Diario 5329 23.07.2018 | 00:36
Hosteltur: Noticias de turismo
II Barómetro del Alquiler Vacacional en España, de HomeAway y la Universidad de Salamanca

Vivienda turística y hotel son complementarios, no competencia

Turespaña lidera grupos de trabajo con las Direcciones Generales de Turismo para homogeneizar la regulación 25 noviembre, 2015

La vivienda turística no es competencia sino oferta complementaria al hotel. Es la principal conclusión del II Barómetro del Alquiler Vacacional en España 2015, realizado por HomeAway y la Universidad de Salamanca. Prueba de ello es que aproximadamente de los siete millones de viajeros entre 18 y 65 años que han contratado vivienda vacacional en los dos últimos años, el 85% (5,9 millones) lo habría hecho conjuntamente con hoteles y el 15% (1,1 millones) sólo alquiler vacacional.

Hoteles y alquiler vacacional son por tanto, según ha destacado Joseba Cortázar, director de Relaciones Públicas del Grupo HomeAway en España, “tipologías complementarias, no excluyentes, ya que los clientes utilizan una u otra en función de sus necesidades, aunque haya usuarios que se decanten por una u otra opción de manera exclusiva”.

El estudio revela además que las personas que contratan tanto vivienda turística como hoteles por ocio o vacaciones son las que más viajes realizan al año (6,75 veces), número superior frente a los que sólo se han alojado en una u otra modalidad turística, ya sea en hotel (4,43 veces) o vivienda vacacional (2,89 veces). Familias (46%), parejas (30%) y grupos de amigos (21%) son los principales usuarios de vivienda turística, mientras que en los hoteles predominan las parejas (52%) y las familias (33%), y los grupos de amigos en menor medida (8%).

Respecto a la duración de la estancia y número de personas alojadas, la estancia media en una vivienda turística es de 6,03 noches con un grupo medio compuesto de 3,98 personas, frente a las 3,61 noches y 2,83 personas de media en los hoteles.

Esta mayor duración de la estancia y al ser grupos más grandes los alojados en los pisos de uso turístico provocan un impacto económico de 4.300 millones de euros en los dos últimos años, de los que 3.408 millones se destinaron a ocio y alimentación durante la estancia, repercutiendo directamente en los negocios del entorno, según se destaca en el citado informe. De estas cifras se deriva que el gasto medio por persona en alquiler de vivienda vacacional es de 141,31 euros.

De izq. a dcha., Joseba Cortázar, Juan Carlos Fernández y Pablo Antonio Muñoz, en la presentación del Barómetro.De izq. a dcha., Joseba Cortázar, Juan Carlos Fernández y Pablo Antonio Muñoz, en la presentación del Barómetro.

En lo que respecta a la repetición del alojamiento, en el caso de que en el destino vacacional al que se desea ir no haya disponibles viviendas turísticas, el 43% de los usuarios de esta modalidad alojativa cambiaría de lugar para encontrarla, “posiblemente por la fidelidad que tienen a la misma” (en el caso de los que simultanean la contratación de hotel y alquiler vacacional el porcentaje desciende al 36%); mientras que el 24% seguiría en el mismo destino y buscaría otra forma de alojamiento.

Para Cortázar es un “mensaje importante para los destinos, que muestra que deberían incorporar este tipo de oferta porque es un atractivo muy importante para la demanda a futuro, por lo que en su regulación no deberían establecer barreras artificiales de entrada al mercado”. Y es que, como ha subrayado el catedrático de la Universidad de Salamanca y director del estudio, Pablo Antonio Muñoz, “potencialmente en las expectativas del usuario se encuentran ambas opciones, porque el cliente no entiende de ese antagonismo”.

Aspectos en común

Prueba de ello es que existen algunos aspectos del viaje en los que hay plena coincidencia entre los tres colectivos (los que combinan ambas modalidades, los que se alojan en hotel o sólo lo hacen en vivienda turística), como:

- Principal motivación a la hora de viajar: descansar, escapar de la rutina y del estrés.

- Criterios de elección: precio, ubicación y entorno del alojamiento. En este sentido Cortázar ha abogado por “desmitificar el precio como ventaja competitiva de la vivienda turística, ya que ambas opciones presentan precios medios muy similares; lo que ocurre es que el alquiler vacacional se comparte entre más gente, lo que reduce el precio por persona”.

- Índice de satisfacción y ánimo de recomendación: elevada satisfacción en ambos casos, de lo que se concluye que “la experiencia vacacional es satisfactoria y que la expectativa que tienen ambos tipos de usuarios se cumple en el mismo grado. En consonancia con la satisfacción, la recomendación también se encuentra por encima de los 4 puntos sobre 5 en los clientes de las dos tipologías de alojamiento”.

- Comentarios en internet: más de un tercio de los usuarios que se alojaron tanto en vivienda turística como en hotel publica comentarios sobre el alojamiento en internet. De los comentarios publicados sobre la estancia en vivienda vacacional únicamente el 2,33% era negativo, mientras que en el caso de los hoteles supusieron el 3,93%.

- Conflictividad: el alquiler vacacional no es más conflictivo que el hotel, ya que el 97,02% y el 96,80% de usuarios, respectivamente, no ha tenido problemas con los vecinos ni con otros huéspedes. Eso sí, los primeros se sienten en mayor grado vecinos del destino en vez de turistas.

Partidarios del diálogo

Por todo ello desde HomeAway reiteran su disposición al diálogo con hoteleros y Administraciones, como ha recalcado Cortázar, “para acordar los requisitos que se deben establecer en la regulación de la vivienda turística”.

De hecho recuerda que “desde HomeAway y Fevitur (Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos) presentamos una propuesta concreta de regulación con nuestras recomendaciones a las autoridades con competencias en la materia tras las elecciones de mayo, y nos consta que Turespaña está liderando grupos de trabajo con las Direcciones Generales de Turismo de las distintas comunidades autónomas para que esa regulación sea lo más homogénea posible. Existe por tanto una voluntad de diálogo para que la regulación responda a criterios de unidad de mercado y nosotros también insistimos en que se tengan en cuenta las recomendaciones de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) como ya se ha hecho en Madrid y Canarias”.

Las perspectivas de negocio para 2016 son sin duda muy optimistas, como ha apuntado Juan Carlos Fernández, director general de HomeAway para el sur de Europa, ya que tras el crecimiento del 25% registrado en la demanda de españoles en 2014, el porcentaje de incremento se repite hasta finales de verano de este año y se prevé que el próximo ejercicio continúe con la misma tónica. No en vano España es el segundo mercado europeo más importante en oferta disponible para la compañía.

En el pdf adjunto se encuentra disponible un extracto del II Barómetro del Alquiler Vacacional en España 2015.

Vivienda turística y hotel son complementarios, no competencia

Infografía del II Barómetro del Alquiler Vacacional en España, de HomeAway.Infografía del II Barómetro del Alquiler Vacacional en España, de HomeAway.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.