Diario 5453 13.12.2018 | 15:31
Hosteltur: Noticias de turismo
Un análisis de Xavier Canalis

¿Qué pasa en Turisme de Barcelona?

Joan Gaspart: "Relacionar la auditoría con la dimisión de Jordi William Carnes tiene algo de mala intención" 8 febrero, 2018
  • La agencia de promoción turística está integrada por el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio
  • Turisme de Barcelona maneja un presupuesto anual de 62 millones de euros
  • Gremio de Hoteles: "Nos consta que la dimisión se circunscribe a una decisión personal, tomada hace meses"

Análisis/ A las puertas del Mobile World Congress 2018, con los ingresos hoteleros a la baja y la pérdida de eventos MICE, el sector turístico ha reaccionado con estupefacción ante el modo en que ha dejado su cargo el director de Turisme de Barcelona, Jordi William Carnes. Son tiempos complicados para este organismo de promoción turística, participado a partes iguales por el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio y que maneja un presupuesto anual de 62 millones de euros, pero donde las desavenencias entre los socios van a más.

De momento, el presidente de Turisme de Barcelona, el hotelero Joan Gaspart, ha desvinculado la dimisión del director general del consorcio, Jordi William Carnes, de los resultados de una auditoría del interventor del Ayuntamiento de Barcelona que señala falta de control sobre la tarjeta Visa que William utilizaba en sus viajes, según informa la agencia de noticias Efe.

Para Gaspart, "relacionar el informe con la dimisión tiene algo de mala intención" ya que Carnes dimitió el jueves pasado, día 1, -después de haberle pedido a Gaspart que aceptase su dimisión hace meses y que éste no la aceptase- y porque el informe presentado "no acusa de nada" sino "recomienda un mejor control".

"El señor Jordi Wiliam Carnes hubiera podido no haber dimitido pero como estaba cansado y quería iniciar una nueva andadura profesional, lo ha hecho", ha asegurado Joan Gaspart que ha defendido la honorabilidad del hasta ahora director general.

Se da la circunstancia que la noticia del cese se dio a conocer mientras Jordi William Carnes se encontraba en Moscú, participando en un workshop de promoción turística.

Jordi William Carnes y Joan Gaspart, en una imagen de archivo.Jordi William Carnes y Joan Gaspart, en una imagen de archivo.

Dimisión por "motivos profesionales"

Por su parte, el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Barcelona, Agustí Colom, ha subrayado que Carnes ha alegado para dimitir "motivos profesionales", que "lo pensaba desde hace tiempo" y que lo hizo antes de que se presentase el informe del auditor y han agradecido su labor al frente de Turismo de Barcelona.

A pesar de mostrarse convencidos de que el director general de Turisme de Barcelona ha actuado con honorabilidad y dentro de la legalidad, tanto Colom como Gaspart han coincidido en que se investigarán a fondo las cuentas de los cuatro años de su gestión y tomaran medidas en consecuencia.

Según ha explicado Colom, el informe del interventor ha sido elaborado a partir de una cata de un mes en el informe del ejercicio de 2016, y ha detectado que 5.800 euros en gastos efectuados con la tarjeta corporativa del director general no fueron "motivados", es decir se adjuntó la factura pero no documentación sobre los motivos de dicho gasto.

Agustí Colom ha explicado que el informe del interventor ha revelado "una serie de deficiencias y alguna irregularidad" en la gestión de Turismo de Barcelona que se subsanarán de forma rápida y ha precisado que se trata de "importes no documentados" por falta de control interno, lo que no significa que se haya hecho un uso inadecuado de la tarjeta.

Búsqueda de un nuevo director

De momento, el subdirector de Turisme de Barcelona, Ignasi de Delàs, ha asumido las funciones de dirección de la agencia en materia de relaciones institucionales y de promoción.

Por lo que respecta a la gestión económica, el responsable será el otro subdirector, Albert de Gregorio.

Ahora se iniciará el proceso de selección para nombrar un nuevo director general, según explican fuentes de Turisme de Barcelona.

Reacción del Gremio de Hoteles de Barcelona

En relación a la dimisión de Jordi William Carnes, el Gremio de Hoteles de Barcelona ha manifestado: "Nos consta que se circunscribe a una decisión personal, tomada hace meses".

"Queremos destacar su extraordinaria labor desarrollada estos últimos tres años al frente de Turisme de Barcelona así como su buena sintonía que ha mantenido en todo momento con el sector empresarial y con el conjunto de la ciudad", añade el gremio hotelero.

"En este sentido, además, es necesario elogiar el esfuerzo que ha hecho Jordi William Carnes por el posicionamiento internacional de Barcelona y los éxitos asociados", añaden las mismas fuentes.

Para el Gremio de Hoteles, "teniendo en cuenta la situación actual, donde la promoción turística es un factor indispensable para Barcelona, es necesario que se pueda encontrar rápidamente un candidato que, con un perfil similar, encabece y lidere la entidad de promoción turística de la ciudad".

Pulso soterrado

A modo de análisis, la marcha de Jordi William Carnes también puede interpretarse como reflejo de un pulso soterrado entre el gobierno municipal de Barcelona en Comú versus el sector privado (Cámara de Comercio y los gremios de hotelería, restauración, comercio, etc) y sus distintas visiones sobre qué estrategias y funciones deberá asumir la agencia de promoción turística en el futuro.

Todo ello en un nuevo ciclo en que -tras años de éxitos en la llegada de visitantes, aumentos de la facturación, nuevas inversiones, captación de congresos, etc- el runrún anti-turismo ha ido a más en la ciudad.

Ha sido muy comentado, a modo de ejemplo, un reciente reportaje publicado por la CNN sobre doce destinos que los turistas podrían querer evitar en 2018, entre los que se incluye Barcelona.

Fuentes de financiación comprometidas

Y para complicar aún más las cosas, está el dinero de por medio. Turisme de Barcelona maneja un presupuesto anual aproximado de 62 millones de euros, que proceden de varias fuentes, principalmente la recaudación de la tasa turística y el Bus Turístico, pero también de aportaciones de empresas adheridas a sus distintos programas.

Sin embargo, la recaudación del Bus Turístico habría caído un 40% en las últimas semanas como consecuencia del bajón de visitantes que sufre ahora mismo la ciudad por diversas causas.

Ver también La hoja de ruta de Ada Colau para relanzar Barcelona así como Barcelona presenta su Plan Estratégico de Turismo 2020.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.