Diario 5759 07.12.2019 | 00:00
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. El hostal Optimi Rooms abrirá sus puertas el próximo jueves en Bilbao

Así es el primer hotel cápsula de España

12 mayo, 2019
  • Ha supuesto año y medio de obras y gestiones y 400.000 euros de inversión
  • Cuenta con 50 habitáculos con sistema de apertura mediante tarjeta electrónica y capacidad para 64 personas
  • Los promotores quieren franquiciar su concepto y ya hay interés en abrir en Barcelona y San Sebastián

El próximo jueves, 16 de mayo, abrirá sus puertas en el centro de Bilbao el que será el primer hotel cápsula de España. Bautizado Optimi Rooms por sus impulsores, Iker Caballero e Iñaki Zabala, el hostel cuenta con 50 cabinas con 64 plazas, ha supuesto un año y medio de obras y gestiones administrativas y 400.000 euros de inversión.

La idea de implantar este proyecto pionero en España, pero con mucho recorrido en Japón y otros países, surgió después de que los jóvenes empresarios bilbaínos Iker Caballero e Iñaki Zabala vieran este tipo de alojamiento en un documental hace ahora unos dos años.

Recepción.

El caso es que el concepto de aprovechar al máximo el espacio propio de los hoteles cápsula encajaba con lo que durante los últimos seis años han hecho en su empresa Optimi Center, dedicada al alquiler de espacios de trabajo.

De este modo, decidieron entrar en un nuevo negocio para ellos como es el hotelero. El primer paso fue encontrar unas cabinas que se ajustaran a sus intereses para evitar los recelos que generan estos compartimentos que se suelen considerar claustrofóbicos.

Salón.

“Cuando empezamos a investigar sobre las cápsulas, las primeras que vimos no nos gustaban porque eran demasiado estrechas. Hasta que vimos unas en Dubái que sí nos gustaba y contactamos con el fabricante para que nos hiciera un modelo más Occidental”, confiesa Iñaki Zabala a HOSTELTUR.

Fue así como contactaron con una fábrica de China especializado en la construcción de módulos para hoteles cápsula para que les hicieran unos habitáculos de acuerdo a sus exigencias.

Zona de taquillas.

Los distintos componentes de las cabinas llegaron desde China al País Vasco hace ya un año y durante este tiempo han tenido que esperar en una lonja familiar a ser ensambladas una a una, según relata Zabala.

Estaciones de descanso

La solución final del fabricante se ajustó a la “amplitud” que buscaban con la idea de crear lo que califica “estaciones de descanso”.

“Todos los que las han probado han coincidido en que son amplias y muy cómodas, que es lo que queríamos para que el que pruebe una vez vuelva a repetir”, apunta Zabala.

Baños.

En total son 50 cabinas, 36 individuales de 2,5 metros cuadrados y 14 dobles de 4 metros cuadrados, que suman 64 plazas.

Cuentan con colchón viscoelástico, televisión multimedia con Netflix y Amazon Prime, conexión para auriculares, USB, Bluetooth, enchufes, caja fuerte, extintor y cada una de ellas dispone de una puerta corredera con sistema de apertura mediante tarjeta electrónica, como si fuera una habitación de un hotel.

Área de cabinas dispuestas en dos alturas.

El establecimiento se explotará con categoría de hostel, porque dentro de la normativa autonómica era la que más se ajustaba a este novedoso alojamiento. Cumplir con la regulación ha sido precisamente una de las tareas que más tiempo les ha llevado. “Casi seis meses”, según cuenta a HOSTELTUR Iker Caballero, quien opina que “este tipo de establecimiento necesitaría una normativa propia”.

Situado en el número 58 de la calle Doctor Areilza, el hostel en total tiene 400 metros cuadrados de superficie en una sola planta en la que se distribuye de manera lógica todos los espacios. “Hemos querido imitar la distribución que te encuentras en una tienda de Ikea”, explica Caballero.

De esta manera, el cliente llega a la recepción donde hará su check in, luego pasa por el lobby con máquinas expendedoras de comida y microondas, la siguiente es la zona donde se encuentran los baños y las duchas y el área de taquillas donde guardar el equipaje y, finalmente, se llega a la zona con las cápsulas.

Interior de la cabina.

Todo ello en un estilo futurista, que da la impresión de formar parte de una nave espacial, obra del arquitecto afincado en Madrid Jon Arrabal.

“El resultado final es un alojamiento de diseño con aspecto de 5 estrellas y precio de hostel”, comenta Zabala, que resume que su construcción ha supuesto una inversión total de 400.000 euros y año y medio de obras y gestiones administrativas.

Tirón mediático

Desde que se dieran a conocer hace quince días, reconocen que se han visto desbordados por los medios de comunicación. Prensa, radio y televisión se han presentado “en busca de lo exótico de la idea” y ahora quieren “aprovechar este tirón mediático”.

Cabina doble de cuatro metros cuadrados

Les han llovido las peticiones de reservas que han tenido que gestionar manualmente pues aún no tienen preparada la web pero ya tienen días en junio con el 100% ocupado.

El hostel se comercializa desde 24,95 euros la noche en cabina individual y 34,95 euros la doble. Ofrece también una opción de siesta vespertina de tres horas.

La idea no solo ha interesado a los medios de comunicación sino también a los inversores.

La misma empresa china que fabrica los módulos están en negociaciones con Optimi Rooms para extender a otras ciudades españolas este concepto y ya hay interesados en abrir establecimientos en Barcelona y San Sebastián.

Sobre los planes de futuro, Zabala explica que su intencién es franquiciar este concepto para expandir el modelo apoyándose en emprendedores.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.