Diario 5822 19.02.2020 | 14:03
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El GOB considera que son ciudades flotantes

Baleares se suma a las protestas de Barcelona contra los megacruceros

14 junio, 2016
  • En Barcelona la llegada del mayor crucero del mundo generó la protesta de una grupo de 150 personas
  • El GOB dice que la llegada masiva de cruceros afecta al modelo turístico de la ciudad
  • Los ecologistas consideran los grandes cruceros como ciudades flotantes que apenas generan ingresos

Si hace apenas diez días el puerto de Barcelona era escenario de una protesta contra la llegada del Harmoy of de Seas, ahora es Baleares donde el grupo ecologista GOB denuncia lo que consideran “impacto social y ambiental” negativo de los megacruceros, a los que consideran “ciudades flotantes” que apenas generan ingresos.

El GOB ha denunciado este lunes el "impacto social y ambiental" de los megacruceros y ha destacado algunos efectos que tiene éstos como la saturación de la ciudad, la conversión de Palma en "una ciudad-escenario", y una mayor contaminación del aire, consumo de agua y producción de residuos.

Según ha informado el grupo ecologista, la llegada masiva de cruceros afecta al modelo turístico de la ciudad ya que sus pasajeros desembarcan "y la ciudad no es capaz de asimilar la llegada masiva de personas que invaden las calles". El GOB explica que este tipo de turismo afecta no sólo al modelo turístico de ciudad, sino también al modelo de ciudad en sí, la convivencia, la realidad comercial y la disponibilidad de espacios públicos que continuamente se ven "invadidos" por actividades económicas vinculadas al turismo en la ciudad.

Puerto de Palma.Puerto de Palma.


El grupo ecologista indica que el impacto ambiental de los megacruceros "tiene, en realidad, un escaso impacto económico en los puertos de acogida". Según explican, el modelo turístico de los cruceros suele ser de todo incluido y los cruceristas se gastan en Baleares una media de 55.52 euros diarios. Mientras, los cruceros tienen que ser contemplados como ciudades flotantes, que generan residuos y demandan recursos naturales.

A este respecto, cabe recordar las protestas ciudadanas que tuvieron lugar en Barcelona con motivo de la llegada del Harmony of de Seas.Unas 150 personas se manifestaron contra la llegada de ese buque de Royal Caribbean, el crucero más grande del mundo. El acto de protesta, que transcurrió sin incidentes, quería ser una llamada de atención respecto al actual modelo turístico de la capital catalana, que "para nada es sostenible", según los promotores de la convocatoria.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.