PubliNews

Almeida Viajes: desbandada de agencias

La entrada de los socios suizos en Almeida Viajes, y la posterior salida de la fundadora, Inmaculada Almeida, está marcando un declive de la que fuera primera franquicia de agencias de viajes del mercado español.

Según ha podido averiguar este diario de fuentes próximas a la empresa, en Portugal a Viajes Almeida le quedan actualmente apenas media docena de agencias franquiciadas después de haber llegado a contar con 67.

De hecho, franquiciados y exfranquiciados han cursado una denuncia penal contra Inmaculada Almeida por incumplimiento de contrato. La mayoría de las agencias que han dejado Almeida se han pasado a Click Viaja, que era la segunda marca de la franquicia, pero que se independizó.

España

En cuanto al mercado español, según las mencionadas fuentes (los intentos por contactar con la dirección han sido infructuosos), a Almeida le quedan actualmente poco más de 160 franquicias, después de que hace dos años tuviera unas 350 agencias. De igual modo que en Portugal, la mayoría se han pasado a Click Viaja y otras se han integrado en grupos de gestión como Airmet (Click Viaja también está en Airmet). Y de esas 160 podría perder otras 40 franquicias en los próximos meses, que están en conversaciones de integración con Click Viaja.

Cambio en la propiedad

Toda esta situación se produce tras la entrada en el accionariado de Viajes Almeida del grupo suizo Fasco Group Internacional en enero de este 2013, a lo que sucedió la salida de Inmaculada Almeida en junio. Este cambio también implicó la salida de Viajes Almeida de la práctica totalidad de la cúpula directiva, por despido, siendo posteriormente contratada por Click Viaja.

En el fondo de toda esta desbandada de franquiciados de Viajes Almeida, muchos en el sector apuntan como detonante a la salida de esa agencia del grupo Airmet en marzo pasado. Según apuntaba entonces el presidente de Airmet, Juan José Oliván, “hemos decidido cancelar el contrato a Almeida”. Al parecer, el motivo fue porque la franquicia comenzó a negociar directamente con los proveedores.   

A partir de esa salida de Airmet, las condiciones que Viajes Almeida conseguían de los proveedores empeoraron, bajando los márgenes de los franquiciados, lo que les ha ido empujando a buscar otras alternativas de franquicia o grupo de gestión, según apuntan fuentes de los propios ex franquiciados.

Por otro lado, también se están viviendo situaciones tensas entre los empleados de la propia franquicia, habiéndose producido denuncias contra la empresa por casos de mobbing (acoso), y otras por impago de indemnizaciones en casos de despido