Diario 5589 22.05.2019 | 22:45
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

La oferta de alojamiento extrahotelero de la Costa Blanca supera ya las 98.000 plazas

3 noviembre, 2003
La oferta turística de la Costa Blanca alcanza niveles de desarrollo adecuados al aumento de la demanda. Un informe elaborado por el departamento de estadística del Patronato de Turismo de la Costa Blanca sobre la evolución cuantitativa del alojamiento extrahotelero en la provincia de Alicante, revela que, a fecha de diciembre de 2002, se disponía de un total de 98.305 plazas reguladas, distribuidas en hostales, campings, albergues, casas rurales y apartamentos turísticos.
La oferta turística de la Costa Blanca alcanza niveles de desarrollo adecuados al aumento de la demanda. Un informe elaborado por el departamento de estadística del Patronato de Turismo de la Costa Blanca sobre la evolución cuantitativa del alojamiento extrahotelero en la provincia de Alicante, revela que, a fecha de diciembre de 2002, se disponía de un total de 98.305 plazas reguladas, distribuidas en hostales, campings, albergues, casas rurales y apartamentos turísticos. "Sabemos que son todas las que están, pero también que no están todas las que son", señala el diputado de Turismo, Sebastián Fernández, consciente de que el subsector de apartamentos es especialmente complejo y difícil de cuantificar con exactitud dada la costumbre de alquilar inmuebles sin que éstos estén supervisados por la Administración ni, por tanto, sujetos a normas de calidad y servicio "que sí cumplen con garantías los apartamentos inscritos como turísticos y afectos a la regulación vigente". Pese a que el número de plazas en apartamentos turísticos ha experimentado significativos aumentos en los últimos años, desde el Patronato de la Costa Blanca se insistirá en políticas encaminadas a que aflore la totalidad de la oferta, tanto mediante compañas institucionales de concienciación como a partir de acuerdos en esa misma línea suscritos con la Asociación de Apartamentos Turísticos, APTUR. "Sólo cuando todas las unidades estén perfectamente reguladas podremos hablar realmente y con conocimiento de causa del peso que esta modalidad de alojamiento turístico tiene en la Costa Blanca", señala el diputado. "La regulación beneficia tanto a propietarios como a usuarios", puntualiza. El informe estadístico sitúa a La Marina Alta como la comarca con más plazas extrahoteleras, con un total de 40.103, seguida de La Marina Baixa (38.099), y La Vega Baja, que suma 7.803 plazas. Con cifras inferiores están el Bajo Vinalopó (6.864 plazas), L"Alacantí (4.386) y, bastante más alejadas, las comarcas de El Comtat (429 plazas), L"Alcoiá (335), Medio Vinalopó (200), y el Alto Vinalopó, con 86 unidades. Las zonas de montaña (Alcoiá y Comtat), son sin embargo las que más plazas en albergues disponen. Si a esta oferta sumamos las camas hoteleras, que ascendían en esa misma fecha de diciembre de 2002 a 54.469 unidades, la oferta global de la Costa Blanca en alojamiento turístico supera las 150.000 plazas (exactamente 152.774). El apartamento, como nueva infraestructura de servicio de alojamiento, ha experimentado desde 1995 un fuerte incremento. Ello se debe a la evolución del sector hacia un turismo más consolidado que rompe la estacionalidad, con visitantes que vienen en cualquier época del año y, en algunas ocasiones, llegan a residir medias y largas tempo-radas entre nosotros. La regulación de esta modalidad de alojamiento, utilizada mayoritariamente por un turismo familiar, ha crecido en estos ocho años un 44%, lo que representa un crecimiento de 12.669 apartamentos en 1995 a los 18.241 registrados en 2002. El número de plazas también se ha incrementado notablemente. La mayor subida coincide con la bajada de cámpings y hostales, ya que se produce en 1996, con un aumento del 16,5%. Tras este año, el crecimiento ha sido progresivo, hasta situarse en 68.982 plazas en el año 2002. El crecimiento en las instalaciones de turismo rural está directamente relacionado al progresivo auge del turismo de interior. La Costa Blanca ha sido por definición un destino de sol y playa. Con la evolución y maduración del turismo, otro tipo de ocio vacacional se ha fomentado desde las instituciones públicas -entre ellas, muy fervientemente, el Patronato Provincial de Turismo de la Costa Blanca- y las empresas privadas. Las cifras en este aspecto son muy significativas y prueban esta clara evolución. En 1996 tan sólo había 12 casas rurales en toda la Costa Blanca, que ofrecían 83 plazas. Desde ese año, la carrera ha sido ascendente y nos encontramos que, un año más tarde, teníamos 20 establecimientos; al siguiente, 30; en 1999 ya sumaban medio centenar, y en 2001 se contabilizaron 84, para cerrar el año 2002 con 109 casas rurales. La evolución del número de plazas también es un dato significativo, ya que se pasó de 83 en 1996 a las 817 en 2002. Es decir, un incremento del 890%. (HOSTELTUR) (redaccion@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.