está, según Iñaki Gabilondo, en "colocar la mente de forma activa ante la transformación del mundo tal y como lo conocemos"
  • En pocos años la inteligencia artificial no se distinguirá de la humana, por lo que es necesario reforzar los factores humanos diferenciales
  • La tecnología está cerca de resolver gran parte de los problemas que afectan al ser humano pero el mundo retrocede en cuestiones sociales

Iñaki Gabilondo lo tiene claro: “Nos encontramos en medio de un terremoto entre el mundo que conocemos que está muriendo y otro desconocido que está naciendo, con cambios súbitos que se están produciendo a velocidad exponencial en un proceso que continúa, lo que nos provoca vértigo también por la dificultad para entenderlo”. Pero la clave, ha añadido, “no reside en qué va a pasar sino en qué vamos a hacer con la tecnología que tenemos a nuestro alcance”, como ha constatado tras entrevistar a científicos de medio mundo en su programa ‘Cuando ya no esté’.

El secreto está, según ha insistido en su charla durante la jornada de Vasalto sobre ‘Robotización y su impacto en el futuro del empleo’, en “colocar la mente de forma activa ante la transformación del mundo tal y como lo conocemos, porque debemos cambiar a la velocidad del cambio que llega a nosotros sin que nos demos cuenta. El futuro ya está aquí y todo genera gigantescas oportunidades y al mismo tiempo formidables amenazas”.

Y es que, como ha subrayado el periodista, “lo más notable que va a ocurrir no se puede explicar porque aún no tenemos las tecnologías adecuadas para ello, que es la base de la física cuántica”. De hecho, según Josep Aragonés, director general de Wolters Kluwer Tax & Accounting en España, "los expertos señalan que necesitamos 10 años de media para asimilar los cambios y regularlos, y está comprobado que actualmente los grandes cambios se producen cada siete, por lo que llegamos tarde a casi todo".

Pero Gabilondo ha destacado “la preocupación neohumanista de los científicos más avanzados con los que he podido hablar, ante la necesidad de reforzar los factores humanos diferenciales porque en pocos años la inteligencia artificial no se distinguirá de la humana, que es lo que predecía Stephen Hawking. El futuro plantea unos desafíos jurídicos y éticos a los que no vamos a poder dar respuesta con el ordenamiento que tenemos, por lo que habrá que trabajar en nuevos códigos”.

“La clave no reside en qué va a pasar sino en qué vamos a hacer con la tecnología que tenemos a nuestro alcance”, según ha asegurado Iñaki Gabilondo en su charla organizada por Vasalto.

Los mecanismos de organización de las empresas también “deben adaptarse siendo porosas a la creatividad de todos sus trabajadores en todos los niveles. La empresa debe sumar las creatividades de sus empleados, abriendo la participación de los equipos, que es lo que va a generar valor añadido, por lo que es necesario dar un salto adelante en su capacitación”.

Incluso va más allá: “Nada de lo que está va a seguir estando así, pero ni siquiera dentro de 10 minutos, por lo que debemos colocar nuestra cabeza en modo adaptación a la transformación, como individuo, como empresa y como país”. Y España, lamentablemente, no está en esa posición, por lo que Gabilondo ha mostrado su malestar con la clase política ya que “nuestro país cuando tiene un proyecto es imbatible, y es una pena. Porque es muy difícil salir airoso de este vendaval sin un proyecto en torno al que se reúna la sabiduría”.

Debilidades

Pero la sociedad en general presenta asimismo otras debilidades para afrontar esa transformación que ya estamos viviendo, como “la falta de conciencia ante la gravedad del cambio climático”. También ha afirmado que “mientras la tecnología está muy cerca de resolver gran parte de los problemas que afectan al ser humano (de salud, energéticos, alimentación, etc.), el mundo retrocede en cuestiones sociales. La cuestión está en qué somos capaces de hacer con la tecnología que nos llega sin perder de vista los valores humanos”.

La formación es clave

Por ello para Luis Guerra, socio fundador de la empresa de nóminas Vasalto, “ante esta revolución tecnológica es fundamental formar a las personas para que ocupen puestos de mayor capacitación. De este modo la tecnología se ocupará de las tareas más repetitivas para ofrecer un servicio eficiente, rápido y económico como sólo una máquina puede hacer; mientras que los profesionales realizarán las tareas de mayor valor añadido, añadiendo ese valor, profesionalidad y cariño como sólo las personas pueden hacer. Con esta combinación el mejor servicio está asegurado”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.