El turismo es uno de los sectores más descentralizados, asegura el secretario general de la OMT

El turismo se encuentra entre sectores más descentralizados, junto con el de educación y cultura, aseguró ayer en rueda de prensa en Pekín el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Frangialli.

El turismo se encuentra entre sectores más descentralizados, junto con el de educación y cultura, aseguró ayer en rueda de prensa en Pekín el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Frangialli. Según Frangialli, en América del Norte y Europa Occidental se respira cierto aire de sorpresa por la retirada de los gobiernos centrales de algunos sectores de la vida económica y social para concentrar sus esfuerzos en otros campos, desentendiéndose ampliamente del turismo. La desaceleración económica por la que atraviesan algunos países, entre ellos Alemania, hace que el turismo no sea su prioridad, a lo que se suma una privatización total, que afecta no sólo al sector turístico, sino también a muchos otro, como transporte internacional o aéreo. De esta manera, ahí donde permanece la intervención del estado, por ejemplo para la protección de los consumidores, su papel se traspasa a las autoridades regionales, lo que reduce, cada vez más, la función de las administraciones nacionales de turismo, señaló Frangialli, para quien, el papel de la OMT debe ser en esta situación de un verdadero socio de todo el sector turístico. Debido a ese proceso, el secretario general considera que en la OMT deben tener cabida, aparte de los estados, empresas, universidades, territorios o autoridades locales como miembros asociados o afiliados, lo que les otorga un papel puramente técnico en la organización, sin posibilidad de participar en las decisiones relacionadas con presupuestos o programa de trabajo de la entidad. Frangialli insistió en que nunca "he pretendido que este tipo de miembros de la organización sea tratado como estados, que son los que dirigen la OMT", en referencia a las discrepancias que mantiene con el Consejo Ejecutivo en materia de territorios y miembros asociados y afiliados. En cuanto al caso concreto de la entrada en la OMT de la colonia británica de Bermudas, paralizada por un proyecto de resolución presentado por España, han sido introducidas modificaciones que flexibilizan un poco la postura de este país. Para Frangialli el desacuerdo tiene su origen en el hecho de que algunos gobiernos se centran más en sus problemas locales y sobreponen el interés individual del estado por delante del interés colectivo de la organización. No obstante, se mostró satisfecho por la iniciativa promovida por Francia, Marruecos y Portugal respecto de una reforma de los artículos 6 y 7 de los estatutos de la OMT, que tratan sobre territorios y miembros asociados, aunque aseguró que, con motivo de entrada de la organización en el sistema de las Naciones Unidas, su Consejo Jurídico "había examinado nuestros estatutos y los encontró satisfactorios". Sobre la difícil cuestión de territorios y miembros asociados, añadió, "predomina en el Consejo Ejecutivo una idea que no se corresponde con la mía, correcta jurídicamente, y no lo afirmo yo, sino nuestro Consejo Jurídico y el de las Naciones Unidas, que fue consultado al respecto". "La frustración que expresé en mi intervención del lunes pasado está ligada al hecho de que, desde hace seis años, estamos progresando en todos los campos, a excepción del asunto de territorios y miembros asociados, que considero extremadamente sensible para muchos países, entre ellos España". La preocupación de Frangialli es que otros países, sobre todo los que están en proceso de desarrollo, "no perciben, quizá, todos los peligros del problema, debido a su gran complejidad". Por otro lado, el gobierno de Bermudas ha remitido a la OMT una nota en la que expresa su sorpresa por el rechazo de su candidatura y su esperanza de que la organización reconsidere esta decisión, que afecta a un destino turístico con mayor reconocimiento mundial. En torno a este diferendo, que ha motivado que Frangialli anunciara el pasado lunes su intención de presentarse a las próximas elecciones para secretario general, Frangialli ha aceptado la propuesta de crear un grupo de trabajo encargado de proponer una reforma de los estatutos de la organización. Para poner fin al conflicto, Francia, Marruecos y Portugal han suscrito una declaración en la que proponen la creación de dicho grupo de trabajo, bajo la responsabilidad del Consejo Ejecutivo y en estrecha comunicación con el secretario general, que elaborará una reforma de los artículos 6 y 7 de los estatutos de la OMT, referentes a admisión de nuevos miembros asociados. Dicha declaración, a la que se han adherido España, Rusia, Italia y Benin, además de contar con el apoyo de varios miembros de la OMT presentes en su decimoquinta Asamblea General, estima que estos dos artículos de los estatutos "han sido objeto, desde hace demasiado tiempo, de dificultades permanentes de interpretación que han sido una fuente de discrepancias desfavorables para el buen funcionamiento de la organización". Según solicitan los miembros firmantes de dicha declaración, ésta será adoptada como resolución por la Asamblea General en su quinta sesión plenaria del próximo viernes 24 de octubre, por lo que fuentes de la delegación española, esperan concluyan las discrepancias que enfrenta, desde hace seis años, al secretario general con el Consejo Ejecutivo de la OMT. Asimismo, la solución de la entrada de Bermudas como miembro asociado de la OMT, que ha sido vetada por España con apoyo del Consejo Ejecutivo, queda pendiente del procedimiento hasta que se hayan cumplido todas las condiciones requeridas, entre ellas, una declaración del Reino Unido en que se manifieste abiertamente que asume las obligaciones incluidas en los estatutos en nombre de su territorio. Para la delegación española, el acuerdo al que se ha llegado permite que se cumplan los estatutos en lugar de una interpretación más amplia y libre de los mismos, ya que éstos datan de una época en que varias regiones turísticas, interesadas en formar parte de la OMT, se encontraban en proceso de descolonización, como es el caso de Puerto Rico, Macao, Hong Kong o Madeira. La misma fuente aseguró que España no tiene nada en contra de Bermudas, pero le preocupa la cuestión de regionalización de la OMT, que debe permanecer como organismo intergubernamental, todavía con más razón ahora, cuando está a punto de entrar en el sistema de las Naciones Unidas. Para trabajar entre regiones, se puede crear una nueva organización, apuntó la misma fuente y añadió que las conclusiones del grupo de trabajo propuesto se presentarán seis meses antes de la próxima Asamblea General, que tendrá lugar dentro de dos años, y para que sean aprobadas, se necesitan dos tercios de sus votos. En otro orden de cosas, la OMT considera que los congresos, que iban a celebrarse en el mercado asiático durante el primer semestre y que han sido pospuestos para los últimos meses del año a causa del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG), pueden salvar la balanza positiva del sector turístico internacional al cierre del ejercicio 2003. Así se desprende del segundo Barómetro del Turismo Mundial, elaborado por la Organización Mundial del Turismo (OMT) y presentado ayer en el marco de la decimoquinta Asamblea General de la OMT, según el cual la recuperación del mercado asiático continuará en los próximos meses, pese a ciertos temores por un nuevo rebrote de SRAG. Además, los consumidores saben que los países afectados por la epidemia están ahora mejor preparados para luchar contra ella, aunque esto no impidiera una caída de las llegada de turistas estadounidenses y europeos durante la época estival a mercados como China y Hong Kong, con tasas negativas en julio de un 13,8 y un 5,6 por ciento respectivamente, o Malasia y Singapur, con un 29 y un 10,4 por ciento negativos en agosto cada uno de ellos. Sin embargo, los países del sur de Asia han obtenido resultados positivos durante el mismo período, con crecimientos del 24 por ciento en Sri Lanka, un 12 por ciento en India o un 13 por ciento en Nepal. Según el Barómetro, los resultados registrados en Europa en los ocho primeros meses del año no fueron "particularmente boyantes", ya que mercados emisores como Alemania, Holanda o Suecia bajaron un 6, un 7 y un 13 por ciento respectivamente. La desaceleración económica, así como un verano excepcionalmente caluroso y seco afectaron al tradicional flujo norte-sur, mientras que Francia, Italia, Reino Unido e Irlanda mantienen las cifras positivas como mercados emisores en el primer semestre del año. Asimismo, en los tres destinos tradicionales de Europa: Francia, España e Italia se produjo una ligera disminución de las llegadas internacionales durante los meses de verano. En cuanto a América, los Estados Unidos sigue afectado por la guerra en Irak, Canadá por las consecuencias de SRAG, en tanto que México comienza a recuperarse de la caída de las llegadas estadounidenses, debido, en parte al incremento de cruceristas. El Caribe confirma su recuperación, tras los resultados negativos del año 2002, con crecimientos del 20 por ciento en la República Dominicana, del 14 por ciento en Cuba, del 7 por ciento en Jamaica o del 3 por ciento en Puerto Rico. Respecto a América del Sur, precios competitivos han beneficiado a Argentina que continúa una tendencia positiva desde 2002 con un crecimiento de las llegadas internacionales del 27 por ciento. En algunos destinos de Africa se ha producido una rápida recuperación de la caída provocada por la guerra en Irak, sobre todo en Marruecos, que creció un 7 por ciento durante los primeros meses del año, mientras que en Oriente Medio, países como Egipto y Líbano consiguieron una balanza positiva del 7 y el 4 por ciento respectivamente. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.