Diario 6004 20.09.2020 | 03:53
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Un post de Manuel Figuerola

Turismo y España: cómo alcanzar los horizontes que le corresponden

11 junio, 2012

El profesor Manuel Figuerola Palomo aporta con este post una dosis de sentido común y estrategia para que el turismo español alcance los horizontes que le deberían ser propios. su fórmula implica a todos, a la sociedad, a las administraciones y al propio sector.

En los últimos días, por causa de la crisis que España padece, la cual ni podemos ignorar, ni negar, suelo reiterarme en una declaración, que pienso comienza a convertirse en un tópico aburrido. Manifestación que persigue la aplicación de una política turística más firme, diversificada y comprometida, por parte de todos los sujetos del sistema turístico. Lo que podría conducirnos a que el turismo como actividad económica y social vehicular, en un período de tiempo, inferior a tres años podría incrementar en un 3 % el PIB o VAB. Lo que significa un aumento de la producción turística directa e indirecta (gasto) de cerca de 60.000 millones de euros, y de una renta directa de 21.200 millones de euros. Considerando, por otra parte, que aunque se le reconoce un efecto multiplicador importante al turismo, esta actividad no lo es tanto, como lo son, otros sectores del arco productivo, como actividades industriales y constructivas.

Es evidente, que el periodista de turno, el político inquieto e incluso el empresario despistado, al escucharme, inmediatamente, me formulan la lógica pregunta ¿cómo lograr esos valores? Y con absoluta firmeza y profundo convencimiento, mi respuesta se limita en comunicarles, la necesidad de cumplir con cuatro principios, que están totalmente identificados con la existencia, impulso y promoción de un turismo eficiente. Lo que equivale a romper el nudo crítico que abre o habilita el proceso de expansión turística en equilibrio y solidez:

  1. Conseguir credibilidad social en el papel que juega y puede jugar el turismo como factor de desarrollo
  2. Impulsar la voluntad política, de manera que las acciones y estrategias a favor del turismo sean efectivas
  3. Impedir la inseguridad jurídica en cualquier proceso, contrato, actuación o proyecto que signifique promoción del turismo
  4. Como consecuencia del logro de los tres principios anteriores se habrá podido consolidar la capacidad de crecimiento de un turismo estable, sostenible y enriquecedor.

Es posible que los lectores de este artículo puedan entender, que lo que estoy proponiendo es complejo teórico y exige mucho tiempo, cambios e incluso decisiones de ámbito superior, que parece ser, no se identificarían con la interpretación que numerosos personajes, sociólogos, economistas y políticos hacen de la actividad turística.

Considero que el primer principio se basa en una simple estrategia. Es decir, conseguir que la población entienda, valore e incluso ame al turismo, como fundamento de su prosperidad y mejora cultural. Lo cual ha de partir de la enseñanza en las escuelas de lo que es el turismo, como debemos cuidarlo y mostrarles que obtenemos social y económicamente de las llegadas de nuestros visitantes.

El segundo principio, es sin duda más complejo ¿Cómo conseguir que los políticos asuman, el verdadero poder del turismo. Y no lo identifiquen, como hacía un antiguo ministro español como “la guinda que endulzaba el agrio pastel de la información”.

Por último, hemos de pensar por encima de cualquier otro objetivo, que el desarrollo de un turismo sostenible y enriquecedor, exige regularidad, necesita tiempo y rigor científico. No puede aceptarse, el crecimiento por el crecimiento; la permisividad por la permisividad; o la aceptación de figuras y modelos inadecuados, en aras del logro de otros objetivos, que no sean la estabilidad de una tendencia expansiva permanente y rentable, pero socialmente justa, y ambientalmente correcta.

No cabe duda, que el laissez faire vivido, el residencialismo sin barreras, el todo vale en el paisaje, la ruptura de equilibrios urbanísticos, la facilitación de modelos de turismo equívocos y temporales, y sin duda la facilitación en el pasado de un atenazador oligopolio de demanda, nos ha conducido a una estructura turística que se proyecta en uno de los países con mayor biodiversidad y capitalización cultural, a depender del turismo del sol y playa, por encima del 70 por ciento de la demanda; a presenciar como la estancia media que en el pasado superó, en cuanto al segmento extranjero once días de estancia, siga reduciéndose sucesivamente, en lugar de crecer por nuestros valores y nuestra diversidad; y lo que es más grave observar, si dividimos el total depurado de los ingresos por turismo, entre el total de las estancias realizadas por nuestros turistas no residentes, un gasto medio por estancia, que difícilmente llega a 80 euros.

En consecuencia la conclusión de todo ello no puede ser otra, que asumir que vendemos mal, y sin capacidad de cambiar. Por lo que necesariamente, habremos de luchar por un turismo más motivador e influyente. De manera que la sociedad española, igual a como se produce en otros países, vuelva a reconocer al turismo, como un verdadero factor de dedicación, progreso y desarrollo. Lo cual tendrá su fortaleza y su esplendor, si a partir de ahora, generamos un escenario que contemple al turismo asentado sobre cuatro ejes instrumentales básicos: formación, calidad, innovación y diversidad.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
Mi estimado profesor: Como siempre tus reflexiones son bienvenidas para un sector que tanto ha aportado, aporta y pienso que lo seguirá haciendo. Empezaré con las conclusiones que son las que me hacen, también, reflexionar teniendo en cuenta, como bien dices, son los cuatro ejes instrumentales básicos en los que debe asentar el turismo. Respecto a la formación, como bien sabes, nunca se ha invertido tanto en cursos, seminarios, conferencias, talleres y toda clase de propuestas para mejorar el conocimiento de las personas que accedían a las empresas turísticas y, en especial, a las de Hostelería. La pregunta que no hacemos es ¿si ha habido tanta oferta, por qué los resultados no han sido los adecuados?. Claro, no me refiero a las grandes empresas o grupos que imparten su formación, sino a las microempresas o pequeñas empresas que son más del 95% del tejido empresarial turístico. ¿Será que los contenidos no son los necesarios, o el profesorado o los participantes o las empresas que no necesitan o no les interesa la formación?. Tú tienes la experiencia que para tener alumnos a cursos gratuitos ha habido que hacer una verdadera "suplica" en ocasiones. En cuanto a la calidad ha sido el concepto más repetido en las tres últimas décadas. Se ha invertido también muchísimo dinero y se han creado instituciones, organizaciones, sucursales, etc,, relacionadas con la calidad. ¿Cuántas empresas turísticas hay en España y cuantas se han certificado voluntariamente a pesar de las subvenciones?. De los más de 350.000 establecimientos de Hostelería ¿cuántos tienen calidad, según los certificadores?. La calidad, en el escenario actual, es simplemente una obligación y quien no la ofrece es su problema y el de los clientes que lo aceptan. ¿Quién va a un hotel y pide una habitación "sin calidad". La innovación también es una palabra que se repite una y otra vez.¿ Cuánto dinero se ha dado para innovación turística?. Por ejemplo, INTELITUR y los más de 12 millones de euros recibidos del FEDER. Exactamente, ¿qué hace?. Yo escribí tres veces a su creador, Toni Costa y no respondió...hablaba de innovación para las pequeñas y medianas empresas turísticas, luego de eficiencia energética, el otro gran invento subvencionable. Ahora se han dado a Galicia, si no me equivoco, 1 millón de euros del FEDER para cursos de innovación turística...¿Cuántos cursos se van a dar y quienes los van a recibir?. Y , por último, la diversidad, que supongo te refieres a la diversificación de la oferta y su diferenciación. Dices que el 70% de la demanda es de turismo de sol y playa. Claro, es lo que tenemos en las costas. Ahí no hay resorts de lujo, por eso algunos de nuestros empresarios se van a invertir al Caribe, que le ven más potencial. Que España es un gran país con una oferta singular, esto nadie lo pone en duda. Pero seguimos arrastrando nuestro origen del "boom" y esto no se cambia en dos días. Han habido muchos esfuerzos en ofrecer una nueva imagen y nuevos productos pero llegó la crisis y, sobre todo, la dispersión de la marca España que tanta falta nos hace, aunque algunos se empeñan en difuminarla.

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.