Diario 5354 21.08.2018 | 12:25
Hosteltur: Noticias de turismo
Vista por la demanda de la patronal de autobuses Confebús

BlaBlaCar enfrenta la justicia este jueves para evitar su cierre en España

1 octubre, 2015

BlaBlaCar comparece este jueves en una primera vista ante el titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, a fin de exponer sus argumentos para evitar la suspensión cautelar de su actividad en España solicitada por la patronal de empresas de transporte en autobús Confebús..

La patronal autobusera introdujo el pasado mes de agosto una demanda por "competencia desleal" contra la P2P que conecta a través de su plataforma online a propietarios de vehículos con particulares que viajan a un mismo destino para compartir los gastos del trayecto en coche.

En su demanda, Confebus denuncia que la plataforma realiza labores de intermediación en contratación de transporte sin tener la correspondiente autorización para ello. La patronal se basa en la tasa de gestión que cobra a quienes la utilizan su web para compartir viaje, uan comisión del 10%.

BlaBlaCar rechaza la acusación asegurar que no intermedia servicios de transporte profesional, sino que gestiona un intercambio de información entre conductores y viajeros.

De hecho, defiende que no es un intermediario, sino una red social que conecta a particulares que buscan un compañero de viaje "sin ánimo de lucro", sólo para compartir gastos.

En este sentido, la plataforma asegura contar con mecanismos suficientes para garantizar que los conductores y los viajeros que contactan a través de ellos no se lucran con los viajes.

BlaBlaCar dice que tiene un equipo de medio centenar de profesionales dedicados a controlar que quienes comparten coche a través de su web no obtienen beneficios. En caso de que detecten algún caso de lucro, el usuario es expulsado de la plataforma.

PRIMERA DENUNCIA.

España, donde BlaBlaCar asegura contar con 2,5 millones de usuarios desde su implantación en 2010, es el primer país en el que se afronta una denuncia ante los tribunales de entre los 19 países en los que está presente.

El juez que dirimirá en este litigo es el mismo que en su momento decidió suspender la actividad de Uber, si bien en este caso la plataforma es de transportes urbanos en la que los conductores sí obtienen un beneficio.

La compañía de economía colaborativa confía en la Justicia y considera que su actividad "responde a las necesidades de los usuarios españoles". De hecho, asegura que ha sido "fomentada y respaldada" en otros países como Francia y Alemania, donde compartir coche está mucho más extendido, y donde se reconoce su contribución a la cohesión y a la eficiencia energética.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.