"La búsqueda de los turoperadores por destinos más baratos tiene fecha de caducidad", según el presidente de HOSBEC

Un adecuado análisis de los cambios en los destinos y los nuevos hábitos de los consumidores para una posterior adaptación, ha sido el tema de la mesa redonda "El mercado europeo de los operadores turísticos", que tuvo lugar ayer en el marco del I Congreso Internacional de Turismo de la Euroregión del Arco del Mediterráneo.

Un adecuado análisis de los cambios en los destinos y los nuevos hábitos de los consumidores para una posterior adaptación, ha sido el tema de la mesa redonda "El mercado europeo de los operadores turísticos", que tuvo lugar ayer en el marco del I Congreso Internacional de Turismo de la Euroregión del Arco del Mediterráneo. Participantes en la mesa redonda han propuesto sus posibles soluciones para los ya conocidos problemas a los que se enfrenta el sector de la turoperación, como son: el aumento de los turistas individuales en detrimento de la venta del paquete turístico, la gran oferta existente en el mercado, la competencia de precios, la búsqueda constante de reducción de costes, entre otros. El presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca (HOSBEC), Pedro Juan Devesa, ha señalado la necesidad recíproca que hay entre el turoperador y el destino. Destacando que un 62% de los turistas que se alojan en hoteles vacacionales provienen de turoperadores. Sin embargo resaltó la caída de un 15% de la venta de paquetes turísticos durante la temporada de verano 2005, comercializándose en toda España, 3.191.171 paquetes. Ha coincidido en la necesidad de la adaptación para continuar con el negocio de la turoperación y advirtió que "la búsqueda de destinos cada vez más baratos tiene fecha de caducidad", y agregó: "La reducción de costes tiene un límite, no todo está en el valor de los paquetes y una concreta apuesta por la calidad debe ser el motor del turoperador" Asimismo, Devesa señaló los cambios a los que tendrán que enfrentarse las mayoristas en el futuro: incremento del transporte aéreo, la incorporación de los ferrocarriles de alta velocidad, que se convertirán en un transporte turístico corriente, así como la aparición tras la liberalización europea, de los ferrocarriles de bajo coste; se desarrollarán nuevos ámbitos competitivos; lejos de reducirse el turismo en Europa se ampliará la oferta a nuevos productos, como son el turismo cultural, de salud, entre otros; fraccionamiento del período vacacional; atención total a las necesidades de los clientes en destino; habrá que enfrentarse a una mayor exigencia en cuanto a calidad y lujo, sin que esto tenga relación con el precio; también los hoteleros deberán adaptarse al turista individual, con disponibilidad de habitaciones para una sola persona; aumento del turismo de la tercera edad; mayor exigencia en cuanto a comportamiento medioambiental del destino; incremento de los viajes cortos e incremento de las reservas de última hora, como ya se viene observando. Además, el presidente de HOSBEC, resaltó que tanto turoperadores como hoteleros deben satisfacer las necesidades de los nuevos consumidores, también la Administración pública debe adaptar la legislación y las infraestructuras para este nuevo escenario turístico. Igualmente, el coordinador de Marketing y Promoción de Turismo de Cataluña, Patrick Torent, ha coincidido con Devesa, en cuanto a los cambios y la necesidad de adaptación. Señaló que un turoperador generalista no tiene perspectivas de fututo porque es necesaria la calidad que puede brindar uno especializado que sabe elegir su oferta para satisfacer a su clientela. Sostuvo también la necesidad de las mayoristas de usar toda la creatividad posible para lograr una diferenciación con sus competidores y atraer a los turistas. Por su parte, la profesora de la Universidad de Valencia y asesora de la OMT, Amparo Sancho, ha manifestado que los turoperadores podrían lograr altos beneficios si trabajan sobre la perspectiva de la responsabilidad social. Algunos de los pasos en esta actuación serían: la creación de un producto de acuerdo a las características de cada destino; buscar un desarrollo del producto que beneficie tanto al turoperador como a la comunidad del destino turístico; realizar una gestión interna que consiga un mayor compromiso por parte de los empleados con la empresa; un concienzudo control de la cadena de proveedores y la búsqueda de la cooperación de los entes públicos en destino. Por último, el presidente del Fomento del Turismo de Mallorca, Miquel Vicens, ha echado de menos la presencia de los representantes de los turoperadores Thomas Cook y TUI invitados a participar de la mesa redonda, ya que hubiera deseado decirles frente a frente que las grandes mayoristas, en general, han subestimado la inteligencia de los consumidores, que se han lanzado a la búsqueda de mejores ofertas gracias a la nuevas tecnologías. Además, ha indicado que los ganadores en la reducción de la venta de los paquetes turísticos han sido los accionistas que vendieron a tiempo su parte en las mayoristas, como el caso de Thompson y los consumidores. Vicent, vaticinó un descenso del 50% de la llegada de turistas por turoperadores, en la próxima temporada estival 2006. (Sección Agencias/HOSTELTUR) (agencias@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.