Diario 5740 14.11.2019 | 10:42
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Por el naufragio del Costa Concordia

En entredicho la capacidad de respuesta de la industria de cruceros ante un accidente grave

5 marzo, 2012
  • “Los testimonios de los supervivientes del naufragio del Costa Concordia no inspiran confianza en la capacidad de la industria para responder a un accidente grave"

El Senado de EE UU ha instado a mejorar las normas de seguridad de los cruceros y de protección del medio ambiente. Tras escuchar a supervivientes del Costa Concordia, ha recriminado a la industria.

“Los testimonios de los supervivientes del naufragio del Costa Concordia no inspiran confianza en la capacidad de la industria para responder a un accidente grave", ha recriminado el senador demócrata por West Virginia y presidente de la Comisión de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de EE UU, John D. Rockefeller IV, a los representantes de la industria naviera luego de reunirse con pasajeros del buque siniestrado.

Precisamente, el Senado de EE UU abrió una investigación sobre la seguridad de los cruceros, tras el fatal accidente del buque de Costa Cruceros, el pasado 13 de enero frente a la costa italiana, en el que murieron 25 personas y siete continúan desparecidas.

A la reunión fueron citados representantes de la industria, autoridades y supervivientes del naufragio. En concreto, fueron citados a declarar Christine Duffy, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés); el vicealmirante Brian M. Salerno, comandante de las operaciones de la Guardia Costera de EE UU; Bill Johnson, director del Puerto de Miami; William Doherty, director de Relaciones Marítimas de Nexus Consulting Corporation; y Klein Ross, profesor de la Escuela de Trabajo Social de St. Johns College, Memorial University.

La seguridad, prioridad de la industria

Christine Duffy compareció ante el comité en defensa de la industria, la cual ha aportado, según afirmó, 37.900 millones dólares (28.700 millones de euros) a la economía de los EE UU en 2010. "La seguridad es la prioridad número uno de la industria de cruceros”, ha afirmado Duffy. Agregó que, en respuesta al accidente del Costa Concordia, CLIA comenzó una revisión de las políticas de seguridad de la industria y ya se han trasladado algunas medidas voluntariamente para mejorarla.

Citó que en febrero pasado, la industria de cruceros inició una nueva política para la realización de simulacros de concentración y ejercicios previos para prepararse para la evacuación de la nave. Bajo la nueva directiva, los simulacros de emergencia en cruceros se realizarán antes de zarpar, mejorando la exigencia legal actual que establece hacerlo dentro de las 24 horas después de la salida.

No obstante, un pasajero del Costa Concordia, Geoffrey Scimone, informó a los senadores de que la tripulación de la nave no realizó el simulacro al que obliga la normativa vigente sino que sólo les mostraron un vídeo y les dieron una charla comercial.

Rockefeller afirmó que no es probable que la industria de cruceros corrija sus actos, a emnos que el gobierno federal la presione. Asimismo, ha criticado el vertido de residuos sólidos en el mar.

La presidenta de CLIA sostuvo que “un medio ambiente limpio es vital para el modelo de negocio de la industria de cruceros” y que la industria está utilizando barcos más ecológicos y reduciendo sus emisiones de CO2. "Los océanos y playas limpias son esenciales para la experiencia del crucero”, afirmó.

Finalmente, como objeción final, el Senado de EEUU considera que los cruceros no pagan suficientes impuestos.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.