Diario 5407 22.10.2018 | 05:14
Hosteltur: Noticias de turismo

Los comerciantes de Baleares califican el 'todo incluido' como un 'golpe bajo'

5 agosto, 2003
De uñas han recibido los representantes del sector comercio y de la hostelería, bares y restaurantes la decisión de los hoteleros de la Playa de Palma de incrementar un 1.000% las plazas de “todo incluido”; en sus establecimientos. Como publicaba ayer este diario, en la presente temporada turística se han puesto a disposición de los turoperadores un total de 4.000 camas mediante esta fórmula donde el cliente se garantiza, con carácter adicional a la pensión completa, toda clase de servicios y consumiciones durante las 24 horas del día dentro del hotel.
De uñas han recibido los representantes del sector comercio y de la hostelería, bares y restaurantes la decisión de los hoteleros de la Playa de Palma de incrementar un 1.000% las plazas de “todo incluido”; en sus establecimientos. Como publicaba ayer este diario, en la presente temporada turística se han puesto a disposición de los turoperadores un total de 4.000 camas mediante esta fórmula donde el cliente se garantiza, con carácter adicional a la pensión completa, toda clase de servicios y consumiciones durante las 24 horas del día dentro del hotel. El más contundente a la hora de descalificar este sistema ha sido el presidente de la patronal de la pequeña y mediana empresa del comercio (PIMECO) Demetrio Peña, para el que la vuelta a esta fórmula supone «un atentado contra el resto de la industria turística de Baleares que ha nacido alrededor de cada uno de los establecimientos hoteleros para ofrecer servicios de calidad a nuestros visitantes». En una temporada definida por todos los empresarios del sector servicios como de muy complicada, la generalización del “all inclusive” ; podría ser el aldabonazo definitivo para muchos empresarios de la restauración de la zona del Arenal, el principal emplazamiento turístico de Baleares con un total de 40.000 camas. Desde PIMECO se mostraron ayer «muy preocupados» ante un posible aumento en años sucesivos de esta fórmula de contratación. Hay que reseñar que desde la Asociación de Hoteleros de la Playa de Palma ya se ha apuntado que para sucesivas temporadas esta zona turística podría llegar a contar con 6.000 plazas de este tipo. «La administración balear y los empresarios tienen que tener claro cuáles son las directrices de futuro de la industria turística», asegura el representante de PIMECO que apunta, además, que «los hoteleros no pueden importar a Baleares los mismos modelos que están practicando en otros destinos turísticos, como Túnez, Marruecos o en Santo Domingo». Hasta la fecha, el sistema de “todo incluido” ; era habitual en destinos donde la oferta complementaria no era representativa o tenía escasa calidad, por lo que el empresario hotelero ofrecía al turista, dentro del paquete turístico, todo el resto de la oferta de ocio. Sin embargo, en Mallorca ya se había experimentado este sistema en la zona norte de Mallorca, sobre todo, Alcúdia y en algunos puntos del levante mallorquín. «Aquí no es admisible este sistema, porque todos, empresarios de ocio, tiendas y restaurantes, somos responsables y partícipes de haber consolidado la industria turística en Baleares», apostilla el presidente de PIMECO, Demetrio Peña. De la misma opinión es el secretario de esta organización, Angel Pujol, quien además subraya que «el sistema de “todo incluido” ;, a precios cada vez más reducidos, puede ocasionar un desequilibrio, cada vez mayor, entre los precios baratos de los hoteles y unos negocios que no pueden hacer ofertas». Pujol recuerda que un comerciante tiene que hacer frente cada año a subidas generalizadas de sus productos, además de desembolsar los correspondientes impuestos municipales, y el pago de unos alquileres cada vez más inflacionistas. «Si no hay turismo de calidad, aunque aumenten las cifras de turistas, las ventas seguirán a la baja», destaca Pujol. Como ejemplo de esta situación paradójica, el secretario de esta organización destaca que, «con precios a la baja, a un turista del Arenal le va a costar más caro alquilar una hamaca en la playa que dormir en un hotel». En la misma línea de lo manifestado desde la dirección de PIMECO se expresa el presidente de la asociación de bares y biergardens de la Playa de Palma, José Tirado. Desde este colectivo, se considera que esta fórmula de contratación es «un ataque frontal contra nuestros intereses», y la peor noticia que podía recibir unos empresarios que pasan por una situación muy problemática. «Es un golpe bajo a todo el sector de restauración», dice Tirado que apunta que esta medida se está haciendo notar ya. Desde esta organización son conscientes de que la mala temporada turística que se está padeciendo «está llevando a muchos hoteleros a la desesperación» y a aceptar las condiciones de venta que les exigen los turoperadores. «Creo que no es su propósito, sino que los turoperadores les están obligando a esto», afirma Tirado para quien «sólo los souvenirs no se verán afectados». De ahí que para Tirado, aunque no se atreve a dar cifras, las consecuencias de esta medida se notarán pronto. «Este otoño, con lo que estamos pasando, vamos a ver muchos carteles de 'Se traspasa' en las fachadas de los negocios del Arenal», apostilla. (I.R., diario El Mundo-El Día de Baleares, 05/08/03)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.