El presidente de Sol Meliá acusa a la alcaldesa de Calvià de despilfarrar el dinero público y «quintuplicar» los impuestos

El presidente del grupo Sol Meliá, Gabriel Escarrer, acusa a la alcaldesa de Calvià, Margarita Nájera, de «despilfarrar irracionalmente» el dinero público, beneficiarse de sus propias medidas urbanísticas, «quintuplicar» los impuestos y llevar a cabo una ineficaz e «inapropiada» política turística y promocional del municipio. Así se lo hace constar en una carta (a la que ha tenido acceso este periódico) que el pasado marzo le envió a la primera edil en contestación a una anterior misiva de ésta en la que instaba a Escarrer a una entrevista que, según el hotelero, «ahora, en época electoral, ni a ti ni a mi nada positivo nos traería».

El presidente del grupo Sol Meliá, Gabriel Escarrer, acusa a la alcaldesa de Calvià, Margarita Nájera, de «despilfarrar irracionalmente» el dinero público, beneficiarse de sus propias medidas urbanísticas, «quintuplicar» los impuestos y llevar a cabo una ineficaz e «inapropiada» política turística y promocional del municipio. Así se lo hace constar en una carta (a la que ha tenido acceso este periódico) que el pasado marzo le envió a la primera edil en contestación a una anterior misiva de ésta en la que instaba a Escarrer a una entrevista que, según el hotelero, «ahora, en época electoral, ni a ti ni a mi nada positivo nos traería». En un tono cordial, el presidente de Sol Meliá reflexiona sobre la actuación de la corporación municipal puntualizando algunos aspectos comentados anteriormente por la alcaldesa. En opinión de Escarrer, a la hora de analizar la labor del Ayuntamiento, «la balanza se inclina mucho más -aunque pueda molestarte que así sea- por lo negativo». Por ello, se pregunta «si no serán los críticos quienes tendrán algo de razón y si no será verdad que las censuras y acusaciones no son solamente visiones parciales de terceros». Empezando por la «masificación constructiva», Escarrer asegura que la primera edil dio un «tirón de orejas» a los empresarios al afirmar que «han cimentado su riqueza en el municipio». El hotelero, tras reconocer que «se construyó mucho en otros tiempos», matiza que se hizo gracias a «la permisividad de unos gobernantes y la orfandad de una legislación adecuada para el fenómeno urbanístico que se estaba produciendo así lo permitían». Sin embargo, cuando Nájera habla ahora de «revisiones del Plan General, desclasificación de suelo urbanizable, esponjamientos y moratorias», añade Escarrer, resulta «chocante» y «algo contradictorio» que «frente a toda esta batería de medidas y restricciones urbanísticas, sea precisamente el Ayuntamiento de Calvià el que menos afectado se ha visto por ello, y el ayuntamiento que mejor ha podido conjugar unas pocas realizaciones de derribos y desclasificaciones -demasiado electoralistas y con vocación de 'foto' política- con otra línea de construcción voluminosa». «¿Por qué será, alcaldesa?», se pregunta el empresario. El presidente de Sol Meliá califica a los políticos socialistas de «excelentes recaudadores, pero pésimos gestores». Escarrer llega a esta conclusión por la alta fiscalidad que padece el municipio y que, según él, reconoce la propia Nájera. En su opinión, es necesario el «rigor y la austeridad en el manejo de fondos públicos ya que, en estos momentos, «el endeudamiento municipal cuesta a los ciudadanos unos 8 millones de pesetas», según el empresario. En este sentido, añade que desde que la corporación se hizo cargo de los servicios municipales (recogida de basuras, concesión de hamacas...) -durante un tiempo estuvieron en manos de las asociaciones de vecinos-, los impuestos se «quintuplicaron, se duplicaron las plantillas de personal (...); y así continuamos hoy, sin contención ni mesura, con poco cuidado en inversiones pero con total libertad para aquellos gastos que, con carácter meramente electoralista, puedan producir réditos políticos», asegura el hotelero. Respecto a la política turística y promocional que lleva a cabo el gobierno de Margarita Nájera, Gabriel Escarrer opina que «es costosa, pero escasamente eficaz, que es inapropiada en muchas facetas y falta de ajuste a las reales necesidades en otras». Por ello, le propone a la alcaldesa una «política concertada de actuaciones, con la aplicación de estrategias comunes y con implicación de todos». El hotelero tiende la mano a la alcaldesa: «para esto siempre estoy dispuesto». Por su parte, el candidato del PP a la Alcaldía de Calvià, Carlos Delgado, considera que esta carta demuestra que «el sector hotelero, cercano a Nájera, también le está dando la espalda». A su entender, la alcaldesa calvianera es, «como miembro del PSOE, corresponsable de la situación lamentable que el Pacte de Progrés ha llevado a las Islas en materia turística». Delgado asegura que la primera edil socialista «está hundiendo al sector hotelero». (S.C., diario El Mundo-El Día de Baleares, 21/04/03) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.