La quiebra de Festival Cruceros deja en la calle a 40 empleados en España

Finalmente ocurrió lo que se venía cociendo desde hacía ya bastante tiempo. Festival Cruceros se declaró ayer en quiebra y ha dejado en la calle a los 40 empleados que la compañía de cruceros italiana tenía en España, según confirmó a Hosteltur, el director comercial en España, José María Peláez. De estos 40 empleados, al menos hay 20 que no han cobrado aún los meses de mayo y junio. Según apuntó Peláez, la situación legal de quiebra aún no se ha producido en España, si bien se puede dar por efectiva, ya que el cierre de Festival Cruceros en España "sólo está pendiente de un trámite burocrático".

Finalmente ocurrió lo que se venía cociendo desde hacía ya bastante tiempo. Festival Cruceros se declaró ayer en quiebra y ha dejado en la calle a los 40 empleados que la compañía de cruceros italiana tenía en España, según confirmó a Hosteltur, el director comercial en España, José María Peláez. De estos 40 empleados, al menos hay 20 que no han cobrado aún los meses de mayo y junio. Según apuntó Peláez, la situación legal de quiebra aún no se ha producido en España, si bien se puede dar por efectiva, ya que el cierre de Festival Cruceros en España "sólo está pendiente de un trámite burocrático".Peláez confirmó que la declaración de quiebra en Italia no da lugar a dudas y el cierre en España "sólo es cuestión de días". Por su parte, el director general de Festival Cruceros en España, Carlos López ha señalado que en Génova, la base central de la compañía, "ya se han quedado en la calle 3.000 personas, entre empleos directos e indirectos" y en España "veinte se han buscado otros trabajos y otra veintena estamos sin cobrar desde el mes de mayo y esperamos noticias de la central de Génova". El pasado de enero un juez impuso el embargo del buque European Vision, de la compañía Festival Cruceros, por lo que el barco quedó retenido en Barbados; lo mismo ocurrió con los barcos European Stars, que quedó anclado en Barcelona y el Mistral en Marsella. En febrero, la compañía de cruceros informó de que el se había levantado el embargo, "aunque no fue así" y los tres barcos continuaron parados en los respectivos puertos. Según López Guerra, hubo negociaciones con la compañía estadounidense Royal Caribbean "pero no llegaron a ningún tipo de acuerdo" y el European Vision acabó en subasta y se lo apropió la empresa italiana de cruceros MSC. El Mistral se subastó hace diez días en Marsella, donde fue adquirido por un comprador anónimo y el European Stars sigue varado en Barcelona "y no sabemos si se va a subastar o vender". El resto del total de los siete barcos que tenía Festival han corrido suertes diversas, el Azur se vendió "no sabemos a quién" y el Bolero y el Flamenco, barcos que funcionaban como chárter, se vendieron a la banca americana JP Morgan "que ha respetado el contrato con los operadores que los flotaban". En cuanto al barco Caribe que iba a hacer el programa de Cuba, se está utilizando en la Habana como hotel, ya que "aunque no se pueda mover, se explota como alojamiento hotelero por tour operadores sudamericanos para sacar algún tipo de rendimiento económico". El Caribe pertenecía a la banca italiana Carige, accionista de Festival "y a su vez, accionista mayoritario de ese barco, ya que cada buque funcionaba como una unidad de negocio distinta". Preguntado acerca de la situación de los empleados, el todavía director general de Festival España señaló que la decisión depende de Génova, ya que él carece de poderes para cerrar la empresa y la central italiana aún no ha dado la orden. "Estamos tratando de buscar las mejores soluciones con los abogados, pero lleva unos plazos que hay que respetar", añadió. López Guerra cree que en septiembre o en octubre una vez cerrado el negocio completamente otro propietario se haga cargo de la marca y señaló que "una empresa como Festival no puede desaparecer porque no interesa". En su opinión, la razón principal de la quiebra sido el contrato de "renting" de los 3 barcos más grandes con la multinacional francesa Alstom. Recordó que Alstom "pasa por problemas económicos fuertes hasta el punto de que ha recibido una subvención de la Unión Europea vía Estado Francés de más de 4.000 millones de euros". Los 3 barcos principales estaban financiados por Credyt Agricole, y "hemos pagado religiosamente todos los plazos desde 1999" aunque en el último trimestre de 2003 "dejamos de pagar dos de esos barcos y sin previo aviso Alstom nos cortó la financiación". "Para Alstom es mucho más rentable quitarnos los barcos y venderlos al mercado -los están subastando por 200 millones de euros- que seguir financiándolos a 25 años a tanto al mes". López Guerra matizó que, además, MSC, la empresa que se ha quedado con el European Vision, "se ha aprovechado de la situación" y de hecho le ha encargado a Alstom dos barcos nuevos para 2005 y 2006. (J.M.L./HOSTELTUR)(jmlopez@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.